#GoleadoresHistóricos: Herminio Masantonio, “El mortero del globito”

Si nos ponemos a pensar sobre el máximo goleador de Huracán, vamos a estar hablando de Herminio Masantonio, un centrodelantero histórico que disfrutó de jugar al fútbol de manera oficial desde 1931 hasta 1945. A 110 años de su nacimiento sigue siendo una leyenda y un orgullo para el pueblo quemero, las estadísticas dicen que convirtió 267 goles en tan solo 253 partidos.

A pesar del paso del tiempo todavía se mantiene en el tercer puesto en la tabla de máximos goleadores del campeonato con 256 goles superado, por debajo de Arsenio Erico de Independiente con 293 tantos y Ángel Labruna de River 292.

No está solamente en los récords  del Globo, con 21 goles, es el actual décimo artillero histórico de la Selección Argentina, su pasó vistiendo la albiceleste fue corto pero intenso, junto a José Sanfilippo; es el que cuenta con más eficacia con un promedio de 1,105 goles por partidos jugados (diecinueve).

6 de esos 212 goles fueron a Brasil, esto lo deja como el segundo argentino con más goles convertidos en el clásico sudamericano, superado por Emilio Baldonedo que hizo 7.

Convirtió el gol más rápido de la historia de la Selección (a los veintitrés segundos) y ostenta el récord de haber marcado tres en cinco minutos. Fue dos veces goleador de la Copa América (1935 y 1942) y dos veces campeón de la misma (1937 y 1941).

Debutó en la primera de Huracán en 1931 y convirtió dos tantos en la goleada 4-0 ante Quilmes. Ya en su primer año empezaba a construir los cimientos de lo que sería su huella por globo  y en el futbol argentino en general con 23 goles en 32 partidos.

Recordemos  que fue Subcampeón en 1939 y levantó la Copa Adrián C. Escobar, una de las trece estrellas que actualmente lucen en la camiseta de Huracán.

Se fue a jugar a Defensores Sporting, a quien ayudó a salvarse del descenso. En 1944 volvió al país pero para vestir los colores de Banfield donde solamente jugó 9 partidos y gritó “gol” dos veces. Con 35 años regresó al Globo y después de 12 encuentros y 5 tantos le dijo adiós al futbol en la cancha de River Plate.

Otro suceso que marca el recuerdo de este personaje, es la pelea que protagonizó en 1935, año en el que debutó con la Selección Argentina, le pegó un puñetazo a Lorenzo Fernández, uruguayo, durante el partido definitorio del Sudamericano de Lima.

Falleció el 11 de Septiembre de 1956, un dato de color: justo el día del maestro. Hoy en día hay dos calles en su honor, una en Parque Patricios (la primera para un futbolista en la ciudad de Buenos Aires) y otra en Ensenada; además la idolatría que le tenían está presente en un momento, dos tangos, una peña y un lugar en el “Palacio” Ducó, donde recordemos nunca pudo jugar.

Imagen: C.A Huracán

Autora: Rocío Camisay


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*