La inglesa más estadounidense de todas

FRANCIA 2019
Informes especiales

La DT bicampeona del mundo no es, para nada, una improvisada en la materia ni lo era cuando hace cuatro años, llevó a Estados Unidos a su tercer trofeo global: Jillian Ellis, de 52 años, tuvo prácticamente una vida entera ligada al deporte y al fútbol.

“FAMILIA”. John y Jillian, unidos por el amor y la vocación. (ESPNW)

John Ellis fue su entrenador, su mentor y, por sobre todas las cosas, su padre. Aún hoy, cuando a cualquiera de los dos se les pregunta sobre cómo es su relación, responden que Jillian sigue siendo una “nena de papá” y lejos de sentirse tontos al respecto, ellos sonríen, son cómplices en su vínculo y en el trabajo, en la vocación que comparten.
Nacida en Portsmouth, Inglaterra, Jillian creció sin poder jugar al fútbol de manera profesional hasta 1981 cuando la familia se mudó a Estados Unidos, ya que en Gran Bretaña no existía la disciplina en la rama femenina de manera oficial. En 1984 y dentro del equipo que representaba a la secundaria Robinson (Fairfax, Virginia), como capitana y delantera, fue fundamental para quedarse con el campeonato estatal. Ese mismo año obtuvo el torneo nacional sub 19 con “Braddock Road Bluebelles”. Después pasó a “The College of William & Mary” (la segunda universidad más longeva del país luego de Harvard) y se quedó hasta 1987. Durante los tres años que estuvo allí, integró la lista de mejores futbolistas. Sin embargo, su carrera como jugadora no prosperó y entonces, con mucho apoyo de su familia y afectos, decidió seguir los pasos de John y ser entrenadora. Entre 1994 y 1996 fue asistente de DT de la Universidad de Maryland, en el ’97 hizo lo propio en la de Virginia y desde 1998 hasta 2000 tuvo la misma tarea y consiguió las mejores campañas, por la época, de la Universidad de Carolina del Norte. Mientras trabajaba en estas instituciones, también estaba a la cabeza del Programa de Fútbol Femenino de Illinois que logró una gran producción en su primer año de competencia. Tiempo después realizó una gran labor en la Universidad de Los Angeles, ganando sus primeros títulos, lo que la llevó a quedarse con el premio a la mejor entrenadora en 2000.

Los éxitos y la proyección condujeron a Jillian a ser DT de la selección estadounidense femenina en la categoría sub-21 donde trabajó arduamente en la preparación de las chicas para competencia de alto nivel.
El primer gran trofeo para Ellis llegó en 2010 cuando, como entrenadora del sub-20, se quedó con la Copa del Mundo de la categoría que se jugó en Alemania. Tanto esfuerzo y dedicación, desembocaron en el nombramiento de Ellis para ser la “Directora de Desarrollo de las Selecciones Nacionales de Fútbol Femenino de Estados Unidos” y desde allí planificó y organizó los diferentes niveles de trabajo con los DT de todas las categorías. La interacción de Jill con los responsables de cada una fue fundacional del presente que disfruta la disciplina en el país norteamericano.

“TRAYECTORIA”. Ellis pasó por casi todos los niveles de la conducción técnica. (FIFA)

En septiembre de 2012, luego de la partida de Pia Sundhage como DT del combinado mayor, Ellis tomó el cargo de manera interina participando de algunos duelos amistosos con Alemania y China, pero contrató a Tom Sermanni en enero de 2013, dejando en sus manos la conducción del seleccionado. La renuncia de Sermanni en abril de 2014 volvió a poner a Jillian como interina y tras ganarle a China 3 a 0 y empatar 1 a 1 con Canadá en cotejos de preparación, la inglesa decidió tomar las riendas de manera definitiva. Desde mayo, entonces, ya con el cargo confirmado, comenzó el camino al primer gran desafío: el mundial que se jugaría en Canadá al año siguiente. Estados Unidos, que había quedado subcampeón en 2011 al perder la final con Japón por penales, quería sacarse la espina y hubo una simbiosis perfecta entre cuerpo técnico, jugadoras e ideas.
El rumbo hacia la presea comenzó con una victoria ante Australia (3-1), un empate sin goles con Suecia y un triunfo por la mínima frente a Nigeria. EE.UU. se quedó con la cima del Grupo D y en 8vos de final se midió con Colombia ganando 2 a 0. En instancias de 4tos de final se impuso a China 1 a 0 y le ganó a Alemania en semis por 2 a 0. En el último encuentro, la revancha estaba servida: mismo rival, mismo torneo, pero desarrollo muy diferente del partido. Estados Unidos aplicó toda su jerarquía y se llevó a Japón por delante con una producción de otro nivel. El cotejo terminó 5 a 2 en favor de las americanas y Jill Ellis levantaba su primera corona mundial.

El siguiente desafío en la carrera de Jillian estaba fijado en los Juegos Olímpicos “Río 2016” de Brasil. Aquí la selección norteamericana sufrió un tropiezo y quedó eliminada por Suecia, curiosamente dirigida entonces por Pia Sundhage, ex DT de Estados Unidos. Pero este tropezón no fue caída ni para Jillian ni para sus dirigidas que, ante el mal paso, pusieron mayor empeño y se prepararon de la mejor manera posible para clasificar al mundial de Francia. La mentalidad de todas ellas siempre fue y seguirá siendo de ganadoras: van a los campeonatos para alzar títulos; saben que son potencia y no quieren dejar de serlo.
Esta mentalidad se vio en la cita mundialista que acaba de finalizar: futbolistas y cuerpo técnico demostraron por qué son considerados los mejores del planeta. Desde la técnica, pasando por el estado físico y atlético, hasta las individualidades, todo potenciado por un proyecto que Jillian Ellis ideó, planificó y plasmó, sabiendo corregir errores y explotar virtudes.
No es fortuito ni azaroso lo que sucedió en Francia, ganaron las mejores porque tienen y siempre tuvieron constancia, sostuvieron a la gente idónea para los cargos y una enorme parte de todo esto está en las espaldas de la “nena de papá”.

Tal vez, tampoco esté nada mal quedarse en el lado “Jill Ellis” de la vida.

“SON AMORES”. Ellis con su segunda presea mundial. (FIFA)

FOTO DESTACADA: “Jillian Ellis”
FIFA
FOTOS:
ESPNW
FIFA


Maru Burak

Acerca Maru Burak

ver todas las publicaciones

Nací un lluvioso lunes 12 de julio de 1982 y según mi DNI me llamo María Clarisa Burak, pero soy simplemente Maru. En 2005 dejé mi natal Provincia de Buenos Aires y me vine a Córdoba, donde resido desde entonces. Por hobbie hago música, canto e intento bailar, pero mi vocación es, fue y siempre será el periodismo. Me sumé a "El Rincón del Fútbol" en febrero de 2017 y espero mantenerme acá mucho, pero mucho tiempo: no es usual encontrarse a una manga de loquitos igual de fanáticos que yo. Aunque todos los deportes me atraen, el fútbol tiene ese no se qué, ese encanto que me aprisiona. En El Rincón cubro mayormente a la Selección Argentina Femenina y al fútbol femenino de España, con la idea de ir sumando ligas y equipos a la cobertura. También doy una mano con otros torneos donde juegan ELLOS, porque los hombres también juegan al fútbol... ¿NO? Deseo que el futuro me encuentre dedicada a mi vocación y que pueda desarrollarla con criterio y profesionalismo. Soy MESSIsta, BANINIsta, fan de Aldana Cometti, soñadora e ideologista, del deporte y de la vida. Sólo resta decir... ¡Pero qué viva el fútbol!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*