#GranDT: Volvió a poner al Santo en lo más alto

Carlos Alberto Roldán agarró la dirección técnica de San Martín de Tucumán en una situación muy complicada, tanto futbolística e institucional, y lo llevó a Primera División rápidamente.

Los inicios de los 2000 no fueron los mejores para el Santo tucumano, ya que comenzó con una seguidilla de descensos. En 2003, luego de caer ante su coterráneo de La Florida, San Martín se despedía de los torneos nacionales para volver a la Liga Tucumana de Fútbol.

En una profunda crisis institucional y futbolística, la Gerenciadora del NOA decide encargarse de la parte fútbol. Lo primero que hicieron fue buscar entrenador. El elegido terminó siendo Carlos Roldán, un viejo conocido de la casa, ya que había sido ayudante de campo de Nelson Chabay (DT de los dos primeros ascensos del conjunto tucumano a Primera División). El Negro aceptó el desafío y emprendió viaje al Jardín de la República.

El Negro volvió a San Martín pero esta vez como entrenador principal.

La primera mitad de 2004, el Santo se enfocó de lleno en el torneo liguista, donde fue claro animador. En la segunda parte del año, el Consejo Federal de AFA decide que el Argentino B se mantenga como una categoría profesional e invita a San Martín por su actuación en la edición anterior.

Roldán armó un plantel con mucha jerarquía para la categoría. Gran parte de estos futbolistas fueron claves en los ascensos.

En la primera ronda compartió zona con Concepción FC de Tucumán, Central Norte de Salta, Altos Hornos Zapla de Jujuy, Atlético Ledesma de Jujuy y San Martín de Catamarca. El comienzo no fue el mejor y el entrenador estaba en la cuerda floja. Tras ganar en el última jornada y una serie de resultados favorables, el Ciruja pasó a disputar los playoffs. En el camino dejó a Sportivo Belgrano de San Francisco y a Alumni de Villa María, y así quedó como uno de los finalistas. Antes de finalizar el año, San Martín se consagra campeón del Anual liguista. En el Clausura, no tuvo problemas para pasar su grupo. Ya en los duelos mano a mano, derrotó a Atlético Policial de Catamarca y al Verde sanfrancisqueño. Por haber sido finalista tanto del Apertura como del Clausura, los dirigidos por Roldán accedieron a la finalísima por el ascenso. El rival fue Sportivo Patria de Formosa. La ida, jugada en el Antonio Romero, terminó 0 a 0; mientras que la revancha, jugada en La Ciudadela, el Santo se impuso por 2 a 0 y ascendió al Argentino A.

El conjunto tucumano fue de menor a mayor y ganó de manera indiscutible el ascenso al Argentino A.

La temporada 2005/06 de la tercera categoría del fútbol argentino lo tuvo como animador (los directivos tenían pensando estabilizarse bien y luego ascender al Nacional B). El entrenador mantuvo gran parte del plantel del ascenso y lo reforzó. En el Apertura terminó puntero de su zona (con victoria incluida en el clásico). En los octavos de final derrotó a Racing de Córdoba sin muchos sobresaltos. En cuartos sería sorprendido por General Paz Juniors de Córdoba (derrota 1 a 0 en La Docta y empate en 1 en Tucumán). En el Clausura fue de menor a mayor y volvió a meterse en playoffs. No tuvo problemas para eliminar a La Florida y a 9 de Julio de Rafaela. En semifinales dejó atrás a Guillermo Brown de Puerto Madryn. La final, ante la Academia cordobesa, no fue apta para cardíacos. Tras igualar en el global 3 a 3 (ambos ganaron por 2 a 1), las manos de Javier Lavallén, en una dramática definición por penales (fue 7 a 6 para los tucumanos), hicieron que el Santo se adjudicara su boleto a la gran final por el ascenso. Villa Mitre, ganador del Apertura, lo esperaba. Los primeros 90 minutos en Bahía Blanca terminaron 2 a 2, pero en la vuelta, ante una multitud en La Ciudadela, volvieron a empatar, pero esta vez 1 a 1. El Tricolor dio la sorpresa desde los doce pasos y se consagró campeón de la temporada. Los dirigidos por Roldán tenían rápidamente revancha por medio de la Promoción frente a San Martín de Mendoza, quien había sido uno de los animadores en el Nacional, pero las campañas anteriores lo condenaron a revalidar su plaza en la divisional. El primer chico fue para los tucumanos por la mínima con gol de Juan Cortés; en tanto, la revancha terminó 0 a 0 y así el Ciruja regresaba a la máxima categoría del ascenso.

Roldán festejando luego de ascender en Mendoza.

Al comenzar la edición 2006/07 del Nacional B parecía que sería protagonista, pero el nivel futbolístico cayó. Las victorias ante rivales claves por la permanencia permitieron que San Martín, con un empate ante Talleres, en Córdoba, conservara su plaza en la divisional.

En su regreso al Nacional, el Santo logró el objetivo de conservar su plaza.

Para la siguiente temporada, Roldán armó un plantel competitivo para buscar el regreso a Primera División. El arranque no fue bueno y el entrenador volvía a estar en la mira de los hinchas. La goleada ante Almagro fue clave para la gran levantada del equipo. Los triunfos ante Ben Hur de Rafaela y Quilmes lo dejaron como puntero y nunca se bajó de esa posición. El 26 de mayo de 2008, frente a Chacarita Juniors en La Paternal, el Santo empató 2 a 2 con el Funebrero y selló el ascenso a la máxima categoría tras 15 años. La frutilla del postre la tuvo semanas después, al igualar contra Atlético Rafaela y consagrarse campeón.

De la mano de Roldán, San Martín volvió a la élite del fútbol argentino.

Ya en Primera, el objetivo del entrenador era llegar a los 50 puntos para mantenerse. Las primeras fechas lo tuvieron a San Martín en los primeros puestos. Tras vencer a River Plate (último campeón del fútbol argentino) por primera vez en la historia, San Martín estaba en puestos de Copa Libertadores. La caída y fin del invicto como local ante Banfield le generó un gran bajón futbolístico. El Apertura lo terminó con 20 puntos y obligaba al Santo de la Ciudadela a hacer al menos 25. En el Clausura no tuvo el andar regular que necesitaba y esa pequeña cuota de suerte. A pesar de los triunfos ante Independiente, San Lorenzo y Racing, las derrotas ante rivales directos por la permanencia lo terminaron condenando. Así, el gran ciclo de Roldán llegó a su fin.

En Primera, el equipo tucumano no jugaba mal, pero le faltó un delantero de área que concretara las llegadas.

El Negro volvió en dos oportunidades más al club, pero no pudo repetir el mismo éxito. A pesar de eso, dejó un gran recuerdo en la institución Santa y en los hinchas más jóvenes, ya que vieron a San Martín codearse con los equipos más importantes del fútbol argentino.

Fotos: El Tucumano, Diario La Gaceta de Tucumán, Charly Bonora y Télam.


Ezequiel Barraza

Acerca Ezequiel Barraza

ver todas las publicaciones

Apasionado de los deportes, en especial fútbol, básquet y natación. Licenciado en Comunicación Social en la Universidad Nacional de Tucumán. Corresponsal de San Martín de Tucumán para Revista Ascenso. Para Tucumán Fútbol también cubro al Santo tucumano y además los torneos Federales A, B y C, y la liga tucumana de fútbol. Desde El Rincón del Fútbol se contactaron conmigo por medio de Twitter y colaboro con la información de San Martín de Tucumán y del Federal A y B. Mi objetivo para el RDF es aportar mi granito de arena para que la página crezca y sea la que brinde la información más completa del fútbol local e internacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*