La Lepra cada vez más complicada

Por la octava fecha de la Primera B Nacional, Independiente Rivadavia volvió a empatar y su situación empieza a preocupar.

Pasó otro partido como local e Independiente Rivadavia volvió a repartir puntos en un feo 0-0 frente a Brown de Madryn. Aunque tuvo un modesto primer tiempo, en el complemento falló los caminos el conjunto del Parque y casi no tuvo chances frente a la valla visitante.

No fue bueno el partido, ni para el local ni para la visita, que claramente vino a buscar el punto que se llevó. Se abusó del pelotazo y las pelotas paradas, en un encuentro poco vistoso, en el que la fiesta quedó claramente en las tribunas.

La etapa inicial tuvo momentos para unos y para otros. El local deambuló durante algunos minutos sin tenencia de balón y sufriendo los lanzamientos largos de la visita y luego encontró su mejor momento en la etapa con el protagonismo de Méndez, Bruera y Piergiácomi.

Piergiácomi tuvo dos oportunidades para abrir el marcador a favor del Azul pero no las supo aprovechar, en ambos casos rematando desviado.

Fueron algunos buenos minutos del conjunto de Pepe Romero, con la defensa parada unos metros más adelante en el campo y con mucha movilidad de parte de sus hombres en ofensiva. Pero la visita es un rival de cuidado y volvió a crecer en el trámite del encuentro de la mano de Fernández y Silva.

En este lapso aparecieron dos atajadas notables de Aracena a sendos cabezazos de Merolla y Puig. Justamente la insistencia del 10 sobre la izquierda trajo dolores de cabeza a Sánchez, quien lució inseguro. Desde una pifia suya pudo llegar el gol de la visita, pero Alejandro Rébola salvó en la línea.

Se dividieron la pelota, tuvieron intenciones y las chances pero fallaron en la definición y por eso se fueron 0-0 al descanso. A vuelta de camarines todo fue distinto. Esta vez lucharon más de lo que jugaron y, con el correr de los minutos, se fue metiendo en su área la visita.

El Azul movía el balón en la mitad del campo, intentando ocupar todo su ancho y con pocas ideas en el pase final. Strahman, metido entre los centrales, nunca fue una verdadera referencia ofensiva, más allá de algunos pelotazos de Trombetta que no progresaron.

Y mientras los sureños se enamoraban del empate, Independiente Rivadavia comenzó a perderse en su propia impericia para lastimar a un rival que arriesgó bien poco en la segunda mitad.

La escasez de ideas con que jugó la segunda mitad el Azul merecía un castigo. El reparto de puntos fue la mejor sentencia.

Romero metió variantes en el once y se notó una mejoría, pero falta. La continuidad del DT sigue siendo un misterio, a pesar que desde la dirigencia no se han expresado al respecto. El próximo desafío de la Lepra es Brown en Adrogué y comienza a ser imprescindible sumar de a tres.

Síntesis:

Independiente Rivadavia (0): Cristian Aracena; Luciano Sánchez, Alejandro Rébola, Cristian Trombetta y Mauro Maidana; Franco Piergiácomi, Federico Guerra, Matías Abelairas; José Méndez, Eial Strahman y Facundo Bruera.

DT: José Romero

Guillermo Brown (PM) (0): Emanuel Bilbao; Adrián Martínez, Nicolás Ayr, Lucas Merolla y Guillermo Ferracuti; Matías Rojo, Iván Silva, Nicolás Bruna, Leandro Puig; Leandro Fernández y Mateo Acosta.

DT: Ricardo Pancaldo.

Árbitro: Diego Ceballos

Estadio: Bautista Gargantini.

Foto: Nicolás Galuya

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*