Fracasar es no competir, Sabalero

Colón llegó a su primera final internacional en 114 años, hizo una Copa Sudamericana inolvidable, pero se topó con el monstruo de los equipos argentinos, que terminó siendo un justo campeón. Foto: Sudamericana

Muchas veces en el fútbol argentino se toma la equivocada decisión de llamar “fracaso” a todo lo que no triunfa y muchas veces las cosas no son así.

El fútbol en general es “desigual” pero a la vez muy “parejo”. Por un lado están los equipos con el presupuesto y los jugadores con la obligación de llegar a conseguir algo. Y por el otro, los equipos que en inferioridad de condiciones apuestan a la fortaleza grupal, mas que individual, para no hacer sentir esa “desigualdad” y lograr que sea “parejo”.

En esta CONMEBOL Sudamericana, Colón se enfrentó a equipos que, a priori, parecían mas “débiles” y que terminaron complicándolo y mucho. Como también tuvo que enfrentarse a equipos difíciles a los que pudo superar.

Por si no queda claro, Colón superó a Argentinos Juniors (hoy puntero de la Superliga) estando en desventaja tras haber perdido de local. Y también fue a defender el resultado en el mismísimo Mineirao, eliminando al Atletico Mineiro ante cerca de 60.000 personas. Esto sin contar que tanto contra River de Montevideo y Zulia (rivales que parecían “débiles”), tuvo que remontar resultados. ¿De verdad se podría considerar fracaso algo así?.

Colón llegó a la final meritoriamente, no por suerte ni por “los penales”. Los penales son una circunstancia a la cual se llega tras haberla peleado 180 y pico de minutos atrás, contando los partidos de ida y vuelta.

Fracaso no es haber salido segundo, Sabalero. Fracaso es no competir, no llegar, no apostar y no creer. En 114 años nunca pudiste ni siquiera llegar a una final con grandes planteles y este año lo conseguiste, logrando un paso gigante. Si hasta Maradona con Bilardo salieron segundos en el 90′. ¿Y Messi? 3 veces seguidas.

El fracaso déjaselo para los equipos que tienen con que, y de sobra, y no logran nada cuando tienen la obligación de hacerlo. También déjaselo a aquellos que no compiten pero opinan desde afuera de como hacerlo o como lograrlo.

En el fútbol tampoco hay lógica, por eso es que lo cambiante a veces te puede perjudicar o favorecer. Fue una final atípica, por el clima, por los lesionados, porque al mejor jugador del equipo no le salió absolutamente nada y porque Colón no pudo desplegar lo que seguramente trabajó en la semana. Pero no por eso hay que dejar de reconocer lo que merece ser reconocido.

Foto: Sudamericana

Colón le demostró al mundo que puede mover a su gente en cantidades impresionantes, que esa gente, hoy es Record Guinness. 40.000 almas moviéndose de un país a otro con la ilusión de ver al Sabalero campeón. Pasando noches enteras sin dormir, haciendo filas, con calor, con lluvia, bancandose horas y horas para cruzar la frontera. ¿De verdad todo esto puede ser considerado un fracaso?. Yo, personalmente, creo que no.

Independiente del Valle fue un justo campeón, fue superior en el juego y supo aprovechar al máximo sus virtudes, siendo un equipo que también tuvo que pasar por el mal trago de perder una final, y que sin embargo, unos años después pudo conseguir la estrella que, en aquel entonces, perdió. Casualmente el rival que le tocó a Colón puede dar el ejemplo de que, con trabajo y perseverancia se logran grandes cosas.

Quédate tranquilo Sabalero, que vos no fracasaste, vos competiste y llegaste, cuando muchos otros no pudieron hacerlo. Esta vez le tocó a otro, pero en el fútbol siempre hay revancha, y tu gente, pase lo que pase, va a seguir estando a tu lado.

Por Bruno Ruscitti


1 Comentarios en este artículo

  1. Avatar

    Excelente.👏👏👏

    Marcela / Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*