Empate bajo la lluvia

Barracas Central recibió en su casa a Guillermo Brown de Puerto Madryn. El encuentro terminó 1 a 1 pero al Guapo se lo vio mejor y mereció un poco más.

Luego de una pretemporada intensa, Barracas volvía al ruedo con la idea de sumar de a tres y acercarse al lote de los primeros 4 de la tabla. Enfrente tuvo a Guillermo Brown, otro equipo necesitado de puntos y con similares aspiraciones.

El partido se jugó bajo una lluvia que por momentos fue intensa, el campo de juego lo sintió y en determinados sectores, la pelota se frenaba y obstaculizaba las intenciones de jugar por abajo. Esto lo sintió el Guapo, ya que es un equipo que intenta siempre jugar con la pelota a ras de piso.

Pese a este obstáculo, Barracas Central hizo mejor las cosas y pudo haberse llevado la victoria si hubiese sido más efectivo a la hora de definir frente a Cesar Taborda, arquero rival.

Por el lado de Brown, se replegó bien y salió de contra cada vez que tuvo su oportunidad. Por momentos (muy pocos) también se hizo dueño del balón y tuvo en Julián Bonetto a su figura. El delantero no dejó de preocupar a la defensa barraquense con sus escapadas por la banda derecha.

Los goles del 1 a 1 los anotaron Facundo Castro, de penal (mano en el área chica de Diego Herner) cuando iban 21’ de juego. El empate llegó en la segunda etapa, a los 10’, a través de Facundo Pumpido quien aprovechó un error de Elías Gómez, a quien se le escapó la pelota de las manos luego de un remate de Bonetto y Pumpido se encontró con el balón, que solo tuvo que empujar al fondo del arco.

Una buena para los hinchas barraquenses es que Fernando Valenzuela volvió a jugar. Lo hizo ingresando en el segundo tiempo y fue notable la mejoría en el juego. Sus minutos en cancha pudieron haber torcido la balanza a favor de su equipo, incluso él tuvo una clarita que definió con tres dedos y Taborda estuvo atento para contener ese disparo.

La próxima fecha, Barracas Central viajará a Mar del Plata para enfrentar a Alvarado, mientras que Guillermo Brown recibirá en su estadio al Deportivo Morón.

Síntesis del partido:

BARRACAS CENTRAL (1): Elías Gómez; Maximiliano Rodríguez, Enzo Ortíz, Fernando González y Leonel Bontempo; Marcos Pinto, Carlos Arce, Lucas Colitto, Iván Tapia, Alexis Cuello y Facundo Castro.

Suplentes: Mariano Monllor, Ezequiel Filipetto, Facundo Oreja, Isaac Suárez, Fernando Valenzuela, Ramiro López y Mauro Matos.

GUILLERMO BROWN (1): Cesar Taborda; Mauro Bazán, Diego Herner, Luciano Sánchez y Guillermo Ferragut; Facundo Soloa, Mauricio Vera, Emanuel Moreno y Rodrigo Depetris; Julián Bonetto y Facundo Pumpido.

Suplentes: Franco Agüero, Leandro Lugarzo, Matías Ruiz Díaz, Matías Rojo, Agustín Bolivar, Denis Martínez y Gonzalo Urquijo.

DT: Marcelo Broggi

Goles: PT 21’ Facundo Castro, de penal (BC); ST 10’ Facundo Pumpido (GB)

Cambios: Valenzuela x Cuello, López x Arce y Matos x Tapia (BC); Bolivar x Soloa, Martínez x Depetris y Ruiz Díaz x Bonetto (GB)

Amonestados: Bontempo, Arce y Colitto (BC); Bazán, Bonetto, Pumpido y Bolivar (GB)

Árbitro: Nelson Sosa

Estadio: Claudio Chiqui Tapia (Barracas Central)

Foto: @barracascentral


Avatar

Acerca Diego González

ver todas las publicaciones

Diego Gonzalez nació un 11 de agosto del año 1975 en el Hospital Evita de Lanús, exactamente el mismo lugar donde también nació un cara sucia de Fiorito que años más tarde regaría de alegría el suelo argento. Desde temprana edad Diego se mostró como un niño motivado hacia la inventiva general (¿?), es por eso que al llegar a la pre adolescencia decidió que quería ser Ingeniero Electro-mecánico. Las cosas no salieron tal cual las soñó y los años hicieron su trabajo para intentar moldearlo como docente, profesión que ejerce actualmente con mucho honor y alguna que otra lágrima a fin de mes. Estudió historia, de ahí su pasión por esa rama de las Ciencias Sociales, además de trabajar en una escuela pasa varias horas de la semana metido en el Archivo Histórico de Barracas donde aprendió a desempolvar documentos, libros y fotos. Llegó al Rincón del Futbol por medio de una de las tantas invitaciones sin sentido que el Sr. Facebook nos provee cada día, aunque nunca imaginó que en “el Rincón” encontraría un espacio que sí tenía sentido. Hace un tiempo estuvo recluido en un retiro espiritual rogándole (quien sabe a quién) que sus neuronas no lo abandonen y se alineen correctamente para poder hacer uso de su pluma en pos de informar y entretener, siempre desde sus tres pasiones: la historia, el fútbol de ascenso y, desde hace algunos años, el fútbol femenino. Así que, señor lector, siéntese cómodo y espere tranquilo, algo bueno está por venir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*