La cabeza del seis

Volvió el fútbol de Ascenso y la Primera Nacional puso en marcha el mini torneo que definirá los dos ascensos a la Liga Profesional. En el Estadio Claudio Chiqui Tapia se enfrentaron Barracas Central e Independiente Rivadavia y los locales se quedaron con los tres puntos gracias a un gol agónico anotado por Fernando González.

Olavarría y Luna a las 17:10 hs. Esa intersección de calles y esa hora eran los datos que indicaban una cita muy importante: el comienzo de un nuevo sueño para dos equipos de la Primera Nacional. El local, Barracas Central preparó sus instalaciones de manera impecable, no solo para recibir a la delegación mendocina, sino también porque debía estar a la altura del protocolo sanitario que reglamenta las condiciones para el desarrollo de la competencia futbolística. Y estuvo realmente a la altura. En lo que respecta a nuestra función periodística, el Departamento de Prensa del club dio muestras de una responsabilidad y una organización destacables.

Embarbijados y a distancia, nos fuimos acomodando a esta nueva “normalidad”. Los equipos saltaron al campo de juego y llegó lo inevitable (y esperado al mismo tiempo), el homenaje al jugador más extraordinario de todos los tiempos. Los jugadores de Barracas Central ingresaron luciendo una remera que en su espalda tenía el número 10. Ambos equipos y árbitros se ubicaron rodeando una gran foto de Diego Armando Maradona y entonces, todos los presentes nos pusimos de pie para aplaudir al ídolo. Emotivo. Piel de gallina. Quien escribe aún no puede dar crédito de que esto esté pasando realmente.

POR EL DIEGO. El homenaje para el más grande.

Luego llegó el partido en cuestión. Si lo analizamos rápidamente podemos afirmar que fue un tiempo para cada uno. No de una manera del todo clara, más bien, nos guía la posesión del balón y alguna jugada de peligro generada por uno y otro equipo. También, es preciso decir que no se jugó del todo bien, primó mucho la imprecisión que siempre se presenta en los primeros partidos de la temporada cuando el rodaje es mínimo.

La primera parte arrancó muy favorable al local que, desde el primer momento, quiso llevarse por delante a su rival. Es tan real lo que digo que al minuto Leonel Buter caía, producto de un empujón, en el área mendocina y Novelli cobraba penal. Iván Tapia fue el encargado de hacerse cargo de la ejecución y no falló. Un cabezazo de Buter por arriba del travesaño y un disparo de Lucas Colitto en el palo iban a ser dos lindas chances para que los locales aumentaran el marcador. Sin embargo, la caprichosa no quiso darles ese gusto y se fueron al descanso ganando 1 a 0.

FESTEJO. Iván tapia desató la alegría con el primer gol Guapo en este torneo.

En el segundo tiempo, La Lepra mendocina saltó al campo de juego con otra actitud, decidida a buscar el empate. Una gran atajada del Chino Monllor tras un remate certero de Felix Banega encendía las luces de peligro. Dos minutos después, Alejandro Rébola aprovechó un tiro de esquina y con un cabezazo (en plena soledad) alcanzó el merecido empate. A partir de allí, no se lastimaron, el encuentro entró en zona de fricción y los cambios no lograban hacer gran diferencia. Hasta que el pibe Jonathan Rivero logró meter un buen centro y apareció la cabeza salvadora de Fernando González para desatar la euforia cuando el reloj marcaba los 45 minutos de juego. Con los ánimos caldeados, a los 48’ se fue expulsado Ángel Prudencio dejando a  los visitantes con uno menos.

EMPATE. La alegría mendocina y la desazón barraquense.

De esta manera agónica, Barracas Central se llevó un gran triunfo por 2 a 1 y sueña. Alejandro Milano armó un equipo joven que siempre mostró la intención de jugar y buscar el arco rival, a veces le salió, a veces no. Marcelo Straccia y sus jugadores se fueron muy enojados con el árbitro, sobre todo por el penal en contra que, indudablemente, merecía la discusión por lo fino que resultó el agarrón sobre Buter ¿era para cobrar falta? Más allá de esto, el equipo mendocino demostró, en la segunda etapa, que tiene equipo para dar pelea. La próxima fecha, Barracas Central visitará a San Martín de San Juan e Independiente hará lo propio en Barrio Alberdi cuando enfrente a Belgrano.

Síntesis del partido:

BARRACAS CENTRAL (2): Mariano Monllor; Matías Acuña, Bruno Cabrera, Fernando González y Enzo Ybañez; Juan Manuel Vázquez, Carlos Arce, Iván Tapia y Lucas Colitto; Leonel Buter y Germán Estigarribia.

Suplentes: Cristian Arce, Facundo Onraita, Jonathan Rivero, Juan Martín Capurro, Isaac Suárez, Luciano Romero y Nicolás Trecco.

DT: Alejandro Milano

INDEPENDIENTE RIVADAVIA (MZA) (1): Cristian Aracena; Luciano Sánchez, Paolo Impini, Alejandro Rébola y Leonel Ferroni; Sebastián Navarro, Sebastián Mayorga, Diego Cardozo y Feliz Banega; Mauricio Sperduttti y Juan Manuel Amieva.

Suplentes: Damián Cebreiro, Enzo Suraci, Francisco Úbeda, Matías Viguet, Daniel Imperiale, Tomás Zavaglia y Ángel Prudencio.

DT: Marcelo Straccia

Goles: PT 2’ Iván Tapia, de penal (BC); ST 24’ Alejandro Rébola (IND) y 45’ Fernando González (BC)

Cambios: Rivero x Acuña, Capurro x Colitto, Suárez x Vázquez, Romero x Estigarribia y Trecco x Buter (BC); Suraci x Mayorga, Viguet x Sperdutti, Imperiale x Navarro y Prudencio x Cardozo (IND)

Amonestados: Arce y Estigarribia (BC); Sánchez, Impini, Rébola, Cardozo y Viguet (IND)

Expulsados: Prudencio (IND)

Árbitro: Lucas Novelli

Estadio: Claudio Chiqui Tapia (Barracas Central)

Foto principal: Departamento de Prensa Barracas Central (TW @barracascentral)


Avatar

Acerca Diego González

ver todas las publicaciones

Diego Gonzalez nació un 11 de agosto del año 1975 en el Hospital Evita de Lanús, exactamente el mismo lugar donde también nació un cara sucia de Fiorito que años más tarde regaría de alegría el suelo argento. Desde temprana edad Diego se mostró como un niño motivado hacia la inventiva general (¿?), es por eso que al llegar a la pre adolescencia decidió que quería ser Ingeniero Electro-mecánico. Las cosas no salieron tal cual las soñó y los años hicieron su trabajo para intentar moldearlo como docente, profesión que ejerce actualmente con mucho honor y alguna que otra lágrima a fin de mes. Estudió historia, de ahí su pasión por esa rama de las Ciencias Sociales, además de trabajar en una escuela pasa varias horas de la semana metido en el Archivo Histórico de Barracas donde aprendió a desempolvar documentos, libros y fotos. Llegó al Rincón del Futbol por medio de una de las tantas invitaciones sin sentido que el Sr. Facebook nos provee cada día, aunque nunca imaginó que en “el Rincón” encontraría un espacio que sí tenía sentido. Hace un tiempo estuvo recluido en un retiro espiritual rogándole (quien sabe a quién) que sus neuronas no lo abandonen y se alineen correctamente para poder hacer uso de su pluma en pos de informar y entretener, siempre desde sus tres pasiones: la historia, el fútbol de ascenso y, desde hace algunos años, el fútbol femenino. Así que, señor lector, siéntese cómodo y espere tranquilo, algo bueno está por venir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*