FIFA agrava a Quilmes por deuda con Unión La Calera

La Federación Internacional con sede en Suiza exige una recompensa monetaria del conjunto del sur del conurbano por la transferencia de Lucas Giovini, a cargo de la dirigencia de Aníbal Fernández en 2016. El Cervecero recurrirá al TAS.

A partir del estatuto de la entidad madre del fútbol mundial, Club Atlético Quilmes trasciende a nivel global por una nueva polémica acerca de un traspaso con interrogantes durante julio del 2016.

En ese entonces, Fernández y su equipo de gestión, contrataban a Lucas Rafael Giovini, arquero de 35 años, que en aquel tiempo no sumó minutos, y fue contratado en los últimos días de gobernación del ex Jefe de Gabinetes de la Argentina.

Dicha prestación, ingreso en conflictividad luego de que la directiva de Marcelo Calello, pronuncie su descontento con la llegada del guardameta y un año posterior a la estadía del cordobés, afirme sus principios de cederlo nuevamente a la Calera. Sin embargo, el traspaso no fue transferido desde el punto de vista económico.

Por eso desde Chile, iniciaron una petición en contra de Quilmes, para solicitar la acreditación de esta incorporación temporaria.

Este jueves  la FIFA sentenció su postura: El Cervecero deberá pagarle al equipo chileno, US$900.000 más intereses. En pesos argentinos contabilizan unos $55.591.830.

Frente a este impedimento, la dirigencia del Decano, afirmó la solicitud al Tribual Arbitrario Deportivo, para poder  “solventar todas las instancias burocráticas y judiciales que sean posibles para resolver el inconveniente.

Autor: Gabriel Vázquez              

Foto: Club Atlético Quilmes


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*