El último libro de Jorge Valdano

La globalización está en boca de todos pero su contenido no es tan simple como lo imaginamos. Muchos relacionan la globalización con oportunidades, con empleo, con la modernización, con la nueva tecnología; hay otros en la vereda opuesta, que la critican porque causa pobreza, hambre, miseria, desempleo, xenofobia y guerra. “Fútbol: El juego infinito, el nuevo fútbol como símbolo de la globalización” de Jorge Valdano analiza y reflexiona el fútbol actual, europeizante y eurocéntrico, desde ambas posturas.

Si partimos de Zygmunt Bauman, filósofo y sociólogo polaco fallecido la semana pasada, aparecen en el escenario de hoy los propietarios ausentes o absentistas, cuya modalidad de obrar es la de invertir desconectándose de las obligaciones que tradicionalmente se contraían con los empleados, el fisco, etc. Hoy se desobligan y se liberan de contribuir a la vida cotidiana y a la perpetuación de la comunidad. Los clubes de fútbol son un claro ejemplo, siguiendo el modelo de las sociedades anónimas, que se quieren imponer en nuestro país, magnates rusos, árabes o chinos han invertido en el fútbol para alcanzar este objetivo. Con prosa atractiva y entretenida, Jorge Valdano lo ilustra muy bien en el capítulo “El negocio”. Al mismo tiempo, reconoce “La cara buena del dinero”, posibilidades que el negocio del fútbol genera por ejemplo a nivel turístico regional. Unas páginas delante, Valdano se pregunta: “¿Cuánto falta para que el espectáculo contamine definitivamente el fútbol? Ya está haciéndolo. Tengo la sensación de que el marketing está pisando el césped y que eso es peligrosísimo”. Él se pregunta y responde al mismo tiempo, pero lo curioso es la contradicción de sus argumentos para analizar el fenómeno futbolístico.

Valdano repasa los diferentes actores que participan en este espectáculo, y describe cómo cada uno se adecuó a la nueva realidad global del fútbol. Como el juego en sí mismo ha cambiado, transformando el papel de los entrenadores y los jugadores. Explica cómo, en definitiva, el fútbol hoy es un negocio sin fronteras que genera una emoción en perpetua renovación, y en el que los aficionados pasan a ser clientes, con dos visiones encontradas sobre el concepto de la globalización y el mundo de los negocios que transcurre implícitamente a lo largo del libro. Lo entiendo, Valdano ha sido jugador, técnico, dirigente y ahora periodista, puede mirar al fútbol desde varios ángulos con profundidad única. Anécdotas deliciosas e historias ocultas detrás de personajes como Lionel Messi y Cristiano Ronaldo ilustran sus páginas. “Valdano” es sujeto y objeto de análisis, forma parte del sistema al cual él mismo analiza, allí la dificultad para alcanzar la neutralidad valorativa en una reflexión crítica que un buen periodista requiere, por lo menos el mismo lo reconoce cuando dice que “no hay nada más humano que la contradicción y el fútbol profesional tiene reglas despiadadas con la coherencia” (página 222).

“La función de la cultura no consiste en satisfacer necesidades existentes sino en crear necesidades nuevas, mientras se mantienen aquellas que ya están afianzadas o permanentemente insatisfechas. El objetivo principal de la cultura es evitar el sentimiento de satisfacción en sus ex súbditos y pupilos, hoy transformados en clientes, y en particular contrarrestar su perfecta, completa y definitiva gratificación, que no dejaría espacio para nuevos antojos y necesidades que satisfacer”, dijo Zygmunt Bauman. Pido permiso, para reemplazar la palabra cultura y colocar “FÚTBOL” para así pensar, reflexionar y analizar este deporte global de una manera tan compleja como infinita.


Diego Benítez

Acerca Diego Benítez

ver todas las publicaciones

“ FUTBOL: CULTURA DE MASAS” Me llamo Diego Benítez, llegué al Rincón del Fútbol por medio de mi amigo, Emiliano Schiavi, con quien compartí estudios en la carrera de Ciencias de la Comunicación en la Universidad de Buenos Aires. Me apasiona el fútbol tanto como el periodismo, y me interesa analizarlo como fenómeno de cultura de masas. Los medios masivos de comunicación atraviesan nuestra sociedad por todos lados y el fútbol no permanece a salvo de las pantallas. En la actualidad, el fútbol es un espectáculo masivo y globalizado, bajo múltiples intereses que hacen todo lo posible para permanecer ocultos. Jugadores, dirigentes, barras bravas , funcionarios públicos e hinchas son algunos de los actores que también “juegan” con la pelota. Todas las fechas suceden acontecimientos que hacen visible la cultura del fútbol argento, quien más allá de ser un gran espectáculo, “todavía” es un deporte.

2 Comentarios en este artículo

  1. Mariana Godoy

    ¡Excelente columna!

    Mariana Godoy / Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*