La dueña del mundial

FRANCIA 2019
Informes especiales

Megan Anna Rapinoe no sólo fue la figura destacada del mundial, sino que desde hace varios años lleva una lucha constante por los derechos e igualdad de mujeres y la comunidad LGBT (Lesbianas, gays, bisexuales y transgénero). También se enfrentó públicamente al presidente de Estados Unidos y no duda en expresar sus pensamientos y creencias más allá del fútbol.
Pasen y conozcan a la gran estrella de la cita gala que ganó mucho más que un trofeo.

“Oro puro”. Balón y Botín para la mejor de Francia 2019. (FIFA)

El viernes 5 de julio de 1985, nacía en la ciudad estadounidense de Redding, una niña que 34 años y dos días más tarde, sería uno de los nombres más mencionados a lo largo y ancho del planeta. Esta californiana, muy reconocida en su país, explotó al mundo gracias a la enorme labor que tuvo junto con su selección en el “Mundial Francia 2019”, donde Estados Unidos se consagró campeón por cuarta vez en su historia (segunda de manera consecutiva). Rapinoe, además, se quedó con los galardones “Balón de Oro” y “Botín de oro”, como mejor jugadora y goleadora del certamen, respectivamente. Pero el camino de “Pinoe” no comenzó en las tierras de la Torre Eiffel y los Campos Eliseos: su andar en lo futbolístico y en la lucha por igualdad de género, entre otras que emprende la mediocampista, tiene raíces en otros tiempos, cuando el feminismo, el movimiento #MeToo y la popularidad del fútbol femenino no existían o eran meras utopías que no parecían llegar a nada.

Caracterizada por su sobriedad para construir el juego y rapidez a la hora de volcarse al área rival para definir, Megan tiene también la virtud de replegarse y transformarse en la primera línea de defensa de su equipo cuando los rivales recuperan un balón. El carácter directo y sin tapujos, la llevaron a convertirse en líder y referente de cada uno de los equipos donde jugó. Capitana de la selección tetracampeona del mundo, Rapinoe inició su romance con la redonda desde muy pequeña cuando participaba en los planteles que dirigía su padre Jim. Rachael, melliza de la mediocampista, también integraba esos conjuntos. En la época de la escuela secundaria, en vez de formar parte del elenco de su instituto, las hermanas se incorporaron a la plantilla de Elk Grove Pride de la localidad californiana de Sacramento; allí jugaban básquet y competían en atletismo. Ya como universitaria, Megan se destacó en “Portland Pilots” donde su habilidad para el “soccer” comenzó a llamar la atención en las esferas más importantes del fútbol femenino de Estados Unidos y cada vez que participaba de algún torneo, su figura se destacaba a fuerza de goles y un juego diferente al de las demás. En 2006 se lesionó el ligamento cruzado anterior y luego de su regreso, volvió a tener dificultades en 2008, sin que estos parates lograran que su brillo se opacara; al contrario, cuando le tocó volver, demostró que su magia estaba intacta. Hasta la actualidad es considerada una de las tres mejores jugadoras en la historia de Portland Pilots.

La carrera profesional de Rapinoe inició en 2009 cuando fue seleccionada por “Chicago Red Star” que eran parte de la temporada que inauguró la “Women’s Professional Soccer League”, es decir la Primera División de Estados Unidos por aquella época. Después de dos temporadas, en 2011 pasó a Philadelphia Independence, pero sólo jugó cuatro cotejos antes de irse a MagicJack. Ese mismo año tuvo vaivenes y en octubre partió a Sydney FC de Australia, para regresar en noviembre a MagicJack. En 2012 formó parte de Seattle Sounders, en enero de 2013 llegó al Olympique Lyonnais Féminin de Francia, pero en junio emigró a Seattle Reign por dos meses solamente. En agosto volvió al elenco francés donde permaneció hasta junio de 2014. Desde julio de ese año se reincorporó a Reign FC (Seattle Reign), institución que representa actualmente y en el que encontró estabilidad y regularidad, teniendo contrato hasta diciembre de este año. Con la selección nacional de Estados Unidos, incluyendo cinco cotejos de la Copa Mundial de Francia 2019, Megan Rapinoe disputó un todal de 48 encuentros (contando amistosos y Juegos Olímpicos), convirtió 19 goles, recibió cuatro tarjetas amarillas y no sufrió ninguna expulsión.

“Reign FC”. Rapinoe lleva casi cinco años en el equipo de Seattle. (NBC)

Sin embargo y no por dejar de lado el trayecto futbolístico, obviamente, desde 2012 la figura pública de Rapinoe creció a pasos agigantados por su apertura con respecto a su homosexualidad: en una entrevista para la revista “Out”, (dedicada casi en su totalidad a la cultura y estilos de vida del hombre homosexual), Megan se sinceró por completo con respecto a su sexualidad. Desde 2017, Rapinoe se encuentra en pareja con la cuatro veces campeona olímpica de básquet, Sue Bird. Mas, desde siempre Megan se ha pronunciado con respecto a la igualdad de género, a los derechos de la mujer y a la equidad en el trato para con la comunidad LGBT; es una de las máximas voceras en su país natal y, con el desarrollo mundialista, su voz comenzó a traspasar fronteras y a tener ecos cada vez más extensos. Pero el “boom” llegó hace unos pocos días cuando, luego de clasificar a cuartos de final del certamen al imponerse a España, Megan respondió con contundencia a la pregunta de si, en caso de ganar el mundial, iría a la Casa Blanca. “I’m not going to the f*cking White House” (No voy a ir a la maldita Casa Blanca) – sentenció sin perder su estilo. Esta declaración se alinea con la postura que la futbolista sostiene desde siempre: en 2016, por ejemplo, sólo unos meses después de ganar el mundial “Canadá 2015”, Rapinoe junto a grandes estrellas de ese equipo como Hope Solo, Carli Lloyd y Alex Morgan, impusieron una querella a la Federación Estadounidense de fútbol por discriminación salarial. El pasado 8 de marzo, en el marco de todo lo que genera el “Día internacional de la Mujer”, sostuvo los mismos parámetros de la denuncia, alegando que la liga femenina de su país trabaja en peores condiciones que la masculina, se le exigen más y mejores resultados que a los hombres y, a pesar que las mujeres acumulan victorias más que resonantes (hasta ese momento ni más menos que tres Copas del Mundo en su haber), el salario y los premios económicos están muy por debajo de lo que ganan ellos. Lejos de no querer entender cómo es la realidad del fútbol, Megan reconoce que el masculino genera más dinero, no se ciega ante esta realidad irrefutable: “Comprendo por muchas razones que el fútbol masculino es mucho más rentable que el femenino”, declaró un rato antes de levantar el cuarto trofeo mundialista, en referencia y en reclamo a cierta desorganización de FIFA ya que las finales de Copa América, Copa de África y la Copa del Mundo femenina, se jugaran en la misma jornada: “No creo que la FIFA nos tenga, en general, el mismo nivel de respeto que tiene hacia los hombres”, sentenció al respecto. Todas estas cuestiones dejan más que en evidencia cuál es el pensamiento y por qué la californiana se expresa de la manera que lo hace; no tiene filtro para ciertos aspectos y volviendo a la situación con el presidente de su país, a quien ha calificado de sexista, misógeno, mezquino, estrecho de miras, racista y mala persona, la futbolista es clara en su ideología: aunque la Casa Blanca representa muchas cosas en las que ella cree, el hombre que la habita actualmente está en la vereda opuesta de Rapinoe y es por esto que el conjunto norteamericano declaró que no asistirá a la “casa de Trump”. Como para caldear más los ánimos y teniendo a la opinión pública dividida, Megan no cantó el himno de su tierra natal en la previa de los últimos partidos e incluso llegó a arrodillarse en señal de protesta contra el racismo. Este gesto está hecho en solidaridad con Colin Kaepernick, quarterback de los San Francisco 49ers de Fútbol Americano que comenzó a tener esta actitud por motivos de lucha contra la brutalidad y el racismo policial de Estados Unidos.
Algunas personas creen que esto es una falta de respeto al canto patrio, pero ella no lo ve de esa manera: “la Constitución habla de muchas cosas en las que creo, soy muy estadounidense” expresó varias veces la jugadora y, en consecuencia de sus palabras, están sus actos: Megan realiza obras filantrópicas para la Red de Educación Gay, Lesbiana y Heterosexual (en inglés GLSEN “Gay, Lesbian and Straight Education Network”) y también colabora con el Comité Olímpíco y Athelete Ally, una organización sin fines de lucro que combate la homofobia y la transfobia en el ámbito deportivo.

“Compromiso”. Megan y Sue no sólo coinciden en amor y hobbies, sino en su lucha. (El País)

Todos estos detalles tienen la premisa de intentar comprender mejor todo lo que hay detrás de la exitosa futbolista y como, desde su lugar, ella lucha por las causas en las que cree. El primer mandatario de Estados Unidos, al conocer las declaraciones sobre una potencial visita de la selección a la Casa Blanca, twitteó: “Megan, deberían ganar antes de hablar, terminar el trabajo. Todavía no las hemos invitado, pero ahora lo estoy haciendo, ganen o pierdan. Megan no debería faltarle el respeto a nuestro país, a la Casa Blanca o a nuestra bandera, especialmente por todo lo que hizo por ella y el equipo”.
Lejos de apagar el fuego naciente, Rapinoe sostuvo otra vez que ella es “muy estadounidense” y varias de sus compañeras apoyaron la idea y no van a asistir. Ahora que ellas “terminaron el trabajo” y tienen la pelota de su lado de la cancha, verán cómo sigue la batalla por la igualdad en todos los frentes. Megan, por su lado, seguirá jugando y si la vida lo permite, estará en la cita del año 2023 para continuar deleitándonos con su fútbol. En cuanto a sus declaraciones, posturas y pensamientos sobre derechos humanos y de género, como dice mi amigo Diego González: “estoy del lado Rapinoe de la vida”.

FOTO DESTACADA: “Megan Rapinoe”
FIFA
FOTOS:
FIFA
NBC
El País


Maru Burak

Acerca Maru Burak

ver todas las publicaciones

Nací un lluvioso lunes 12 de julio de 1982 y según mi DNI me llamo María Clarisa Burak, pero soy simplemente Maru. En 2005 dejé mi natal Provincia de Buenos Aires y me vine a Córdoba, donde resido desde entonces. Por hobbie hago música, canto e intento bailar, pero mi vocación es, fue y siempre será el periodismo. Me sumé a "El Rincón del Fútbol" en febrero de 2017 y espero mantenerme acá mucho, pero mucho tiempo: no es usual encontrarse a una manga de loquitos igual de fanáticos que yo. Aunque todos los deportes me atraen, el fútbol tiene ese no se qué, ese encanto que me aprisiona. En El Rincón cubro mayormente a la Selección Argentina Femenina y al fútbol femenino de España, con la idea de ir sumando ligas y equipos a la cobertura. También doy una mano con otros torneos donde juegan ELLOS, porque los hombres también juegan al fútbol... ¿NO? Deseo que el futuro me encuentre dedicada a mi vocación y que pueda desarrollarla con criterio y profesionalismo. Soy MESSIsta, BANINIsta, fan de Aldana Cometti, soñadora e ideologista, del deporte y de la vida. Sólo resta decir... ¡Pero qué viva el fútbol!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*