El desafío del desierto

FESTEJO:La celebración de los sauditas luego de la clasificación.

Arabia Saudita se transformó en la octava selección en clasificar al Mundial de Fútbol de Rusia. El conjunto asiático participará por quinta vez de esta competencia intentando igualar su mejor performance: Octavos de Final en Estados Unidos 1994. Será dirigido por el argentino Juan Antonio Pizzi y tendrá el privilegio de abrir el torneo el 14 de junio enfrentado al conjunto local. 

El 5 de septiembre del año pasado el seleccionado de Arabia Saudita derrotó por 1-0 a Japon con gol de Fahad Al-Muwallad en el King Abdullah Sports City logrando el pase al próximo Mundial, máxima cita del fútbol al cual no asistía desde Alemania 2006.

La travesía del conjunto saudita por las eliminatorias fue de desempeño aceptable con una nota de color: 9 días después de haberse clasificado al Mundial bajo la dirección técnica del holandés Bert Van Marwijk, éste presentó su renuncia al mismo por desacuerdos en su nuevo contrato con la Federación de fútbol de ese país. Y fue reemplazado por un viejo conocido nuestro: Edgardo Bauza.

OTRA DESILUSIÓN: Sin mundial. Bauza despedido de Arabia Saudita.

Así, el sueño inconcluso del Patón de dirigir un Mundial de Fútbol parecía posible luego de las dos frustraciones sufridas con la Selección Argentina y con la de Emiratos Árabes Unidos, donde fue despedido de ambas por sus malos desempeños.

Sin embargo, Bauza fue destituido de la conducción técnica de Arabia Saudita luego de permanecer en el banco apenas dos meses y ocho días, habiendo disputado solamente cinco partidos amistosos, con dos triunfos y tres derrotas. “He seguido los últimos amistosos del equipo nacional. Claramente, no existe identidad y los resultados son insatisfactorios. Bauza está bajo el microscopio”, había adelantado Turki Al-Sheikh, titular de la Autoridad del Deporte del país árabe luego de la derrota 1-0 frente a Bulgaria en Lisboaen el que apenas fue el quinto partido del Patón al frente del equipo: además de haber caído 3-0 contra Portugal, antes había vencido 2-0 a Letonia en un encuentro no oficial y había sumado un triunfo y una derrota: 5-2 sobre Jamaica y 0-3 con Ghana.

El reemplazo del Patón llegó rápido y también se trató de un DT con rodaje por nuestro país y Sudamérica: otro compatriota, Juan Antonio Pizzi. El presidente de la Federación, Adel Bin Mohamed Ezat, valoró el “currículum lleno de logros” y las “altas ambiciones” del nuevo entrenador, quien estuvo presente en el sorteo del Mundial que le deparó a Arabia Saudita compartir su grupo junto a Uruguay, Egipto y Rusia.

SISTEMA CLASIFICATORIO DEL CONTINENTE ASIÁTICO:

Volviendo al camino recorrido por Arabia Saudita bien vale poner en contexto el formato de clasificación de la zona asiática: De las 47 asociaciones nacionales afiliadas a la AFC (Confederación Asiática de Fútbol) 46 participaron en el proceso clasificatorio (de 4 rondas) excluyendo a la Islas Marianas del Norte, quienes no formaron parte del torneo ya que aún no eran miembros afiliados a la FIFA. Para determinar las selecciones que iniciaron su participación en la primera ronda y las que ingresaron en la segunda ronda se clasificaron a los equipos de acuerdo al Ranking FIFA publicado el 8 de enero de 2015.​ Las doce selecciones con el ranking más bajo iniciaron en la primera ronda, mientras que el resto de equipos ingresaron en la segunda ronda.

Las 12 selecciones participantes en la primera ronda formaron 6 series de 2 equipos y se enfrentaron en partidos de ida y vuelta con un sistema de eliminación directa. Los ganadores de cada serie clasificaron a la segunda ronda.

En la segunda ronda ingresaron a la competición las 34 selecciones restantes (Entre ellas Arabia Saudita) las cuales, junto a las 6 selecciones procedentes de la ronda anterior, fueron distribuidas en 8 grupos de 5 equipos, cada equipo juega contra sus cuatro rivales de grupo en partidos de ida y vuelta con un sistema de todos contra todos. Clasificaron a la siguiente ronda los primeros del grupo y los 4 mejores segundos.

La tercera ronda constó de 2 grupos de 6 equipos, cada equipo jugó contra sus cinco rivales de grupo en partidos de ida y vuelta con un sistema de todos contra todos, clasificando a la Copa Mundial de Fútbol de 2018 los dos primeros de cada grupo mientras que las selecciones que terminaron en tercer lugar accedieron a la cuarta ronda, la famosa instancia de repechajes intercontinentales.

LOS HIJOS DEL DESIERTO CAMINO A RUSIA:

Al ocupar la posición 102° del Ranking FIFA, Arabia Saudita ingreso en la segunda rueda del proceso clasificatorio asiático integrando el grupo A junto a Emiratos Árabes Unidos, Palestina, Malasia y Timor Oriental. Lideró la clasificación producto de 6 triunfos, 2 empates y 0 derrotas, con lo que totalizó 20 puntos.

En la tercera y última fase, Arabia Saudita compartió el Grupo B junto a Japón, Australia, Emiratos Árabes Unidos, Tailandia e Irak. Jugó 10 partidos con 6 triunfos, un empate y 3 derrotas. Sumó 19 puntos, uno menos que el líder de este grupo, Japón. Y gracias a la diferencia de gol (+7) que mantuvo sobre Australia (+5) se alzó con el segundo lugar logrando la clasificación al próximo Mundial. 

GOLEADOR Y FIGURA: Fahad Al-Muwallad, la estrella saudí, autor de 16 goles.

El delantero Fahad Al-Muwallad marcó el gol del triunfo en el último partido frente a Japón y es la gran figura de la selección saudita. Llega a la Copa del Mundo con la madurez que otorga los 30 años de edad y con el aval de ser el máximo anotador de la zona asiática con 16 goles. Es el delantero titular del Al-Nassr saudita, donde juega desde 2009.

Aquel lejano 11 de mayo de 2015 marcó el inicio del camino de Arabia Saudita en estas eliminatorias con un triunfo 3-2 ante Palestina en condición de local. Poco mas de 2 años y 4 meses después, el triunfo ante Japón por 1-0 depositó a los “Hijos del Desierto” en el próximo mundial.

Allí, además de marcar el inicio del torneo enfrentando a Rusia, intentarán igualar su mejor registro en participaciones mundialistas y demostrar que son más que petróleo y riqueza. Intentarán demostrar el crecimiento del fútbol asiático. Y por qué no soñar con avanzar a la próxima fase. Soñar no cuesta nada. Y hacerlo realidad tampoco.

 

Por: Lucas Blanco

 

 


Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*