El mejor Mundial, la peor derrota

El Mundial de China 2007 significó la mejor actuación de Brasil en mundiales. Llegó hasta la final donde se encontró con una Alemania implacable que, además de mostrar un gran nivel futbolístico, tuvo la entereza y la mente fría a su favor para llevarse la Copa. Este es, entonces, el partido destacado y más importante elegido por mí, en la historia de la Selección brasileña.

No caben dudas que Brasil es una de las selecciones más importantes de nuestra región sudamericana. Sin embargo, cuando le tocó participar en las siete ediciones de los mundiales, no pudo lograr grandes resultados hasta el año 2007 cuando fue finalista.

Es verdad que en EEUU llegó hasta el tercer puesto, pero aquella edición jugada en China, significó un nivel extraordinario de las Canarinhas. Entre las figuras destacadas del equipo dirigido por Jorge Barcellos, estaba Marta, una joven de 21 años que a partir de esa Copa se consagró como una de las jugadoras más importantes del mundo. También Cristiane, una gran delantera que secundaba a la 10 y se entendían a la perfección. En el fondo, la firmeza de Daniela y Elaine sumado a la habilidad y el despliegue tanto de Renata como de la eterna Formiga, hacían de Brasil un equipo muy equilibrado y seguro de lo que quería.

Pasaron la fase de Grupos sin problemas dejando en el camino a Nueva Zelanda, China y Dinamarca. En Cuartos de Final enfrentaron a Australia y ganaron con un ajustado 3 a 2. En Semifinales hicieron polvo a USA propinándole un 4 a 0 contundente y en la Final se encontraron con Alemania, las defensoras del título que llegaban a la finalísima de manera invicta y ganando los 5 partidos que jugaron, sin recibir goles en contra.

El encuentro se jugó en el Shangai Hongkou Football Stadium ante 31.000 espectadores, un 30 de septiembre.

DISPUTA. Una escena del partido, Aline y Melanie Beringuer. Foto: Foto-Net

Las acciones comenzaron favorables a las Alemanas pero Brasil supo equilibrarlo y comenzó a llevar peligro al arco defendido por Angerer. Tuvo una muy clara en los pies de Daniela quien disparó desde la medialuna del área y la pelota dio en el palo. No obstante, se fueron al descanso sin abrir el marcador y con la sensación de que las sudamericanas estaban jugando mejor.

En la segunda etapa todo cambio porque Alemania pegó fuerte, casi desde el vestuario. Fue a los 7 minutos cuando Birgit Prinz (la figura del mundial 2003) capturó en el área un pase de Smisek y remató en soledad anotando el 1 a 0. Brasil no se quedó en el molde y salió a buscar la igualdad e iba a tener una oportunidad muy clara. Porque 12 minutos luego del gol alemán, Bresonik la bajó a Cristiane dentro de su propia área y Tammy Ogston marcó la pena máxima. La encargada de patear el penal fue Marta y su ejecución fue atajada por Angerer que adivinó hacia donde iba a ir el disparo de la 10 logrando desviarlo.

PENAL. El momento en que Nadine Angerer logra atajar el penal ejecutado por Marta. Foto: Foto-Net

Lejos de amedrentarse, las Canarinhas siguieron buscando y merecían el empate. Sin embargo, las cosas no le salían como esperaban, un claro ejemplo fue un tiro libre muy bien ejecutado por Daniela que dio en el palo cuando Angerer no iba a poder llegar nunca. Y, como se dice habitualmente, los goles que te erras en un arco…

Cuando el reloj marcaba los 41 minutos, un córner alemán y la cabeza de Simone Laudehr sentenciaron el partido. Fue 2 a 0 para Alemania que se consagraba bicampeona.

El consuelo para Brasil, si es que se puede tomar así, estuvo en los premios recibidos por Marta como goleadora y figura. La estrella brasileña recibió el Botín y el Balón de Oro y su figura trepó a los primeros planos del futbol mundial. Hoy, con 33 años, Marta participará de una nueva Copa del Mundo. Francia la espera ¿Podrá Brasil tomarse revancha?

BOTÍN DE ORO. Marta junto a Abby Wambach (USA) y Ragnhild Gulbrandsen (Noruega), figuras del Mundial. Foto: Action Images

Foto principal: Agencia AFP


Avatar

Acerca Diego González

ver todas las publicaciones

Diego Gonzalez nació un 11 de agosto del año 1975 en el Hospital Evita de Lanús, exactamente el mismo lugar donde también nació un cara sucia de Fiorito que años más tarde regaría de alegría el suelo argento. Desde temprana edad Diego se mostró como un niño motivado hacia la inventiva general (¿?), es por eso que al llegar a la pre adolescencia decidió que quería ser Ingeniero Electro-mecánico. Las cosas no salieron tal cual las soñó y los años hicieron su trabajo para intentar moldearlo como docente, profesión que ejerce actualmente con mucho honor y alguna que otra lágrima a fin de mes. Estudió historia, de ahí su pasión por esa rama de las Ciencias Sociales, además de trabajar en una escuela pasa varias horas de la semana metido en el Archivo Histórico de Barracas donde aprendió a desempolvar documentos, libros y fotos. Llegó al Rincón del Futbol por medio de una de las tantas invitaciones sin sentido que el Sr. Facebook nos provee cada día, aunque nunca imaginó que en “el Rincón” encontraría un espacio que sí tenía sentido. Hace un tiempo estuvo recluido en un retiro espiritual rogándole (quien sabe a quién) que sus neuronas no lo abandonen y se alineen correctamente para poder hacer uso de su pluma en pos de informar y entretener, siempre desde sus tres pasiones: la historia, el fútbol de ascenso y, desde hace algunos años, el fútbol femenino. Así que, señor lector, siéntese cómodo y espere tranquilo, algo bueno está por venir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*