El poder de la actitud: cómo desarrollar una mentalidad ganadora

Cuando en el fútbol se quiere decir que un jugador no tiene “actitud”, lo que realmente se quiere expresar es que dicho jugador no puede transformar un pensamiento o sentimiento en una accion. El jugador primero piensa, luego siente y después actúa, en ese orden. Por lo tanto, si piensa mal, la accion que quiera realizar le resultará también mal. El fútbol pone a prueba los pensamientos y sentimientos de los jugadores, y a menudo el éxito consiste en hacer lo necesario pese a los miedos.

El éxito en la mayoría de los casos se debe a una “actitud” mental positiva, combinada con el duro trabajo de una preparación eficaz. Cada jugador alcanzará el éxito tomando el control sobre su estado mental y emocional, dejando que la actitud ganadora guíe su ejecución.

Los entrenadores tienen mucho trabajo que hacer a la hora de trabajar la “actitud”. Ellos deben juzgar dicha actitud individual y grupal de sus equipos por los comportamientos que ven en el campo de juego y también en sus alrededores. Los buenos entrenadores son grandes observadores y están al acecho de comportamientos que revelen el estado mental de un jugador. Por lo tanto, los entrenadores deben darse cuenta de que sus palabras, su lenguaje corporal y la forma en la que proporcionan la retroalimentación van a tener un fuerte impacto en el rendimiento del jugador. La negatividad provoca ceguera en lugar de contribuir al desarrollo de una visión positiva, lo que hace es mutilarla.

No cabe duda que un entrenador que pueda influir en el estado anímico y mental de un jugador, cuenta con una ventaja significativa a la hora de producir un mejor rendimiento. Por el lado del jugador, cada uno de ellos se enfrenta a un amplio repertorio de miedos potenciales (al fracaso, a cometer errores, a perder el control, etc.). Si no se afrontan estos miedos internos pueden provocar estados mentales negativos que aniquilen la actitud. Para desterrar estos pensamientos, se puede reconocer el poder de la “actitud”, para así lograr altos niveles de rendimiento, y que este tenga un verdadero impacto en el equipo.

Por lo tanto, el rendimiento sobreviene a la “actitud”, y ésta es una elección diaria que los jugadores y técnicos pueden hacer.

 


Daniel Arrigo

Acerca Daniel Arrigo

ver todas las publicaciones

Daniel Arrigo profesor en Ciencias Economicas, actualmente trabajando en ua escuela del Delta de San Fernando y en el Bachillerato para adultos. Paralelamente cursando la carrera de Coach Ontologico y dedicado al entrenamiento de la fuerza mental de jugadores de futbol. Llego al rincon del futbol por seguir sus columnas en twitter y con la expectativa de crecer junto a todos los compañeros de la redaccion. Mi gran objetivo como docente y Coach es ayudar a las personas a cumplir su sueño.

2 Comentarios en este artículo

  1. Avatar

    Muy bueno Dani!! Felicitaciones!!

    Diego González / Responder
  2. Avatar

    yo soy de ecuador y estuve en el 1 seminario internacional de alta gerencia en gestion del deporte empresa y deseo trabajar en esto soy lcd. en educasion fisica deportes y recreasion y e aprendido mucho en elaborar proyectos deportivo masivos y cada dia aprendo mas me gusta este articulo pues tenemos un ekipo de futbol k subio de categoria y sus dirigentes son mis amigo y deseo ayudarlos con su empresa gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*