Es por acá, Rojo

Independiente cerró la Superliga con una victoria por tres a cero ante Central Córdoba de Santiago del Estero. Los goles de Roa, de Nani en contra y de Silvio Romero, sentenciaron un partido en el que los pibes fueron los que se pusieron el equipo al hombro y demostraron la actitud de enderezar el presente del equipo de Avellaneda.
El momento fue el de los pibes, de los más jóvenes. El Rojo dominó todo el primer tiempo, y justamente en manos de las inferiores, ante un Central Córdoba que se notó que viajó a Avellaneda a no perder.
Desde Mercado hacia adelante, el buen desempeño de los de Pusineri se reflejó en los pies de Soñora, Roa y Martínez. Una clarísima de Silvio Romero abajo del arco, promediando la primera mitad y el lamento del hincha. Desde ahí, Independiente no llegó más y el juego empezó a disminuir.
Pero, la falta de madurez futbolística de la juventud empezó a mostrar las primeras grietas faltando quince minutos para el final y esto fue aprovechado por el Ferroviario que, sin proponérselo, empezó a crecer en juego. Sí, sólo fue un cuarto de hora, pero le alcanzó y le bastó para dejarle en claro a Independiente que esa merma de vértigo en el juego, le estaba por salir cara. Galeano y Montenegro empezaron a tener más la pelota, Cristaldo inquietaba y Herrera y Núñez se acercaban peligrosamente al arco de Campaña.
Con éste panorama, y los de Coleoni agrandados, Independiente debía salir al segundo tiempo con la puntería más afilada y con la intención de no desperdiciar más chances de gol.
Independiente siguió midiendo a Central Córdoba, y el visitante continuó esperando el momento, el hueco justo para encarar y abrir el marcador.
Promediando los treinta minutos del complemento, el partido pasaba por una meseta aburrida sin juego y constantemente parado por las faltas en la mitad de la cancha de ambos elencos.
La entrada de Leandro Fernández por Martínez buscó generar más peligro y surtió efecto.
A los 31’, de tres cuartos de ataque, la pelota la tomó Roa, llegó por afuera al área de Rodríguez, metió un enganche perfecto de derecha a izquierda y remató, metiendo la pelota junto al palo izquierdo y el grito del Libertadores de América marcaba el golazo que acababa de meter uno de los mejores de la noche. El gol despertó a los de Pusineri, que fueron a buscar el segundo tanto y lo consiguieron a los 38’ cuando Nani quiso desviar un pase de Leandro Fernández y se le coló al Ruso Rodríguez que estaba adelantado por demás.


Independiente ganaba 2 a 0 y respiraba más aliviado en un partido que se le mostró más complicado de lo que parecía. Sobre el final, Silvio Romero cerró la goleada después de un buen centro de Bustos que conectó de cabeza el delantero. Tres a cero y fin del trámite.
El pitazo final de Hernán Mastrángelo coronó una noche extraña, en la que Independiente ganó tres a un Central Córdoba que poco hizo para aguantar. A pensar en la Copa de la Superliga.
Independiente: Campaña; Bustos, Franco, Silva, S. Miño; L. González, Mercado, Soñora, Roa; B. Martínez, S. Romero. DT: Lucas Pusineri.
Central Córdoba: D. Rodríguez; Quilez, J. Galván, Nani, Bay; F. Cristaldo, Meli, Galeano, M. Montenegro, G. Núñez; J. Herrera. DT: Gustavo Coleoni.
Fotos: ESPN/ Superliga
Por: Alejandro Bustos


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*