ISPS Handa Prem: Team Wellington volvió a gritar campeón

En un verdadero partidazo, “Team Welly” hundió a la armada invencible y consiguió su tercer anillo. Un argentino por bando y un gol de Emiliano Tade que no le alcanzó a los “Navy Blues”.

A la gran definición llegaron los que merecían estar y la verdad que no defraudaron en la denominada “Grand Final”. En el QBE Stadium de North Shore, Team Wellington derrotó 4-2 a Auckland City y es el nuevo campeón de la Primera División de Nueva Zelanda.

La hegemonía de los “Navy Blues” se puso en jaque cuando el conjunto capitalino le arrebató 2 coronas entre 2015 y 2017. El claro dominador en la isla – y en toda Oceanía – encontró la horma de su zapato y “Team Welly” se mentalizó para alcanzar su objetivo.

En media hora de juego, los dirigidos por Scott Hales sacaron diferencia de 2 en el marcador. A los 15´, un centro de Samuel Mason-Smith sobre el área encontró por el segundo palo a Jack-Henry Sinclair, quien fue derribado por Alfie Rogers. Penal que ejecutó Hamish Watson y que atajó Cameron Brown, pero el rebote le quedó a Andrew Bevin, quien en segunda instancia sí pudo quebrar el cero.

Minuto 31 y un extraordinario gol subió a 2 el tanteador. Centro rasante de Rory McKeown desde la izquierda y fantástico taco de Sinclair para poner las cosas 2-0.

Los “Navy Blues” reaccionaron y emparejaron el resultado en cuestión de 8 minutos. Encuentro argentino en el área porque Mario Barcia no lo vio a Emiliano Tade y se lo llevó puesto cuando quiso despejar una pelota. Penal que el propio Tade trasformó en gol para el descuento a los 34´.

Y la paridad llegó en el minuto 42, con un buen pase filtrado de Emiliano Tade para la aparición por sorpresa de Dylan Manickum, quien batió a Zac Jones con un remate por bajo.

Pero “Team Welly” no sintió el impacto y apenas iniciada la etapa complementaria recuperó la ventaja. A los 55´, Hamish Watson maniobró a placer dentro del área y con una pisadita se la dejó a Ollie Whyte, que venía tocando bocina. Tremendo fierrazo y balón teledirigido al ángulo superior derecho del arco defendido por Brown. A 20 minutos del epílogo llegó el tiro de gracia, con un anticipo de cabeza de Andrew Bevin luego de un tiro libre en forma de centro de McKeown y doblete consumado para el 4-2.

Tampoco le salió el tiro del final a Auckland con un nuevo penal ejecutado por Emiliano Tade en tiempo de descuento. Esta vez, la pelota se estrelló en el travesaño y los de José Figueira no pudieron acortar la distancia.

Tercer título para Team Wellington y todos ellos ante el mismo rival (2015-16 y 2016-17 los anteriores). Y en 2018 se dieron el gusto de vengarse de los “Navy Blues” a nivel internacional, ya que los eliminaron en semifinales y a la postre se quedaron con el certamen oceánico frente al Lautoka fijiano.

Regreso triunfal para Mario Barcia luego de su aventura por el fútbol de Indonesia durante una temporada. El santiagueño es el verdadero talismán del “Team Welly”, ya que se anota en su palmarés el cuarto título en el fútbol de Nueva Zelanda (3 domésticos + 1 Champions League de Oceanía).

(Foto Principal: Andrew Cornaga / Photosport)


Emiliano Schiavi

Acerca Emiliano Schiavi

ver todas las publicaciones

Soy Emiliano Schiavi y siempre me interese por el fútbol internacional. Sin cable ni internet me las arreglaba leyendo el "Guerin Sportivo" o cualquier revista extranjera que solo se conseguía en algun kiosco del Centro. También me acompañaba algun VHS sobre la historia de los mundiales y nunca me cansaba de verlos. Por eso le preste atención al fútbol de Europa, Africa, Asia y - si estaba aburrido - Oceanía. Descubrí un medio maravilloso como la radio y conocí buena gente (grandes amigos) que me acercaron al Rincón del Fútbol en FB. La radio es una pasión, pero escribir es un deleite. Y todos los dias lo hago en este espacio de FB, donde investigo y me gusta informar y entretener. Mi mayor expectativa para este nuevo proyecto es seguir aprendiendo. Porque a los 40 años también se aprende, créanme. Tengo total libertad para expresarme, leer y ser leído. Porque nadie desafina cuando uno escribe lo que se le canta. Digamos todo ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*