El City venció al United en el Clásico de Manchester

En un partido dramático, los dirigidos por Pep Guardiola se llevaron de Old Trafford un 2-1 mayormente justificado por su gran primer tiempo. De Bruyne, figura, e Iheanacho marcaron para los Citizens, mientras que Zlatan Ibrahimovic puso el 2-1 definitivo.

Las luces estaban totalmente enfocadas en lo que sería un duelo de estilos entre Mourinho y Guardiola, por lo que el primer derby de Manchester de la temporada se vendía solo. Lo cierto es que en la cancha los equipos no defraudaron la expectativa y construyeron un encuentro emocionante, que mantuvo la incertidumbre hasta que el juez Mark Clattenburg pitó el final. Los locales tenían en su once a sus nuevas figuras Pogba, en el eje junto a Fellaini, e Ibrahimovic, como punta adelante del capitán Rooney. El City, por su parte, no contaba con su goleador Sergio Agüero, reemplazado por Iheanacho, pero sí con David Silva y De Bruyne para guiar ofensivamente al conjunto.

La primera mitad fue un repaso por parte del Manchester City. Desde los minutos iniciales ya se podía notar la intención visitante de presionar alto y coordinadamente, recurso que complicó a los locales tanto para salir con pelota dominada como para contrarrestar los intentos ofensivos del conjunto de Pep, que recuperaba el balón cerca del arco de los Red Devils y tenía amenazada a su última línea con la movilidad de un Kevin De Bruyne iluminado y un Silva certero. Sin embargo, el gol que abrió el encuentro llegó de una forma distinta: sobre el cuarto de hora de juego, un pelotazo largo de Kolarov encontró a un Iheanacho que peinó el balón al espacio para De Bruyne que, más despierto que Blind, leyó la jugada de buena manera y la definió aún mejor. Así es, un equipo de Guardiola le marcaba a uno de Mourinho usando el juego directo.

El trámite de la etapa continuó favorable a los Citizens, que con paciencia para mover la pelota, la continuación de una presión coordinada y alta sobre el rival y la movilidad de sus generadores de juego para crear espacios sometieron al Manchester United a un dominio soprendente. A todo esto le añadieron efectividad, ya que sobre los treinta y seis minutos de juego Iheanacho capturó el rebote en el palo de un remate de De Bruyne para decretar el 2-0. Era una exhibición total, en el juego y en el resultado. Sin embargo, en los últimos minutos el City se complicó con algunos errores puntuales y los locales activaron su espíritu competitivo. Primero llegó el 1-2, con una gran volea de Ibrahimovic tras un grave error del arquero Bravo, que falló yendo a buscar lejos un centro inofensivo. Luego, tras una falla de Stones que derivó en un centro de Mkhitaryan para el goleador sueco, Bravo redimió su equivocación. Se iba el primer tiempo y dejaba un gran signo de pregunta para la parte final.

En el complemento, el partido fue menos vistoso pero más dramático. Mourinho metió mano de entrada y sacó a Mkhitaryan y Lingard para introducir a Ander Herrera y Rashford, poblando más la mitad de la cancha y quedando con dos puntas delante de Rooney. De esta forma, se hizo más difícil la circulación de pelota para los de Guardiola y el encuentro empezó a caer en un terreno más cómodo para los locales hasta pasados los sesenta minutos de juego. Luego de ese rato, el choque volvió a las manos del Manchester City por un lapso corto en el que pudo haber cerrado el encuentro. Ingresó el juvenil Leroy Sané para dar más oxígeno a los ataques, y en su intervención más importante en el juego habilitó a un De Bruyne que luego de hacer una fantástica diagonal estrelló la pelota contra la base del palo derecho de De Gea. El partido se había roto y podía pasar cualquier cosa.

Mourinho veía que, a pesar de haber emparejado el trámite y estar a tiro en el marcador, esto no alcanzaba, por lo que se jugó su última carta introduciendo a Martial por el lateral Shaw para mandar a todos al ataque e intentar la remontada de la mano de la fuerza aérea. Pep, que ya había metido a Fernando para equilibrar el medio, terminó por mandar al campo a Zabaleta por un exhausto De Bruyne para aguantar con cinco defensores en los momentos que no se tenía la pelota. Si bien el United no asedió completamente, pudo haberlo empatado en alguna acción. Pogba tuvo la más clara luego de una confusión en el área en la que le punteó la pelota a Bravo, pero Stones estuvo ahí para salvar. El City también tuvo algunas contras para liquidar, pero su falta de capacidad para definirlas le costó tener que sufrir hasta el último suspiro para llevarse una victoria clave ante un competidor directo que lo coloca en la cima de la tabla de la Premier League.

Foto: Squawka Football (@Squawka)


Juan Saber

Acerca Juan Saber

ver todas las publicaciones

Mi nombre es Juan Sáber, tengo 22 años y estoy por recibirme de Licenciado en Ciencias de la Comunicación en UADE. No conocía RDF antes, llegué porque me acercaron la propuesta y sentí que era un proyecto viable y en el que podía aportar. Me tocará cubrir Arsenal, club en el que ya estoy trabajando para otro medio y que aprendí a conocer bien (más allá de ser hincha). Es un club muy especial, por diversos motivos, y siento que la posición que logré en mi otro trabajo me da las condiciones como para poder acercar buena información sobre el mismo.

2 Comentarios en este artículo

  1. Tino

    Una panzada de futbol para desayunar. Excelente.

    Muy buena cronica

    Tino / Responder
  2. Yamir Yaet

    No lo vi pero con tu resumen pareciera que si Jaja muy bueno

    Yamir Yaet / Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*