Con futuro de potencia

FRANCIA 2019
Diario Post Mundial

Sarina Wiegman fue una mediocampista que dejó el fútbol transformada en defensora central. Su llegada a la selección holandesa marcó un antes y un después en el desarrollo de la actividad y es una de las entrenadoras con mayor proyección de la actualidad.

“CAMBIO”. Wiegman generó un estilo de juego que tuvo logros rápidamente. (Celebs Close Up)

Oriunda de La Haya, Sarina nació el 26 de octubre de 1969 y a pesar de que su carrera como futbolista no tuvo grandes hitos a nivel internacional, en la selección de su país, fue referente y capitana, siendo la primera mujer en alcanzar los 100 cotejos con un combinado nacional femenino holandés (en total disputó 104 matches). Si bien empezó como mediocampista central, cuando se retiró de la actividad en 2003 (a causa de su segundo embarazo), jugaba como defensora. Como futbolista pasó por KFC ’71, North Carolina Tar Heels (Estados Unidos) y Ter Leede.
Apenas decidió dejar los botines, Wiegman inició sus estudios para convertirse en manager y recibió su diploma habilitante, sin el cual no se puede ejercer el cargo.
Los primeros pasos de Sarina como entrenadora llegaron al mando del equipo donde se retiró como futbolista, Ter Leede. El cargo fue suyo entre 2006 y 2007, ganando el campeonato “Dutch”, segundo en importancia en el fútbol femenino amateur de Holanda. En 2007 partió hacia ADO Den Haag Women y encontró, por una larga etapa, su lugar en el mundo. Con Den Haag ingresó a la “Women’s Eredivisie”, es decir Primera División (establecida para aquel entonces), obteniendo el título en 2012 y la “KNVB Cup” ese mismo año, repitiendo este último en 2013.
El trabajo arduo y buenos resultados, provocaron el ofreciemiento a Sarina para convertirse en la asistente de la selección nacional femenina y coordinadora del sub-19.
En agosto de 2015, tras la renuncia de Roger Reijners, Wiegman fue nombrada como entrenadora interina y se sostuvo en la posición hasta octubre que llegó Arjan van der Laan para ser el DT.
Once mese más tarde, en julio de 2016, UEFA Pro expidió a Sarina la licencia de Directora Técnica (había finalizo el curso correspondiente y hecho la pasantía en Sparta Rotterdam) y en octubre, además de matenerse como asistente del seleccionado, Wiegman se convirtió en la mano derecha de Ole Tobiasen en Jong Sparta Rotterdam. En declaraciones a la prensa, Sarina recalcó que luego de ver la profesionalidad con la que se trabaja en el masculino, quería aplicarlo al femenino. Con su nombramiento, se convirtió en la primera mujer que entraba profesionalmente a un equipo perteneciente a la federación.

“DESAFÍO”. El puesto como DT de Holanda llegó apenas medio año antes de la Euro 2017. (Sporting News)

A finales de 2016, Van der Laan dejó el puesto por lo que Wiegman volvió a ser elegida como interina, pero en enero de 2017, se la ratificó como entrenadora permanente y Foppe de Haan quedó como su asistente.
A pesar que su trabajo comenzó apenas seis meses antes de disputar la Eurocopa Femenina 2017, el hecho de estar clasificadas por ser anfitrionas, permitió al cuerpo técnico y plantel holandés trabajar con mayor tranquilidad, sin tener la presión de atravesar eliminatorias. Holanda, siendo local, integraba el Grupo A junto a Noruega, Bélgica y Dinamarca. El primer encuentro ante las noruegas fue triunfo por la mínima, repitiendo resultado frente a Dinamarca en el segundo cotejo. En el tercero la victoria contra las belgas fue por 2 a 1. En los 4tos de final las holandesas se impusieron a Suecia 2 a 0, en las semis eliminaron a Inglaterra por 3 a 0 y en la final, se volvieron a medir con Dinamarca y el triunfo fue más holgado: 4 a 2 con tantos de Vivianne Miedema (2), Lieke Martens y Sherida Spitse. De esta manera, Sarina Wiegman conseguía quedarse con los lauros en el mismísmo primer torneo importante que disputó al frente de la selección nacional holandesa, habiendo ganado los seis partidos, con 13 goles a favor y sólo tres en contra. Gracias a esta enorme campaña, fue elegida como la mejor DT del fútbol femenino del mundo por FIFA, imponiéndose a Nils Nielsen del seleccionado de Dinamarca y al entrenador de Lyon, Gérard Prêcheur.

A partir de entonces, el trabajo de Wiegman y su cuerpo técnico estuvo focalizado en pasar las eliminatorias para el mundial francés, pero el camino fue complicado: Holanda quedó segunda en su grupo y logró obtener la chance de ir a una especie de reducido por la última vacante disponble. El elenco de Países Bajos recién alcanzó el cupo mundialista tras imponerse en este “repechaje” a Suiza en un duelo con partido de ida y vuelta; en el primero, disputado en Holanda, las locales ganaron 3 a 0 y en la revancha fue un empate 1 a 1.

Ya en la cita francesa, el andar naranja tuvo una dinámica más que bien engrasada: se impuso a Nueva Zelanda en la fecha 1, venció a Camerún por 3 a 1 en la segunda y derrotó a Canadá en la tercera por 2 a 1. Por ese mismo resultado logró dejar en el camino al, hasta entonces, subcampeón vigente Japón y en 4tos pasó a Italia por 2 a 0. En las semis, frente a Suecia, la cuestión se complicó un poco y recién consiguió el gol de la diferencia en la prórroga, pero aquel tanto fue suficiente para acomodarse en la final del mundo, ante ni más ni menos, que el campeón defensor Estados Unidos.
El camino de Holanda fue muy rico con respecto a los rivales y a lo que la entrenadora pudo ver que tenía que corregir; el resultado del partido culmine era, por lo menos, previsible ya que la superioridad de las norteamericanas es, desde siempre, un hecho real y concreto que se puede comprobar con solamente ver un partido de las representantes de la bandera con barras y estrellas. No es un premio consuelo, ni un dato menor haber aguantado el embate estadounidense hasta el minuto sesenta de juego y mucho menos todavía, destacar que la apertura del marcador llegó a través de un penal; no hay polémica en esto: Estados Unidos es la mejor selección del fútbol femenino y no es por azar, es el trabajo de décadas que está cosechando siembras, pero sin dudas que lo mismo puede pasar con Holanda si se mantienen los proyectos más allá de los resultados. Lo que logró Sarina Wiegman en el poco tiempo que lleva al frente del combinado mayor de los Países Bajos demuestra claramente que si se trabaja en serio, los objetivos se pueden alcanzar, incluso, en poco tiempo. Ojala la federación holandesa sostenga a la entrenadora y al cuerpo técnico que, por lo hecho en el verde césped, dejaron en evidencia que pueden ser potencia e irán por ello.

“EURO 2017”. Wiegman ganó el título en el primer certamen que disputó. (theworldgame)

FOTO DESTACADA: “Sarina Wiegman”
FIFA
FOTOS:
Celebs Close Up
Sporting News
theworldgame


Maru Burak

Acerca Maru Burak

ver todas las publicaciones

Nací un lluvioso lunes 12 de julio de 1982 y según mi DNI me llamo María Clarisa Burak, pero soy simplemente Maru. En 2005 dejé mi natal Provincia de Buenos Aires y me vine a Córdoba, donde resido desde entonces. Por hobbie hago música, canto e intento bailar, pero mi vocación es, fue y siempre será el periodismo. Me sumé a "El Rincón del Fútbol" en febrero de 2017 y espero mantenerme acá mucho, pero mucho tiempo: no es usual encontrarse a una manga de loquitos igual de fanáticos que yo. Aunque todos los deportes me atraen, el fútbol tiene ese no se qué, ese encanto que me aprisiona. En El Rincón cubro mayormente a la Selección Argentina Femenina y al fútbol femenino de España, con la idea de ir sumando ligas y equipos a la cobertura. También doy una mano con otros torneos donde juegan ELLOS, porque los hombres también juegan al fútbol... ¿NO? Deseo que el futuro me encuentre dedicada a mi vocación y que pueda desarrollarla con criterio y profesionalismo. Soy MESSIsta, BANINIsta, fan de Aldana Cometti, soñadora e ideologista, del deporte y de la vida. Sólo resta decir... ¡Pero qué viva el fútbol!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*