La ilusión no se pincha

Huracán ganó 3 a 2 ante Atlético Tucumán y se posicionó en puestos de clasificación a la Copa Libertadores 2019. En Parque Patricios, Pussetto, Álvarez y Silva firmaron los goles de la victoria. Descontaron Blanco y Hechalar.

Con drama, diluvio y desahogo. Así fue la noche en el Tomás Adolfo Ducó. Noche que tuvo muchos atenuantes que afectaron el juego entre Huracán y Atlético Tucumán. Para El Globo, era una final más, ya que continúa disputando la clasificación a la próxima Conmebol Libertadores. Equipo con muchos vaivenes pero con regularidad debido a su racha de diez partidos sin perder, cosechando seis victorias y cuatro empates.
Para El Decano, era un compromiso antes de su final del miércoles ante Peñarol por la edición actual de La Libertadores. Por eso, el conjunto titular que mostró Ricardo Zielinski tuvo fue un mix con muchas variantes para cuidar piernas de cara al partido que definirá el segundo puesto del grupo entre los tucumanos y uruguayos.

Desde el arranque, aparecieron los condicionates. El primero fue el mal estado campo de juego, debido a las fuertes lluvias que cayeron durante toda la tarde y durante el partido en Buenos Aires. El segundo factor fue el gol de Ignacio Pussetto al minuto de juego para poner en ventaja al local. Ese tanto rompió el hielo de entrada y le dio más confianza al equipo.
A su vez, varios jugadores de Atlético Tucumán quedaron molestos tras reclamarle al juez Patricio Loustau, ya que no hubo infracción sobre Andrés Chávez. Del rebote de ese mismo tiro libre, llegó la jugada que concluyó en la apertura del marcador.
No fue una buena actuación del colegiado, ya que tampoco cobró una clara mano en el área de Huracán y no expulsó a Lamas tras una falta muy brusca.

El equipo tucumano insinuaba y trataba de llegar al arco defendido por Marco Díaz a través de la posesión de la pelota e intentando en contra espacios; mientras que Huracán se replegaba y apostaba al contraataque. Se volvió un duelo fraccionado con muchas imprecisiones por el estado del terreno. Sobre el final de la primera parte, Díaz y Álvarez sobre la línea salvaron al Globo y permitieron mantener la victoria parcial.

Atlético Tucumán avasalló en el inicio del complemento. Superando a una defensa con pocas certezas, David Barbona definió, Díaz tapó el remate pero Ismael Blanco arremetió en el rebote y puso la igualdad.
Huracán replicó. Y de pelota parada, capitalizó una arma que sabe utilizar muy bien. Un tiro libre cerca del área de Augusto Batalla ejecutado por Mauro Bogado y que Pablo Alvarez terminó definiendo de taco. En ventaja de nuevo, 2 a 1. Después llegó el tercero, tras una gran combinación colectiva que finalizó Nicolás Silva para que delirie todo el Ducó.
Para ponerle suspenso al desahogo, llegó Hernán Hechalar con un cabezazo y firmar el 3 a 2. Un final con dramatismo por la incertidumbre del resultado y la expulsión de Yonathan Cabral, sumado el diluvio; finalmente Loustau marcó el final y se desató el desahogo y la euforia tanto de los jugadores como de la gente.

Pasó el compromiso bien encarado por Atlético Tucumán, que supo incomodar al local y casi se lleva un punto. Huracán no jugó vistosamente, pero ganó. Le quedan dos finales más: el rival directo, Talleres de Córdoba y Boca. Mantiene la racha y, sobre todo, se anima a soñar.

Fotos: La Nación, Diario Popular, La Gaceta, CA Huracán.


Santiago Sandoval

Acerca Santiago Sandoval

ver todas las publicaciones

Antes que nada, hijo de Dios. 20 años. Estudiante de periodismo. Cubro en el Rincón al CAI junto a Alexis Viojo. Me fue mal practicando deporte, así que me dediqué a escribir (?). Confirmar, afirmar e informar es una política de estado, aunque la idea principal es contar historias. Bienvenidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*