#Ídolos: El último 10

En el fútbol argentino suele pasar que los clubes tienen como máximo ídolo a jugadores que hayan surgido del mismo equipo debido al sentido de pertenencia, pero hoy vamos a hablar sobre un jugador que se ganó el cariño y el amor de todo el pueblo cervecero sin haber surgido del mismo.

Son muchos los jugadores que podemos nombrar que surgieron del Quilmes Atlético Club y se ganaron el reconocimiento, no solo del club, sino también de todos los equipos de Argentina. Rodrigo Braña, Adrián Giampietri, Omar Hugo Gómez, y muchos otros grandes futbolistas que el “Cervecero” tuvo la suerte de formar.

Pero hay un jugador. Un gran ídolo cervecero que Quilmes no formó ni vio dar sus primeros pasos en el futbol argentino. Y que, aún así, se ganó los corazones de miles de hinchas, que hasta hoy siguen pidiendo por su vuelta al club donde hizo feliz a tantas personas: Miguel Eduardo Caneo.

Caneo nació el 17/08/1983 en General Roca, provincia de Río Negro. Sus últimos años de formación como profesional fue en Boca Juniors, al cual llegó en 2002 y debutó en 2003. En su estadía en el “Xeneize” fue campeón del Torneo Apertura y la Copa Libertadores de ese mismo año y formó parte de la convocatoria para la Copa Intercontinental, donde Boca le ganó al Milan en Japón.

En 2004 inició su historia de amor con el pueblo cervecero. Llegó en julio de aquel año y realizaría su debut con la camiseta azul y blanca el 14/08/2004 en la primer fecha del Torneo Apertura, donde Quilmes venció 1-0 a Independiente y el “Chino” fue titular.

Su primer gol en el “Cervecero” llegaría en ese mismo torneo y tres fechas más tarde, cuando Quilmes enfrentó a Huracán de Tres Arroyos. Fue 1-0 en el José María Minella gracias al gol de Caneo.

Fue victoria de Quilmes y estreno en las redes para Caneo con la azul y blanca.

En Quilmes jugó en total en 4 etapas distintas:

  • 2004/2005. Formó parte del plantel que disputó la Copa Libertadores del 2005.
  • 2009/2010. Formó parte del ascenso a Primera División.
  • 2010/2014. Formó parte del ascenso a Primera División. En aquel recordado campeonato que lucharon hasta el final con River Plate, Rosario Central e Instituto.
  • 2017/2018. Volvió para jugar la Primera B Nacional.

Disputó 209 partidos con la camiseta de Quilmes y convirtió 50 goles. Entre los más importantes y recordados se encuentran el del 2-2 vs. San Pablo por la Copa Libertadores, el gol a Rosario Central en el Clausura 2006 (calificado como el mejor gol en la historia de Quilmes) y el 3-0 frente a Colón de Santa Fe (comparado por Olé con un gol de Diego Maradona).

Con una espectacular pirueta, Caneo marcó el 1-0 frente a Rosario Central.

Caneo pasó además por el Colo-Colo (Chile), Godoy Cruz, Boyacá Chico (Colombia/Fue campeón y goleador), Deportivo Cali, Arsenal, Atlanta y actualmente juega en Boca Unidos de Corrientes.

Los hinchas cerveceros, luego del ascenso del 2012, le agregaron una “O” a la histórica calle Miguel Cané de la ciudad para hacer referencia al “10”.

La historia del “Chino” en Quilmes es particular, porque es un jugador que no solo se hizo grande por sus actuaciones y por sus goles, sino por sentir la camiseta como si fuera un hincha más del “Cervecero”. Una persona que, sin haber estado ligada al equipo hasta su llegada en 2004, se enamoró de los colores desde el minuto uno en que se puso la azul y blanca.

Miguel Eduardo Caneo, el gran responsable de nuestras más grandes alegrías y emociones. Por quien soñamos con verlo, una vez más, con la camiseta con la que más disfrutó jugar. Y como hinchas de Quilmes, no podremos permitir que la última función del “Chino” como profesional, no sea con la del “Cervecero”.

Por Facundo Palermo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*