La Liga: Juegos mentales

En el partido de la fecha, Real Madrid venció al Atlético Madrid por 2 a 0 y le rompió el invicto, además de acecharlo en la tabla.

Si hay algo que no se puede criticar del Madrid de Zidane es la capacidad para aprovechar momentos cruciales. No es un equipo que luce por su juego, a veces, parecería que la propia jerarquía blanca resuelve sus limitaciones, más aún, cuando el partido que se juega vale más que tres puntos. Quizás era precipitado decir que resolvía el torneo, pero lo cierto es que si Atlético ganaba, se ponía a 9 puntos de los de Zidane, con uno menos. Pero el Real Madrid a veces gana por su impronta.

El partido empezó bastante trabado, con una postura muy marcada de sacarle la pelota a los del Cholo. A los 14 minutos, y cuando el juego no mostraba diferencias, el Real la marcó con Casemiro, otro que le encantan estas citas, de cabeza. A partir de ahí, Modric y Kroos hicieron lo que quisieron en la mitad de cancha, recordándonos a aquel Madrid tricampeón de Champions.

El alemán, la figura.

El Átlético, quizás cansado por el trajín de partidos, o disminuido por el espíritu ganador del equipo al que enfrentaba, estuvo muy lejos de lo que venía gestando. Quizás, Llorente saca más jugo en el juego haciéndolo detrás del punta y no al lado del cinco.

¿Partido clave? Dámelo a Casemiro.

En el segundo tiempo el Atlético, pese a sus dudas, pudo empatar el partido de la mano de Lemar, pero el francés, no fue contundente frente al arco. Minutos después, Carvajal, otro emblema madrileño, quien estuvo mucho tiempo fuera por lesión, pateó desde afuera, pegó en el palo, y en el rebote, Oblak terminó haciendo un gol en contra.

Antes del gol en contra de Oblak.

Es cierto que hubo una mejoría del Real en el juego, pero lo que los supero en este caso fue el contexto mental. La jerarquía, ya no desde el juego, sino desde la personalidad. Con este nivel de competición y concentración, más la jerarquía, es candidato para ganar partidos “mata mata” como en Champions.

Del lado del Atlético, siempre fue un fantasma el Real, de esos que no importa cuando te los enfrentas, te pueden ganar siempre. Eso influyó mucho.

Dicho esto, el Atlético sigue siendo el merecido puntero, y el que mejor juego mostró. Veremos si esto cambia las cosas o no. Si no se marean por la primicia del resultado, es probable que encuentren su funcionamento.

Por el lado del Barcelona, encontró desahogo desde el resultado, gracias a un gol de Messi. Una temporada particular para el argentino, ya que lo raro es que marqué un gol que no sea de penal. Aun así, tiene cinco en el torneo, a dos del goleador Oryazabal. En este caso, De Jong le cedió la pelota, y el definió con un zurdazo cruzado. Con el triunfo quedaron a nueve de los punteros. El lunes se dará el sorteo de la Champions, y conocerá a su rival, que puede ser entre otros, el Bayern Munich, su verdugo de la edición pasada.

Lío le dio el triunfo al Barsa.

Por otro lado, Real Sociedad no pudo aprovechar el traspié madridista, y empató 1 a 1 con Eibar. Más allá de esto, los vascos alcanzaron al Atlético, pero con dos partidos más.

Por Julián Clingo

Fotos: @FCBarcelona_es @realmadrid


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*