#Ídolos: Guillermo I del Bosque

José María Minella, el Negro Curell, Arturo Naón, Pancho Varallo, Diego y Daniel Bayo, Delio Onnis y seguramente múltiples omisiones integran el panteón de la mitología tripera. De la “modernidad”, Guillermo Barros Schelotto es sin dudas el mejor jugador que se puso la camiseta blanca con la franja azul. Amado por la mayoría, ni sus críticos más acérrimos discuten su magia. Picardía y potrero para ser campeón del torneo Centenario y ser la gran figura de los equipos de Timoteo antes de ser ídolo en Boca.

Inolvidable ante Boca (Archivo)

¿Quién es Guillermo Barros Schelotto? El hijo del Dr. Hugo y Cristina, el hermano menor de Pablo y Carolina, el gemelo de Gustavo, socio y cómplice en la vida y en el Lobo. Sus pelotazos contra la pared del consultorio de papá los depositaron en Plaza Rocha primero y en el club For Ever después. Epeloa, técnico de las infantiles de Estudiantes los quiso llevar, pero los mellizos dilataron los tiempos hasta conseguir un lugar en Gimnasia, el club del que eran hinchas.

Con papá Hugo (Archivo familiar, a pesar de El Gráfico)

Nacidos el 4 de mayo de 1973, los clásicos de esa categoría eran duelos tremendos. Jugaron la final de sexta (que Estudiantes ganó por penales) y el primer partido en quinta terminó en batalla campal. Los mellis eran los símbolos triperos, Martín Palermo el emblema pincha. Los problemas entre ellos nacieron en los internos del Colegio Sagrado Corazón (los echaron a los tres), continuaron en juveniles y siguieron en los clásicos en primera, con la célebre foto de los capitanes que no se miraban -con Castrilli como testigo privilegiado- como ejemplo visual de la rivalidad, la que se terminó cuando pasaron a Boca.

Ni se miraban. Guillermo y Palermo antes de Boca.

El Melli debutó en primera el 6 de octubre de 1991 en una victoria 3 a 2 en cancha de Independiente. El uruguayo Guerra y dos veces el Vasco Odriozola hicieron los goles mens sana para ganarle el Rojo de la dupla Fren-Bochini. Esa tarde, Guillermo debutó a los 20 minutos del segundo tiempo cuando ingresó por Pablo Fernández. Mannarino estaba en conflicto con el club, Pucho Castro que había venido de River no era del agrado de Gregorio Pérez y el entrenador uruguayo eligió al chiquito rebelde y encarador que haría historia en el Bosque.

En los inicios triperos

Pronto se ganó un lugar como titular a fuerza de gambetas y golazos. Jugó en el Lobo casi seis años, fue campeón de Torneo Centenario de 1993 (3 va 1 a River en la final, el tercer gol suyo), competencia internacional (Conmebiol ’92), subcampeón ’95 y ’96 con Griguol como entrenador. En 1995 fue el talento de un equipo utilitario; al año siguiente, el socio perfecto para Márcico y Albornoz. Ya San Lorenzo y River habían intentado comprarlo: el día de sus tres goles en el 6 a 0 a Boca en la Bombonera, nadie dudó de que ese talento debía jugar en Boca. Y así sucedió en 1997.

La pelota en la cabeza

Volvió en 2011 para retirarse con la camiseta del Lobo. Su último partido fue un tarde muy triste. En el futuro, el banco tripero lo espera. Y él ya prometió que ahí estará.

Pelota al pie, cabeza levantada

Bonus: Sus cruces picantes con los rivales son anécdotas. Pero hay que ver bien sus goles. Sus golazos. Apilada y vaselina a Banfield, gambeta y taco a Sessa contra Huracán Corrientes, tiro libre para dejar parado a Chilavert en cancha de Vélez, golazos en la Bombonera el día del 0-6. Y uno querido y muy especial: la pared con su hermano para liquidar el clásico en 1 y 55, el 14 de setiembre de 1993. Para ver y disfrutar todos estos goles.

Sus goles: TyC, vía www.gelp.org

Facundo Bernardo Aché

Acerca Facundo Bernardo Aché

ver todas las publicaciones

Soy Facundo Aché, 47 años, desde hace 28 años cubriendo fútbol. Con pasos por AM Rocha, Radio Universidad y Belgrano, hace 19 años que trabajo en FM La Redonda, la radio de deportes de la ciudad de La Plata. Tres años cubrí el día a día de Estudiantes (2002-2004) pero antes y después cubrí -y cubro- la información de Gimnasia y Esgrima La Plata, tanto para la radio como para el Blog Tripero del Diario El Día. Además, colaboré en la redacción de Decano De América, la historia de Gimnasia en su 130 aniversario. Así que desde 1992 vinculado al "Lobo", ahora el desafío es brindarles la mejor información desde este espacio llamado El Rincón del Fútbol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*