El Pincha a la final

Estudiantes de Buenos Aires derrotó en Caseros a Fénix por 2 a 1 y, gracias al empate de Platense, se enfrentará al Calamar en un desempate por el título de la Primera B y el ascenso a la B Nacional.

Estudiantes de Buenos Aires logró dar vuelta un duro partido contra el Águila de Pilar y logró seguir vivo en la lucha por el título. El partido parecía de trámite parejo durante los primeros minutos con un conjunto local que se  mostraba dominante ante la necesidad de ganar para seguir con chances de ascender sin jugar el reducido, contra un equipo de Pilar que quería terminar de la mejor manera posible un torneo irregular y engrosar su promedio.

El equipo de Lucas Nohra pegó primero por medio de Luciano Romero que apareció solo por el costado izquierdo del área y remató fuerte y cruzado para dejar sin chances a Pucheta y marcar el 1 a 0 para Fénix, que ponía muda a la gente del Matador de Caseros los 21 minutos del primer tiempo.

Por suerte para ellos, Lionel Altamirano encontró un muy buen pase de Matías Jaime, que lo encontró mano a mano con el arquero para empatar las acciones devolviendo la esperanza a sus hinchas. Después de eso, Estudiantes creció en confianza y buscó siempre el juego por las bandas y algunas salidas de contra para poder ser más puntilloso al momento de lastimar.

Matías Jaime, que fue de lo mejor, probó darle la victoria con un tiro libre pero la gran reacción del arquero Rodríguez salvó al equipo de Pilar. Después, entre Ibáñez y Jaime armaron una linda jugada por derecha y dejaron solo a Altamirano, que buscó fusilar al arquero que tapó una pelota muy difícil para salvar a su equipo.

Sobre el final del primer tiempo, Fénix tendría la chance de ponerse arriba de nuevo con un tiro Libre que Velazco mandó en forma de centro y cabeceó Ruiz, pero apenas se fue al lado del palo.

En el segundo tiempo, el equipo de Kropriva salió a ganarlo con todo, en los primeros minutos Jaime tuvo dos claras desde afuera. Primero a los 4′ probó de media distancia y la pelota se estrelló en el travesaño para negarle su tanto y luego en un tiro libre apenas fuera de la medialuna Rosso se la movió apenitas y el remate por abajo, al palo del arquero se fue por poco, para la decepción de los hinchas que nuevamente habían gritado el gol que no fue.

Pero todo cambiaría en una muy buena jugada de Medina que se puso de frente al arco pero remató desviado por la mano de Simoli que el árbitro advirtió para cobrar la pena máxima. Lionel Altamirano se hizo responsable y con suspenso, ya que Rodríguez la tocó, la pelota terminó entrando para delirio de todo Caseros que estalló en un grito de gol y empezaba a poner una oreja en lo que pasaba en Munro con Colegiales y Platense.

Sobre el final del encuentro, Estudiantes no tuvo grandes sobresaltos y dominó los tiempos sin problemas. El árbitro, Yael Falcón, decretó el final del juego y el delirio estallaba en las tribunas pero no en el campo de juego, ya que Platense seguía jugando y tenía la chance de llegar a un tanto que nunca alcanzaría y apenas dos minutos más tarde los jugadores se dieron el lujo de celebrar lo que ya era un hecho consumado.

Estudiantes y Platense jugarán un desempate por el título de la Primera B Metropolitana y el ascenso directo a la B Nacional.

 

Foto: Prensa Estudiantes.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*