El Decano puso fin a la ilusión de Boca

Con goles de Núñez y Barbona, Atlético Tucumán derrotó como visitante 2-1 a Boca y lo marginó de la lucha por la Superliga. Abila anotó para el Xeneize. Los tucumanos se acercan a la próxima Libertadores.

Parecía imposible, pero la ilusión estaba. El sueño del primer tricampeonato de la historia se jugaba todo en esta semana. Con trabajo Boca había superado a Lanús. Y el examen de esta noche (un partido pendiente de la 15° fecha de la Superliga) ante Atlético Tucumán, implicaba la posibilidad de quedar a siete puntos de los lideres con la ventaja de visitar a uno de ellos, Defensa y Justicia, el domingo. Estaba la esperanza de achicar a 4 unidades la diferencia con el Halcón con el agregado de que la Academia, el otro punterotenía el clásico de Avellaneda por delante…pero el Xeneize volvió a decepcionar y dejo pasar el último tren. Perdió con el Decano 2-1 y se despidió de la Superliga.

Resulta extraño ver dos caras tan disimiles en un equipo en el mismo partido. Y a su vez, como ya hace un tiempo, dos caras dentro del mismo equipo. Pero eso sucedió esta noche con el Boca de Gustavo Alfaro, que, por otra parte, volvió a fallar con los cambios. Una cosa fue el Xeneize en la primera etapa y otra en el complemento. Y una cosa fue el local atacando y otra defendiendo.

ALEGRíA. Solo es tucumana. FOTO: El comercio de Perú

La jugada que abrió el marcador para la visita fue una demostración de la noche negra que tuvo la defensa del local. Apenas iban 9′ cuando Matos, luego de un lateral, desbordó, tiró un centro que ninguno de los laterales pudo despegar, duda de Andrada, pifia brutal de Buffarini y gol de Núñez.

Más allá de la obligación de dar vuelta del resultado, y la ansiedad que esto conllevaba, Boca no se desesperó. Y quizás pudo verse lo mejor del Xeneize desde la llegada de Gustavo Alfaro. Un Carlos Tevez activo, un Bebelo Reynoso que se sumaba al circuito de juego y un Sebastián Villa que demostró, hoy, estar varios escalones por encima de Cristian Pavón.

Luchetti le ahogó el grito de gol a Nández y Tevez. Boca se hizo dueño de la pelota (65% de posesión) y campo. Parecía que el empate estaba cerca. Pero también el Decano del segundo. Matos y Barbona se lo perdieron ante un fondo Xeneize que seguía dando señales de una fragilidad alarmante. Era un partido de ida y vuelta y abierto para cualquiera de los dos.

En el complemento, Alfaro decidió mandar a la cancha a Zárate en lugar de Reynoso. El cordobés, sin haber jugado un PT brillante, es una de las pocas piezas que hay en el plantel azul y oro para conectar al medio con el ataque. La variante le dio al local mas peso ofensivo, pero lo privo de generacion de futbol. Boca quedó partido y lo sintió.

PERDIDOS. Tevez y Zárate dialogando. FOTO: Olé

Quedó atado a la aparición de una individualidad mientras Atlético se paro en clara posición de contraataque a la espera de aprovechar alguna de las múltiples falencias defensivas del local. Justamente las ganas y fuerza de Abila le permitió al local alcanzar la igualdad.

Quizás el empate “cebo” a Alfaro que decidió mandar a la cancha a Darío Benedetto y Cristian Pavón en lugar de Carlos Tevez y Sebastián Villa. Mas poder de fuego arriba que no siempre se traduce en fuego. Porque para los delanteros de Boca conviertan, hay que generales las chances. Y el ex DT Huracán, tentado por los nombres u obligado por las circunstancias, mandó toda la carne al asador, acumuló hombres pero sin juego. Puro arresto individual.

Las paradojas de la vida hicieron que un mal pase de Pavón (errático como en los últimos tiempos y ya victima de murmullos) fuese interceptado por Luchetti cuando Abila entraba por el centro del área para convertir el 2-1. En la jugada inmediata, Izquierdoz pierde la pelota en la salida de Boca y tras una serie de rebotes, Barbona estableció el 2-1 para el Decano.

Lo que siguió fue lo que se preevia. El local preso de la ansiedad y sin ideas, la visita manjeando los tiempos para quedarse con los tres puntos.

Atlético, luego de un par de malos resultados, volvió a la senda del triunfo. Un trabajo hecho por Zielinsky en este tiempo para rescatar, en un fútbol lleno de discursos altisonantes. El Decano se acomoda en la lucha por ingresar a la Libertadores 2020 (quedo cuarto con 35 unidades a los igual que Boca) y reforzó su paternidad ante el club de la Ribera (le lleva dos partidos y no pierde desde 1981 con el Xeneize).

Y para Boca quedó la sensación amarga de despedirse del sueño del tricampeonato. Aunque el ciclo de Alfaro recién empieza, el Xeneize exige. Sera el objetivo ahora asegurarse un lugar en la próxima Libertadores y comenzar a desandar el camino de la actual. Y para el ex DT de Huracán llego el momento de empezar a tomar decisiones, armar un equipo base, sostenerlo y que muestre a que va jugar su “Boca“. La Superliga, como dicen los chicos, “fue”. Pero el tiempo apremia y los resultados, mas aún.

SÍNTESIS:

Boca Juniors 1: Esteban Andrada; Julio Buffarini, Lisandro López, Carlos Izquierdoz y Junior Alonso; Emanuel Reynoso (46′ Mauro Zárate), Iván Marcone, Nahitan Nández y Sebastián Villa (69′ Cristian Pavón); Carlos Tevez (66′ Darío Benedetto) y Ramón Ábila. DT: Gustavo Alfaro.

Atlético Tucumán 2: Cristian Lucchetti; José San Román, Jonathan Cabral, Bruno Bianchi y Matías Abero; Gervasio Núñez (72′ Andrés Lamas), Juan Mercier (64′ Nery Leyes), Rodrigo Aliendro y David Barbona; Leandro Díaz y Mauro Mattos (65′ Ricardo Noir). DT: Ricardo Zielinski.

Goles: 9′ Gervasio Núñez (AT), 61′ Wanchope Abila (B) y 70′ David Barbona (AT)

Amonestados: 10′ Carlos Tevez (B), 14′ Mathías Abero (AT), 36′ Nahitan Nández (B), 51′ Gervasio Núñez (AT), 63′ Leandro Díaz (AT), 76′ Dario Benedetto (B) y Rodrigo Aliendro (AT), 76′ José San Román (AT), 81′ Nery Leyes (AT) y 90′ David Barbona (AT)

Estadio: Alberto J. Armando (Boca)

Arbitro: Germán Delfino.

Imagen destacada: Clarín


Lucas Blanco

Acerca Lucas Blanco

ver todas las publicaciones

Cuando pense que esto era una etapa pasada y perdida de mi vida, Dios quizo que nuevamente me reencuentre con esta pasion. Y el que entiende de "pasiones" (como bien dice el personaje de Guillermo Francella en el "Secretos de tus Ojos) no la cambia por nada. A lo sumo, la posterga, la oculta, pero siempre esta latente hasta que vuelve a despertar. Y un compañero de trabajo hizo de "despertador". Y aqui estoy junto a la gente del Rincon que con mucha generosidad me abrieron las puertas de este "lugarcito" que es combustible para mi vida. El futbol, el deporte en general. Los tatuajes. Los bichos. Los libros. La musica. Lo nacional y popular. Los codigos. Mis otros pasiones que me convirtieron en este loco enamorado que esta aqui para aportar lo poco sabe pero con muchas ganas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*