“Las expectativas son de ir de menor a mayor”, Juan Ignacio Menéndez.

Juan Ignacio Menéndez nació el 11 de julio de 1996 en el pueblo Coronel Dorrego -ubicado entre Tres Arroyo y Bahía Blanca -, y por temas laborales en el entorno familiar del entrenador, lo llevaron a radicarse en Mercedes, Provincia de Buenos Aires.

Juan, con 23 años, nos comenta su camino en el estudio y cuándo se formó como entrenador deportivo: “Primero soy Periodista Deportivo, siempre desde chico hice periodismo deportivo. Aproximadamente en el 2011, cuando ya lo ejercía oficialmente. Después, lo fui relacionando con la dirección técnica, mientras que, en el 2015 decidí completamente por la profesión. Así y todo, en el mismo año decidí por estudiar en DeporTEA, que me permitió formarme como periodista”.

“Estoy terminando el primer año de fútbol en AFA como director técnico, que tiene que ver el fútbol infantil y juvenil para a futuro poder realizar la licencia en el segundo año que me permita dirigir mayores y nivel profesional”, explica Juan Ignacio.

Como DT en el 2013 dirigió por primera vez Fútbol Femenino un combinado de Vélez y All Boy’s: “El proyecto ya estaba plasmado en el 2011. Desde mi parte estuve dos años más tarde. Las jugadoras jugaban con la indumentaria de los clubes oficial pero en representación a nuestra localidad. Fue un convenio de mutuo acuerdo por parte de la Institución y la afiliación de los clubes. A través de una charla con directivos, surgió la idea de crear una Reserva que me encargué yo. Al tiempo, destituyen al entrenador y me tocó estar a cargo de la Primera División; dirigimos entre seis y siete encuentros”.

¿Cuándo llegaste a la Institución de Mercedes?

“Llegamos a Trocha en el 2018 y contaba con tres categoría; Primera, Reserva y la escuelita de fútbol. En Primera llegamos a la final y no pudimos salir campeones, pero clasificamos al torneo regional amateur con la unificación del Federal B y C“.

¿A partir de qué fecha surgió la actividad en Trocha?

“El Fútbol Femenino se dio en abril para trabajar en agosto y septiembre. El torneo era de fútbol 9 pero jugaban 7 mujeres y se iba a pasar a hacer fútbol 11 y en ese momento se nos ocurrió junto al delegado una idea. En una charla bromeando, vimos el boom que se había generado por la disciplina y la cantidad de chicas que se estaban acercando al club. Entonces me dice “¿por qué no mandamos alguna nota pidiendo una invitación? – explicando que ya estuvimos – enseguida se puso en contacto Jorge Barrios, Presidente de Fútbol Femenino y tuvimos dos reuniones previas que nos permitió presentar la documentación correspondiente”.

“Nosotros solamente tuvimos un mes de preparación y creo que un poco menos también. Además, probamos 37 jugadoras y fichamos 32, con eso puedo decir que fue muy breve. Las mujeres que se acercaban eran de Moreno, Rodriguez y de Luján, en ese sentido fue medio a las apuradas. Después, hicimos una gran selección que nos demostraron poder competir”.

¿Cómo ven tus dirigidas y qué expectativas tienen de encara a la Primera C?

Tuvimos un arranque de torneo complicado de acuerdo que nos tocó con equipos candidatos. Aunque no pudimos sumar, el equipo fue al frente y le pudo jugar de igual a igual, con sus limitaciones. Tratando de explotar sus virtudes pero todavía estaban a la altura de los encuentros”.

“No, no sentimos superados ampliamente por los rivales sinceramente pero nos costaba al principio llegar al arco rival. Más adelante se pudo abrir esa racha y el equipo logró convertir, con dos o tres jugadoras que tienen en su cuenta personal entre 5 y 6 tantos. Esa sensación nos permitió consolidar la defensa, al igual que los resultados que alcanzamos hasta el día de hoy que llevábamos 6 partidos sin perder; cuatros ganados y dos empates”.

“Si quizás tenemos bajas algunas variables en estos últimos compromisos que lo pagamos caro, como contra Chacarita, a los quince del segundo tiempo no tuvimos en el partido. Y el otro día contra San Martín de Burzaco, creo yo después de los 10′ del PT, regalamos algunos tramos del partido. Nos falta un poco de construcción de juego y poder tener una estructura similar al masculino, con respecto a la base de juego”.

“Las expectativas son de ir de menor a mayor. Las mismas futbolistas vieron en el campo de juego de que no hay mucha diferencias en este campeonato. Solamente tenemos que mantener el ritmo de juego y estar a la altura de lo que se viene. También trabajar en las falencias del rival para poder lastimar y hacer hincapié ahí”.

Fotos: Gentileza de J. I. Menéndez y Noticias Mercedinas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*