#Ídolos: Romance eterno

No caben dudas de que Juan Román Riquelme es máximo ídolo de la historia de Boca. Sus 11 títulos, la magia de su fútbol y el amor de los hinchas hacia él, lo pusieron en lo más alto de la galaxia azul y oro.

El ideario popular identifica al mundo Boca con la garra, con la entrega, con la lucha. El propio hincha Xeneize levanta esta bandera. En la Bombonera, quizás, tirarse a despejar una pelota con la cabeza se celebra más que un taco o un caño. Eso que la historia del club de la Ribera vio a Rojitas, Maradona, Brindisi, Valentín y tantos otros talentosos jugadores.

Pero hubo uno, ajeno totalmente al estilo clásico del “huevo huevo”, que se robó el corazón de los hinchas Xeneizes. Y mucho más que eso. Porque Juan Román Riquelme no solo es el máximo ídolo de la historia de Boca. También es sinónimo de Boca. Riquelme es Boca.

Cuando debutó aquel 10 de noviembre de 1996, comenzó este Romance Eterno que dura hasta el dia de hoy con Riquelme como vicepresidente segundo del club de la Ribera. Ese 10 de noviembre, bajo la conducción de Carlos Bilardo, Boca derrotó como local 2-0 a Unión de Santa Fe. Pero el resultado fue una anécdota. Lo mas recordado de esa jornada fue el “Riiiiiiiiquelme” que trono por primera vez en la Bombonera.

DEBUT. Riquelme y su primera vez con la azul y oro. FOTO. La Izquierda Diario

El hombre de Don Torcuato fue pura magia a lo largo de su carrera. Fue talento, fue lujo, pero también fue valentía, a contramano de lo que muchos le achacan de manera despectiva. Imposible no recordar partidos donde, cuando a otros la pelota le quemaba, él la pedía para hacer lo que mejor sabía: jugar al fútbol.

El paso de Riquelme por Boca no solo esta bañado por la gloria de 11 títulos. También hay gestos, hechos históricos. El 25 de octubre de 1997 Boca venció a River 2-1 en el Monumental, en lo que fue el último superclásico disputado por Diego Maradona. El hombre de Villa Fiorito salió en el entretiempo. ¿Quien lo suplantó? Juan Román Riquelme. Fue como si Maradona le hubiese pasado la posta y simbólicamente lo nombrase su heredero. El dia de hoy, paradójicamente, los encuentra enemistados.

DELUXE. El caño de Riquelme a Yepes VIDEO: Youtube

La llegada de Carlos Bianchi a Boca en 1998 le permitió a Riquelme mostrar una de sus mejores caras. Bajo el mandato del Virrey, el Diez alzó el Apertura 98, el Clausura 99, la Libertadores 00 (inolvidable el caño a Yepes), el Apertura 00, Intercontinental 00 (a pesar de los dos goles de Palermo en el triunfo ante Real Madrid, Riquelme fue la gran figura del encuentro) y la Libertadores 2001.

En 2002, Riquelme dejó Boca para partir al Barcelona en una operación que rondó los 13 millones de dólares. La relación con la dirigencia de Boca encabezada por Mauricio Macri estaba quebrada desde un año por diferencias económicas. Es que Riquelme nunca fue un tipo fácil de manejar y, al entonces presidente del Xeneize, le dedicó el festejo del Topo Gigio, tras anotar un gol en el clásico ante River que terminó 3-0 el 8 de abril de 2001.

TOPO GIGIO. Un festejo para la historia FOTO: La Nueva

Europa vio el paso de Riquelme por el Barcelona y Villarreal, donde un conflicto abrió la puerta a su regreso a Boca. Fue a préstamo por seis meses en 2007 y en ese periodo, el hincha de Boca vio al Diez en su máximo esplendor. Fue protagonista estelar en la obtención de la Libertadores de ese año con 8 goles en 11 encuentros. En el 5-0 global de la final ante Gremio, Riquelme anotó tres goles, dos en la vuelta en Porto Alegre.

Tras seis meses en Villareal, Riquelme retornó en 2008 a Boca. Desde entonces, sumo a su palmarés la Recopa Sudamericana 08, el Apertura 08, Apertura 11 y la Copa Argentina 11-12. También hubo un sin sabor muy grande para JR: la final de Copa Libertadores 2012. El Xeneize cayo ante Fluminense 0-2 en Brasil tras la igualdad 1-1 en la ida en la Bombonera. En la previa de esa revancha, el hermano de Riquelme hizo ruido con algunas declaraciones, a las cuales algunos atribuyen como causal de ese traspié.

BESTIAL. JR en la final de la Libertadores 2007 FOTO: El Intransigente

JR dejó Boca tras esa final perdida. Pero en 2013 el regreso de Carlos Bianchi, motivo a Riquelme a reencontrarse con el Virrey. No hubo éxitos ni festejos, solo un gol antológico de tiro libre a River.

En 2014 Riquelme abandonó Boca para siempre y partió a Argentinos, el club que lo vio nacer. JR no llegó a un entendimiento con Daniel Angelicci, por entonces presidente del Xeneize, en la renovación de su contrato y dejó el club de sus amores. El 11 de mayo de ese año regaló su última obra de arte, un caño sin pelota a Izquierdoz en el duelo ante Lanús.

“Esta fue la mayor alegría en mi carrera deportiva”, expreso en 2011 cuando se inauguró su estatua en el Museo de la Pasión Boquense. Un símbolo más de la idolatría que siente el mundo azul y oro por el hombre de San Fernando.

MODO DIRIGENTE. Riquelme el dia de la consagración en la Superliga FOTO: LaNoticia1.com

Entre Boca y Riquelme, hay algo personal, diría Joan Manuel Serrat. Porque JR no se alejó nunca del Xeneize. A fines del año pasado decidió jugar fuerte y participar de las elecciones en el club de sus amores. Acompañó a la fórmula Ameal-Pergolini y sin dudas el máximo ídolo de Boca fue determinante para el triunfo opositor. Inclinó la balanza electoral, fue causal de una participación récord el dia de los comicios y el 52% de los votos con que Ameal desbancó al macrismo fue pura y exclusivamente obra de JR.

El Romance Eterno, valga la redundancia, parece no tener fin. La obtención de la última Superliga por parte del equipo de Miguel Ángel Russo (su DT en la Libertadores 07, al que eligió como entrenador siendo la cabeza del Consejo del Futbol) sin dudas tiene el sello de JR. Sin los cortos, pero en el palco con su inseparable mate, “Riquelme esta feliz“. Por el título, porque Boca le arrebató el titulo a River. Porque Riquelme es Boca. Porque entre Boca y Riquelme hay un Romance Eterno.

Imagen destacada: 20minutos


Lucas Blanco

Acerca Lucas Blanco

ver todas las publicaciones

Cuando pense que esto era una etapa pasada y perdida de mi vida, Dios quizo que nuevamente me reencuentre con esta pasion. Y el que entiende de "pasiones" (como bien dice el personaje de Guillermo Francella en el "Secretos de tus Ojos) no la cambia por nada. A lo sumo, la posterga, la oculta, pero siempre esta latente hasta que vuelve a despertar. Y un compañero de trabajo hizo de "despertador". Y aqui estoy junto a la gente del Rincon que con mucha generosidad me abrieron las puertas de este "lugarcito" que es combustible para mi vida. El futbol, el deporte en general. Los tatuajes. Los bichos. Los libros. La musica. Lo nacional y popular. Los codigos. Mis otros pasiones que me convirtieron en este loco enamorado que esta aqui para aportar lo poco sabe pero con muchas ganas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*