#Ídolos: El club, mi casa

Pablo Vico y Brown de Adrogué no suenan ni parecido, pero son sinónimos. Pablo es el DT del conjunto del sur desde 2009 y de forma ininterrumpida. Ostenta el record actual, de tiempo a cargo de un mismo club, seguido por Gallardo en el futbol argentino.

Una vez, luego de jugar torneos barriales por dinero, un ojeador de Brown lo vio y lo fichó. “Fue algo totalmente distinto. Cuando yo debuté la cancha era de tierra, pero me estaban pagando por jugar por más que no gane. Yo era un tipo grande para ‘debutar’, pero esa tarde hice 4 goles y fue muy emocionante”, afirmó el “Flaco”.

Luego de Brown de Adrogué, ese jugador con bigote tupido pasó por Temperley, Tristan Suarez y San Miguel, hasta que una desafortunada lesión de rodilla impide su salida al futbol extranjero y lo obliga a volver al futbol amateur.

Con el tiempo, Vicó volvió a Brown de Adrogué, como canchero en las chanchas de Tenis que están en el estadio, también tuvo la oportunidad de dirigir baby futbol y las inferiores del club, si sos del municipio de Almirante Brown seguro a alguien conoces que te diga entre risas “A mí me dirigió Vicó, es muy exigente el viejo”. A su vez, comenzaba a vivir en el club, teniendo el trabajo de casero de Brown de Adrogué. Junto al vestuario, en lo que es la concentración, vive Pablo Vicó.

Entre 2003 y 2004 Vicó estuvo como interino en dos oportunidades, en los cuales sintió lo que era ser DT de la Primera por un puñado de partidos. Recién en 2009, luego de la salida de Juan Carlos Kopriva, al “Bigotón” se le daría la chance de su vida.

El 21 de Marzo de 2009, Brown de Adrogué enfrentó al puntero de la B Metropolitana, Sportivo Italiano. Aquel partido cambió la historia del “Tricolor”, fue un 1-1 pero ese encuentro fue el inicio de la “Era Viconeana”. El siguiente fin de semana, Vicó redebutaría en Adrogué ante Acassuso, donde obtuvo otro empate y una vez finalizado el partido declaró: “Estaré hasta la que la Comisión Directiva lo disponga”, Pablo no sabía que la CD dispondría de él por mucho tiempo más.

Con el apoyo del presidente Adrián Vairo, Vicó dirigió lo que quedó de aquel torneo, obtuvo un record de cuatro victorias, cuatro empates y cuatro derrotas. “Fueron muy positivos estos 12 encuentros” decía Pablo por ese entonces. A causa de “Trabajar muy bien, tener manejo de grupo y el ascenso de jugadores de inferiores”, Adrián tomó la decisión de contratar al “Bigotón” para la temporada 2009/2010.

Esa primera temporada de Vicó al mando tuvo a Brown en el puesto 12° con 54 puntos, ésta al ser la, prácticamente, primera experiencia del “Flaco” le dio la razón a la CD para seguir renovándole el contrato y así de a poco hacer crecer a la leyenda. Llegó la temporada 2010/2011 donde el “Trico” fue protagonista; quedó quinto, y perdió la semifinal del Reducido ante Nueva Chicago. Sin dudarlo, después de tan digna temporada, Vicó renovó y en la 2011/2012 vuelve a entrar al Reducido, donde pierde en cuartos ante Platense.

Después de dos Reducidos, la hinchada se ilusionaba gracias a Pablo, “Pepa, merca y flor para salir campeón de la mano de Pablo Vicó” cantan en la tribuna partido a partido. Tuvo un tras pie al haber quedado eliminado en la primera ronda y debut de Brown en la Copa Argentina, pero esa temporada daba para más. “El Barsa de Adrogué” titulan TN y Olé para referirse al equipo del sur, que llegó al Reducido tras vencer en la última fecha a Temperley en el Palacio de Turdera. Superó a Platense por penales en Vicente López y venció en la final, también por penales, a Almagro en el 3 de Febrero. Brown, un equipo muy humilde ascendió a la B Nacional, lo más alto que llegó en su historia, con Pablo Vicó como DT; un DT que vive en el club.

La máxima de las casualidades ocurrió la primera fecha en la B Nacional. Lo tendría a Brown enfrentando al munticampeón continental Independiente, en el Libertadores de América. Con un simple esquema de 4-4-2, el equipo de Adrogué venció 2-1 al “Rojo” en Avellaneda. La historia de Vicó trasciende y es tapa de todos los diarios del país y de varios del exterior. Esa primera experiencia de Brown en la B Nacional fue muy digna, pero no bastó y retornó a la B Metropolitana, tuvo un torneo de transición muy irregular y volvió a dar que hablar en 2015.

El 2015 trajo consigo la peor noticia de todas, en un accidente automovilístico Pablo perdió a su hijo, se dijo que no tenía fuerzas y pensaba dejar el cargo pero se fortaleció y en noviembre se le dio. En la última fecha, la última jugada, logró ser campeón en la cancha de Morón y lleno de emoción lo primero que logró decir fue “Es para mi hijo”.

Dos ascensos en tres años con el mismo club. Pablo Vicó ya era el ídolo máximo de la Institución. Estando en la segunda etapa de Brown en la B Nacional, logró entrar dos veces al Reducido para poder ascender a Primera, teniendo de verdugo en ambas oportunidades a Sarmiento de Junín. También, logró vencer a Independiente, en la Copa Argentina, por penales.

Parece que no se va más, “Si no gana Vairo las elecciones yo me voy. Soy un hombre con códigos.”, dijo una vez; “De Brown solo me voy si me llama un club de Primera”, dijo en otra. Pablo es hincha de Huracán, aunque tiene más de un tatuaje con los colores de “Bron” como le gusta decirle; no todos tienen su Whatsapp, si es que tiene; y si pactas una entrevista con él, seguro lo encontrás barriendo en la concentración.

Lleva alrededor de 450 partidos al mando de Brown de Adrogué, dos ascensos, un campeonato, participó en cinco Reducidos y llegó a octavos de final de la Copa Argentina. Hay ídolos que representan a los clubes, en este caso el club representa a Pablo Vicó. Es querido por muchos hinchas de otros clubes y otros DT’s, es considerado en varias ocasiones como “el personaje” del ascenso.

Vicó es Brown, Brown es Vicó.

Por Joaquin Aranda.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*