#GranDT: Coyette, el que devolvió la alegría

Algo lejano queda aquel 27 de febrero de 2016. El Funebrero tuvo un pésimo arranque de Torneo Transición y coqueteaba con el descenso, al por entonces llamado Torneo B Metropolitana. Desde ese momento, todo cambió.  

Tras una victoria y tres derrotas, Fernando Gamboa dio un paso al costado en el conjunto Tricolor. Quien tomó el mando fue Coyette que, desde el primer momento, impuso su estilo agresivo, intenso y con clara mejora en el desarrollo colectivo. Logró lo insospechado y llevó a Chacarita a ser el escolta del imparable Talleres de Guiñazú. 

12 victorias, 4 empates y tan sola 1 derrota. Esos fueron los extraordinarios números con los que Chacarita, desde el arribo de Gastón, concretó salvarse del descenso y se atrevió a soñar con un traspié de los cordobeses que nunca llegó. 

La alegría volvió y la gente confió. Fue ratificado en su cargo y la premisa era clara: Construir un equipo que pelee el ascenso. No defraudó. 

Con las bases consolidadas, el debe estaba en el ataque. Que, para tener aspiraciones, es necesario contar con el aporte de un goleador, y puso las fichas sobre Rodrigo Salinas. El Potro registró “solamente” 30 goles en 43 partidos. Estandarte claro en el conjunto que, de la mano de Walter Gastón, conquistó su séptimo ascenso a la Primera División, producto de 22 victorias, 11 empates y otras 11 derrotas, con un total de 77 puntos. 

Tras años en el Ascenso y un “confuso” paso por la B Metropolitana en el medio, el pueblo Funebrero sintió nuevamente lo que era estar en la élite del fútbol local. Ya en la máxima categoría, el plantel se redujo y se vio golpeado por las pérdidas de sus máximas figuras (Nicolas Oroz y Rodrigo Salinas). Las contrataciones de sus reemplazos no dieron la talla y el equipo penó, más en resultados que en el juego, por momentos sin merecerlo. 

Coyette se apartó del camino en la fecha 11, tras perder 2-0 en Bahía Blanca, ante Olimpo, con un total de solo 6 puntos sobre 33 disputados (1V, 3E, 7D). 

El destino de los de Villa Maipú terminó siendo el esperado. Con los pasos de Marabotto (Interino) y Sebastián Pena en el banco, concretó el descenso.  

Desde entonces, el club no levanta cabeza y navega las frías aguas de la B Nacional. 

Su periodo en el club dejó un registro de 72 partidos dirigidos; 35 victorias, 18 empates y 19 derrotas, con el ansiado ascenso conseguido. 

Chacarita sonríe, el pueblo Funebrero agradece. (Foto: Scoopnest)

Tal vez, porque no, sus caminos vuelvan a encontrarse. Lo que está claro, es que en San Martín, se extraña el fútbol de Walter Coyette.  

Imagen destacada: Diario Perfil


Alexis Viojo

Acerca Alexis Viojo

ver todas las publicaciones

21 Años recién cumplidos. Estudiante de periodismo. Amante de los deportes. Intento de tenista y futbolista. Coordinador del Rincón. Me encargo de Independiente con Santiago Sandoval, y recientemente sume Superliga de Grecia a mi palmarés(?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*