#GranDT: Humilde, Pobre y Lírico

En tierra de Labruna, Yúdica y Saporiti. De entrenadores que consiguieron desarrollar un juego que identificó a La Paternal. Que se consagraron en el Metropolitano ‘84 y Nacional ‘85. Que vivieron la época dorada del club con la Libertadores de 1985. Un tipo humilde, de barrio, que murió como vivió, sin lujos, se corona como el #GranDT de Argentinos Juniors: Francis Cornejo.

Por Facundo Di Bona.

Es difícil explicar cómo alguien que nunca dirigió al equipo en Primera puede ser el más determinante de su historia, pero en Francis recae una responsabilidad enorme. Dedicó su vida, casi hasta su muerte en 2008, a formar jugadores para el Bicho. Es el “Semillero del Mundo”, en gran parte, gracias a Francis Cornejo. 

Francis fue el descubridor de Diego Armando Maradona. Goyo, amigo de Diego, le comentó que había un chico mejor que él y Francis le dijo que lo lleve. Cuando lo vio, no dudó. “Dicen que al menos una vez en la vida todos los hombres asisten a un milagro, pero que la mayoría no se da cuenta. Yo, sí. El mío ocurrió un sábado de marzo de 1969, en el parque Saavedra, cuando un pibe bajito, que me dijo que tenía ocho años -y yo no le creí-, hizo maravillas con la pelota. Cosas que nunca le había visto hacer a nadie”, dijo en su libro. 

Fue entrenador de los famosos Cebollitas que hicieron historia en los Juegos Evita y torneos de divisiones inferiores. Campeones de novena y octava con 136 partidos invictos. Dedicó su vida a formar jugadores con libertad en la cancha, amor a la pelota y que explotaban sus virtudes, pero también era pícaro. En un torneo enfrentó a un equipo juvenil de Boca y le reprochaban que ponía a Maradona, entonces lo anotó como Montanya. Argentinos iba perdiendo 3 a 0 y mandó al jugador camuflado a la cancha. Maradona hizo tres goles para el empate y un compañero le gritó “grande Diego”. El entrenador rival se lo reprochó, lo insultó y todo terminó con una palmada en la espalda. 

A veces, alcanza con hacer foco en Maradona para decir quién fue Francis Cornejo, pero en el caso de Argentinos Juniors hace falta ver que, además de que el estadio lleva el nombre del mejor jugador de la historia, una platea lleva el nombre del histórico entrenador de inferiores. Otra de las plateas se llama Claudio “Bichi” Borghi, campeón de América y local como jugador y entrenador, tutelado por Francis cuando llegó a las juveniles del Bicho. 

Argentinos ostenta el récord de jugar más de 1600 partidos con jugadores surgidos del club. Sin interrupciones desde 1979. Nadie de América lo supera. En el mundo, sólo Ajax de Holanda. Cantera inagotable de talento, todos pasaron por los ojos de Francis. Juan Pablo Sorín, Checho Batista, entre otros. Fernando Redondo, que también fue entrenado por él, apeló a la memoria en el 100×100 de El Gráfico: “Recuerdo un consejo que me dio Francis Cornejo apenas me iniciaba: Si estás bien ubicado vas a correr menos y la vas a agarrar más. Esa es la cuestión del 5. Y para eso es fundamental leer e interpretar el juego. En el fútbol lo que tenés que ganar es tiempo. Eso lo conseguís, en esa zona, ubicándote en el lugar justo, con un buen control, estando bien perfilado antes de recibir, habiendo mirado antes de recibir”. 

Francis murió el 14 de marzo de 2008. Además de su trabajo en inferiores, fue bancario y cobraba la jubilación mínima. Fue el pintor que pintó el mejor cuadro. Un legado enorme. Siempre aseguró que por haber descubierto a Maradona podía morir tranquilo: “Fui y soy humilde, pobre y lírico. Claro que cuando voy al almacén a comprar la comida o tengo que pagar los impuestos, el lirismo no alcanza para nada. Pero bueno, yo a Diego, en lugar de pedirle, le agradezco: me siento pagado por haberlo visto”.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*