La liga de la INjusticia

Sólo tuve palabras para definir la injusticia, que sólo aspiraban al fruto de la propia codicia”, cantó La Renga, Lo frágil de la locura, en el estadio de Huracán el miércoles a la noche tras más de una década de idas y vueltas. Volvieron a tocar con un show incendiario, recorrieron todo su repertorio y dejaron que hablen sus propias canciones. La ráfaga final fue sin concesiones: Ser yo, Reíte y El viento que todo empuja prepararon la despedida para que La Renga se vaya, una vez más de esta Capital Federal, hablando de la libertad. Cómo si la realidad dispusiera las escenas, estas canciones analizaron sin querer la realidad del fútbol argentino, en particular todo lo sucedido entre Riestra y Comunicaciones por la definición del segundo ascenso al Nacional B.

Fernando Mitjans, Presidente del Tribunal de Disciplina de AFA, salió a declarar una vez definida la pena y sellado el ascenso del Blanquinegro. “Con 20 puntos menos, Riestra tendrá que aprender”, dijo Mitjans. Recordemos que se jugaron 5 minutos de un partido donde un gol de Comunicaciones modificaba la historia final y le agregaba más suspenso a la definición. Desde el escenario, La Renga pareció gritarles, “… habrá guadaña, cuando del rebaño, tu cabeza se quiera asomar, así se juega siempre con trampa y el que se juega, jugado está” (Ser yo). La trampa, la viveza criolla es parte de nuestro fútbol ventajero, especulador y oportunista, ¿En algún momento aprenderemos a perder?

“Castigamos a Riestra, no le dimos una medalla”, dijo Mitjans. Nos quitaron el festejo, la alegría y la ilusión. El fútbol se quedó vacío con la propia inundación. De aquellos poderosos y sus billetes verdes como el césped que los jugadores quisieron pisar. Les creo, ¿no? ¿Festejo? Tampoco. Nos han robado el fútbol en nuestras propias narices.  Y ahí, La Renga cantó: “… no se obtiene con riqueza, ni con poder ni aún siendo capaz. Esos no tienen risa y se divierten amargando nuestro carnaval”. (Reíte).

Vigliano, árbitro del partido, no informó la invasión de Freire, jugador de Riestra, aclaró Mitjans. Para acomodarse trepando, para sortear los pasos del mérito y el sacrificio de la carrera para llegar a la meta. Lo que habitualmente es la cultura de la “viveza criolla” representa: falta de respeto para otros e indiferencia al bien común, en un marco de intereses principalmente individuales, o a lo sumo familiares. La viveza conlleva un hábito generalizado de culpar a los otros y/o a las circunstancias como forma de disimular los propios errores. El Deportivo Riestra del Señor Stinfale es una muestra de la mal llamada viveza criolla, no es la primera vez que invaden un campo de juego en la definición de ascenso, y lo seguirá haciendo mientras reine la injusticia.

En definitiva, La Renga nos enseña que “cuando estés acá tendrás tu tiempo, el mismo que no tiene fin. ¿En un mundo así, donde está tu lugar, quién puede el agua pudrir?. Ojos que no ven, corazones que no sienten y vos que estás por venir” (Cuando estés acá).  Adentro o fuera de una cancha la miseria se ve, se siente y queda expuesta ante cualquier reclamo. Tendremos justicia cuando apliquemos las reglas que rigen al juego, sino ¿cómo jugamos? Es que bajo el lema, “los partidos se ganan en la cancha”, es allí donde primero comienzan las trampas, los atajos y las injusticias.


Diego Benítez

Acerca Diego Benítez

ver todas las publicaciones

“ FUTBOL: CULTURA DE MASAS”
Me llamo Diego Benítez, llegué al Rincón del Fútbol por medio de mi amigo, Emiliano Schiavi, con quien compartí estudios en la carrera de Ciencias de la Comunicación en la Universidad de Buenos Aires. Me apasiona el fútbol tanto como el periodismo, y me interesa analizarlo como fenómeno de cultura de masas. Los medios masivos de comunicación atraviesan nuestra sociedad por todos lados y el fútbol no permanece a salvo de las pantallas. En la actualidad, el fútbol es un espectáculo masivo y globalizado, bajo múltiples intereses que hacen todo lo posible para permanecer ocultos. Jugadores, dirigentes, barras bravas , funcionarios públicos e hinchas son algunos de los actores que también “juegan” con la pelota. Todas las fechas suceden acontecimientos que hacen visible la cultura del fútbol argento, quien más allá de ser un gran espectáculo, “todavía” es un deporte.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*