El infierno estuvo encantador

Independiente venció 2 a 0 a Colón de Santa Fe en Avellaneda por la Superliga Argentina. Acevedo, en contra, y Romero anotaron los goles del triunfo.

Los Diablos Rojos encendieron la caldera e hicieron estallar de felicidad a su gente después de una semana cargada por el mal resultado obtenido en la Superliga ante Estudiantes de La Plata y la eliminación en la Copa Sudamericana.
Hoy todo fue diferente. El infierno estuvo encantador y todo le salió bien a un Independiente que recuperó el aliento y mostró un gran rendimiento colectivo ante Colón de Santa Fe, que tiene al plano internacional en su foco principal. El resultado final fue 2 a 0 en la cuarta fecha de la Superliga Argentina. Aunque las buenas intervenciones del arquero uruguayo Leonardo Burian evitaron que se amplíe la diferencia.

Sebastián Beccacece reacomodó a sus protagonistas tras las malas experiencias adquiridas. Optó por disponer un 4-3-3 como sistema táctico con Nicolás Figal, quien volvió a ser marcador central, Pablo Pérez abandonó el banco y jugó como interno y Sebastián Palacios dejó de flotar por todo el frente de ataque para volcarse a la izquierda y explotar su diagonal. Cada engranaje se ajustó a la perfección y el equipo logró imponer las condiciones de juego a un ritmo intenso. Dominó la pelota y estableció una buena triangulación en tres cuartos de cancha y profundizó en el área.

Salida con dos centrales de buen pulso, sobre todo Figal, entrega y recuperación con Lucas Romero y manejo con Juan Sánchez Miño y Pérez en el medio. Con esos atributos, más los desbordes de Palacios y alguna aparición de Fabricio Bustos por el sector derecho, Independiente dejó plasmada su superioridad ante Colón durante el primer tiempo. Gracias a la pelota parada, llegó la apertura del marcador: Alexander Barboza conectó un tiro de esquina de Gastón Silva, la pelota rozó en Lucas Acevedo y se clavó en el arco de Leonardo Burián.

Colón dispuso un esquema que favoreció la intensidad de Independiente. Sin laterales, Fernando Zuqui y Marcelo Estigarribia cubrieron los costados. La intención de formar una línea de tres defensiva con la presencia de Matías Fritzler entre los centrales le contrajo muchos problemas porque Palacios ganó el mano a mano por la raya. Los santafesinos padecieron toda la noche las pelotas cruzadas de la ofensiva local, y su única vía de llegada al arco de Martín Campaña se produjo con alguna aventura individual de Cristian Bernardi. Sin ir más lejos, a través de un centro suyo que Wilson Morelo cabeceó defectuosamente inquietó al arquero uruguayo.

En el complemento, continuó el monólogo de Independiente. Colón no logró romper el sometimiento y sólo preocupó por alguna desinteligencia de Campaña. Y de no haber sido por Burián y los contragolpes mal terminados por Sánchez Miño, Independiente hubiera conseguido mucho tiempo antes el segundo gol. El arquero del conjunto santafesino contuvo cuatro remates complicados y evitó un resultado más holgado. Hasta que, en la agonía del partido, Silvio Romero selló el marcador y le dio el golpe final a un rival que sigue soñando en la Sudamericana, pero esta noche, tuvo una pesadilla.

Foto: Diario de Cuyo


Santiago Sandoval

Acerca Santiago Sandoval

ver todas las publicaciones

Antes que nada, hijo de Dios. 20 años. Estudiante de periodismo. Cubro en el Rincón al CAI junto a Alexis Viojo. Me fue mal practicando deporte, así que me dediqué a escribir (?). Confirmar, afirmar e informar es una política de estado, aunque la idea principal es contar historias. Bienvenidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*