#Ídolos: Loco por Huracán

Orlando René Housseman, nacido en La Banda, Santiago del Estero, llegó al Globo proveniente de Defensores de Belgrano de la mano de Cesar Menotti en 1973 y en menos de un año se ganó el corazón de los hinchas quemeros al bordar la primera estrella del club en el fútbol profesional argentino tras lograr el Metropolitano de ese año con un fútbol de alto vuelo.

Delantero de gambeta endiablada, ambidiestro, rápido, con desborde y gol. Marcó historia en el fútbol argentino; se lo comparaba con Orestes Corbatta por su estilo de juego. Además de ser campeón en el 73 fue participe de dos subcampeonatos en el 75 y el 76.

Con la selección argentino participó de 2 mundiales (1974-1978) convirtiendo 4 goles y siendo parte del campeonato del mundo conseguido en nuestro país.

Sus números en Huracán hablan por si solos:

                                               Años             PJ    Gol  Prom

 Huracán 1973-80/1981/1983 277 109 0,39

Tras su paso brillante por Huracán, también jugó en River, Colo Colo, en el fútbol sudafricano, Independiente para finalmente darse el gusto de despedirse en Excursionistas, el club de sus amores.

El Loco pudo haber sido aún mas grande de no ser por sus problemas con el alcohol; porteño por adopción le gustaba la noche, el cigarrillo y las mujeres. Menotti lo definió como una mezcla de Maradona y Garrincha; con su cintura sin bisagra desarmaba cualquier defensa. Cuando le pedían que se autodefina solo se reconocía como ¨villero¨. La Villa siempre fue su lugar en el mundo, mas allá de cualquier gran estadio, el era feliz con su gente.

“Y chupe, chupe, chupe, no deje de chupar. El ‘Loco’ es lo más grande del fútbol nacional” ♫♪ era el grito de guerra de la hinchada. Housemman fue convocado para disputar el Mundial 78; arrancó de titular pero terminó en el banco. Declaró que no tuvo un gran torneo porque llegó sobre-entrenado y los 3 meses de concentración le jugaron en contra.

La leyenda por el mismo acrecentada dice que jugando para Huracán disputó un partido ante River en estado de ebriedad y que antes de los 20 minutos ya había señalado un gol pero que luego del partido no recordó más nada de lo acontecido.

¨Quereme asi, piantao, piantao, piantao…
Trepate a esa ternura de locos que hay en mi,
Ponete esa peluca de alondras, y vola!
Vola conmigo ya! Veni, vola, veni! ¨

Otra de los mitos del Loco cuenta que una vez se escapó de la concentración de Huracán para ir a jugar un partido por plata a la villa; cuando Menotti lo fue a buscar lo encontró sentado en el banco y tras preguntarle que hacía, René contestó ¨Y ¿no ve como juega el wing, nuestro?¨

La única inversión que hizo con la plata ganada en el fútbol fue comprarle la casa a su madre; el resto se lo gastó ¨viviendo¨. Murió a los 64 años; El Loco Housseman, duende del balón; un grande del fútbol argentino.

Un pequeño resúmen de lo que fue el Loco en este compilado


Darío Altobelli

Acerca Darío Altobelli

ver todas las publicaciones

Dario Altobelli Nacido en 1973.   Podrán decirme viejo pero viví  Argentina campeón del mundo y 2 veces. Periodista deportivo desde 1996 y estudiante de Comunicación Social Antes era un 9 elegante, me fui tirando atrás, tan atrás que termine atrás del teclado. Enamorado del fútbol desde tiempos inmemoriales. Vi jugar a Maradona, Alonso, Francescoli, Bochini, Ruben Paz, Kempes y a Messi también. Me sumé al rincón con el entusiasmo de poder informar responsable y apasionadamente sobre el deporte que amo sin perder el humor y quitandole drama. Voy a cubrir principalmente el ascenso, el fútbol en su estado mas puro Tengo la gran expectativa de que quienes nos lean se informen, se diviertan e interactuen sintiendo la misma pasión que nosotros; por otra parte darme el lujo y el placer de disfrutar de las cosas que mas me gustan; el periodismo y el deporte Como dijo algún sabio: El fútbol es la cosa mas importante de las cosas menos importantes. Bienvenidos al Rincón del Futbol

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*