En Deuda

Independiente y Santos igualaron 0 a 0 por el encuentro de ida de los octavos de final de la Copa Libertadores en Avellaneda. Fue expulsado Dodó en la visita. La revancha será el próximo martes 28 en Brasil.

Estaba todo dado para la fiesta en el estadio Libertadores de América.
Independiente y Santos iban a ofrecer un espectáculo, pero quedaron muy lejos de brindarlo. Los nervios, las imprecisiones y las faltas frecuentes tomaron el protagonismo de la noche y le quitaron dinamismo al cotejo. Fue un duelo muy disputado en la mitad de la cancha, con mucha fricción y roce, lo cual deribo que un equipo no terminara con once jugadores: Dodó fue expulsado en Santos en la culminación del partido.

El local mereció ganar por su insistencia y perseverancia en atanque, aunque brindó escasas garantías desde el juego.
La idea agresiva y vertical caracteristica de los dirigidos por Ariel Holan permaneció desde el arranque, pero careció de pausa y equilibrio para encontrar los espacios correspondientes ante un Santos que optó por replegarse y cortar con faltas cualquier indicio de peligro.
Holan optó por un sistema táctico 4-1-4-1, con Silva como vértice comprometido para ayudar a la dupla central improvisada entre Britez y Burdisso (ambos de gran lavor), y de está forma liberar en ofensiva a Cerutti, Hernández, Meza y Romero. No funcionó. Nunca lograron congeniar ni asociarse. Ni Meza ni Hernández tomaron el mando para conducir el juego o saltear las lineas con un pase filtrado.
Cerutti y Romero tampoco lograron conectar con Gigliotti, quien se situaba dentro del área siempre cubierto por los centrales rivales; aunque aún así, El Puma tuvo una ocasión muy clara en el complemento, la cual envió por arriba del travesaño.

Al Rojo le costó tomar las riendas del partido. Poco tuvieron que ver la presión de la gente, la ansiedad o incertidumbre; sino que al equipo le faltó profundidad, combinaciones colectivas y variantes de juego para no caer en la constante lareralización del mismo. Le faltó juego.
Sufrió la baja de Martín Benítez, uno de los conductores claves del conjunto. Aunque no se trate de un enganche clasico, Benítez ordena desde su gambeta y se muestra como opción en varias oportunidades.
Maximiliano Meza intentó manejar los hilos, pero sólo aportó algunas ráfagas esporádicas de creatividad desde lo individual, le costó asociarse tanto con Hernández como con Cerutti. El ataque careció de circulación, de juego profundo y rebeldía, una ventaja para las líneas del conjunto brasileño que reducuian los espacios constantemente en campo propio.

La actuación polémica por parte del juez peruano Diego Haro condicionó el juego en diferentes situaciones del encuentro por faltas no cobradas o malas interpretaciones.

Opaco 0 a 0. Muy pobre. Con mas insinuaciones que juego certero. La revancha será el próximo martes 28 en Brasil, donde cualquier empate con goles favorecerá al conjunto argentino. Esperemos que puedan saldar la deuda de fútbol.

Fotos: La Gaceta, Infobae y As.com.


Santiago Sandoval

Acerca Santiago Sandoval

ver todas las publicaciones

Antes que nada, hijo de Dios. 20 años. Estudiante de periodismo. Cubro en el Rincón al CAI junto a Alexis Viojo. Me fue mal practicando deporte, así que me dediqué a escribir (?). Confirmar, afirmar e informar es una política de estado, aunque la idea principal es contar historias. Bienvenidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*