Fiesta Santa

San Lorenzo le ganó 1 a 0 a Independiente el partido postergado por la décimo quinta fecha y quedó como escolta en la Superliga. Botta marcó el único gol en Avellaneda.

Intenso y aguerrido. Así fue el clásico que tenía desde la previa muchos atenuantes para ser un partidazo. Y lo fue. Los de Biaggio golpearon en el momento justo gracias a una gran acción individual de Rubén Botta y lograron aguantar la presión del Rojo a lo largo del partido. Con esta victoria hilvanan 5 partidos sin derrotas, con 3 triunfos y 2 empates.
Pero para los de Avellaneda, la noche fue un infierno.

San Lorenzo comenzó dominando en el primer tiempo. Nicolas Blandi tuvo dos remates claros que contuvo Martín Campaña, de buena actuación.
A los 15 minutos, Botta abrió la cuenta con un bombazo inalcanzable.
Tras una buena habilitación de Franco Moyano a la proyección de Paulo Díaz, que descargó hacia el centro, Botta, quien estaba de espaldas al arco, maniobró y sacó un zurdazo inesperado para estampar el 1 a 0.

El Rojo arremetió en busca del empate. Impulsado por la necesidad, el nerviosismo propio y el empuje de la gente, el equipo dominaba la posesión del juego pero carecía de profundidad.
Aunque tuvo 2 situaciones para igualar.
Primero, Nicolás Navarro le tapó un mano a mano a Leandro Fernández, y luego, Gastón Silva acarició la pelota en un tiro libre, que se fue apenas arriba del travesaño.
El conjunto azulgrana se replegó el resto de la primera parte aunque aún así, fue punzante en el contraataque. Nahuel Barrios tuvo un remate para ampliar la ventaja pero apareció Campaña con una atajada perfecta contra su palo izquierdo para negarle el grito.

En el complemento, Independiente tuvo más intenciones que ocasiones manifiestas para encontrar el triunfo.
Con un juego opaco, con muy pocas variantes, el equipo no logró encontrar profundidad. Lejos está de aquel juego fluido que logró poseer gracias a Ariel Holan. La falta de Maximiliano Meza influyó tanto de manera anímica como funcionalmente, ayer se notó.
El equipo estuvo incómodo. Los armadores del juego como Martín Benítez, en su regreso, y Braian Romero no estuvieron precisos. Tampoco hizo efecto la acumulación de delanteros. Fernández, Gigliotti y Silvio Romero, quien ingresó en la parte final, no pudieron conectar ninguna chance lícita de gol.
Para sumar amarguras a la noche, Fabricio Bustos fue expulsado. El lateral derecho, que venía de ser seleccionado para la gira por fecha FIFA en Argentina, dejaba a su equipo con uno menos.
Incentivado por la gente, el local terminó llenando el área rival de centros que no logró concretar.

San Lorenzo aguantó aferrado a su arco, cubriendo los espacios correspondientes en defensa e intentando aprovechar algún contraataque. De esta manera, se llevó 3 puntos que valen mucho para la clasificación a la Conmebol Libertadores y extender su racha invicta como visitante del Rojo, ya que desde el Clausura 2006 no pierde en esa condición.

Fotos: El Sol, Minuto Uno, Clarín, Canal Show Sport.


Santiago Sandoval

Acerca Santiago Sandoval

ver todas las publicaciones

Antes que nada, hijo de Dios. 20 años. Estudiante de periodismo. Cubro en el Rincón al CAI junto a Alexis Viojo. Me fue mal practicando deporte, así que me dediqué a escribir (?). Confirmar, afirmar e informar es una política de estado, aunque la idea principal es contar historias. Bienvenidos.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*