El infierno está encantador

Otra vez, Independiente. Otra vez volvió una noche mágica de Copa. Otra vez, se quedó con la victoria en el Libertadores de América, lugar donde sólo conoce la victoria en esta competición. Otra vez a un paso de la consagración de un proyecto, un trabajo, una idea. En este momento vive para lo que está acostumbrado: competir en las copas internacionales. Pero para desatar el festejo del Libertadores de América primero debía revertir el resultado en contra un aguerrido Libertad.

En el comienzo, el Rojo fue decidido. Veloz, agresivo y lúcido.
La contundencia y eficacia fueron otros atributos del equipo en la primera parte ya que a los 18 minutos estaba con un 2 a 0 en el marcador. Ridículo. A los 16, tras una torpe infracción de Antolin Alcaraz dentro del área contra Fabricio Bustos, Barco transformó en gol. Dos minutos después, Gigliotti tiró al tacho de la basura el recuerdo del penal que le detuvo Barovero en el superclásico de 2014 por semifinal de Copa y estableció el segundo.

Todo era una fiesta. Todo era euforia.
Pero iba a durar poco. Seis minutos después, luego de tres cabezazos de Libertad en el área y diez falencias defensivas de Independiente, Ángel Cardozo Lucena estampó el descuento.
Nuevamente, Independiente necesitaba un gol para volver a tener vida. Fiel a su estilo, continuó siendo agresivo y encontrando huecos en la defensa paraguaya. Y encontró el gol rápido, a los 30 minutos, seis más tarde del golpe de los paraguayos. El personaje de la noche, el Puma Gigliotti, puso el 3 a 1 y le devolvió la ilusión a todo Independiente.
Sin comodidades pero con la certeza de un resultado positivo, el equipo dirigido por Ariel Holan se fue al descanso.
Nada estaba definido aún.

Ya en el complemento, Libertad tomó el mando del partido, empujado por la necesidad de buscar el gol que lo ponga en la final. Tuvo la posición en campo rival la mayoría del tiempo. El local no jugó del todo cómodo, resistió los ataques rivales replegándose y estuvo firme en la marca.
Libertad insistió y fue muy superior en cuanto el juego desde el comienzo del segundo período pero Independiente, acostumbrado a hacerle frente a la adversidad y con el apoyo ferviente de su gente, logró aguantar el 3 a 1 a favor.

El final fue una fiesta. Todo rojo. Un desahogo enorme de volver a pisar una final internacional luego de haber pasado momentos tan oscuros como el descenso a la B Nacional en 2013, Independiente se reencontró con su verdadera identidad. Y esa conexión clave entre entrenador, jugadores e hinchas se reflejó durante toda esta competición.
Demostró tener grandes individualidades en todas las líneas como Meza, Barcos, Rodríguez, Silva, Fernández, Bustos, etc. A partir de esos detalles personales que fueron potenciados durante este tramo y gracias al trabajo de Ariel Holan, consiguió formar un equipo colectivo, sólido, compacto y con una identidad de juego. Mucho tiene que ver el hombre de los drones que fue subestimado al comienzo. Independiente está en su segunda final en la historia de Copa Sudamericana.

Su próximo rival en la final saldrá entre Flamengo de Brasil o Junior de Colombia. El equipo brasileño manda en la serie por 2 a 1, mañana se jugará el partido definitorio en Colombia.
Independiente está a un paso de volver a ser. Sabe de finales, nunca perdió em su historia en esta situación. El infierno está encantador y el sueño, cada vez más cerca.

Síntesis

Independiente (3): Martín Campaña; Fabricio Bustos, Alan Franco, Gastón Silva, Nicolás Tagliafico; Diego Rodríguez, Juan Sánchez Miño; Maximiliano Meza, Ezequiel Barco; Martín Benítez y Emmanuel Gigliotti.
DT: Ariel Holan.

Libertad (1): Rodrigo Muñoz; Luis Cardozo, Antolín Alcaraz, Paulo Da Silva, Salustiano Candia; Alan Benítez, Sergio Aquino, Ángel Cardozo, Jesús Medina; Jorge Recalde y Santiago Salcedo.
DT: Fernando Jubero.

Goles: 16′ PT. Ezequiel Barco, de penal  (I); 18′ PT. Emmanuel Gigliotti (I); 24′ PT. Ángel Cardozo (L); 30′ PT Emmanuel Gigliotti (I)

Amonestados: Rodríguez, Campaña (I) Cardozo (L)

Árbitro: Roddy Zambrano (Ecuador)

Estadio: Libertadores de América

Fotos: Diario Panorama, Diario Registrado, Sport, Twitter, Diario Popular y Sport.


Santiago Sandoval

Acerca Santiago Sandoval

ver todas las publicaciones

Antes que nada, hijo de Dios. 20 años. Estudiante de periodismo. Cubro en el Rincón al CAI junto a Alexis Viojo. Me fue mal practicando deporte, así que me dediqué a escribir (?). Confirmar, afirmar e informar es una política de estado, aunque la idea principal es contar historias. Bienvenidos.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*