EL camino al éxito de Tigre

Llega la noche del sábado 1° de junio y los hinchas de Tigre alistan todo para emprender un nuevo viaje, rumbo a Córdoba, más precisamente al Mario Alberto Kempes, para vivir una final soñada y así también, lograr un objetivo, la primera estrella en el escudo.

La semana previa arrancó y no traía buenas noticias, no porque el rival haya sido Boca, sino porque a Tigre se lo empezaba a despreciar con la mala repartición de entradas en contra del Matador, y también porque la Superliga le otorgó la ruta menos directa, el camino que demoraba 128 km más, en comparación con la Ruta 9. Siguieron pasando los días, miles de hinchas acampando en los alrededores del estadio aguardando por asegurarse su entrada para la final.

La noche del sábado 1° llegó, todos los hinchas de Tigre con una linda mezcla de emociones, llenas de nervios y alegrías, para poder presenciar la primer final de la Copa Superliga.

Los micros se van asomando a las distintas paradas destinadas y a medida que se acercan, los latidos van aumentando.

A partir de las 00 del domingo 2 de junio, decenas de micros y autos empiezan a pisar la ruta, llena de banderas con los colores azul y rojo y con la camiseta o la indumentaria del club puesta.

El partido daría inicio a las 18.45 de la tarde del domingo 2 de junio, pero todos los hinchas se hacían presente en el estacionamiento del Mario Alberto Kempes a partir de las 10 de la mañana, cuando los primeros micros y autos comenzaban a llegar.

Todos los hinchas de Tigre juntos en el estacionamiento cantando y saltando de la alegría a la par de todos los cantos de cancha, aquellos que suenan en pleno partido y que marcan la diferencia del Fútbol Argentino con el resto.

Llega el momento de la entrada en calor de ambos equipos, cada vez falta menos para el inicio del partido. Carlos ” el Chino” Luna y Martín “el Pato” Galmarini se ponen al costado de los trabajos precompetitivos brindando su apoyo y motivando a sus compañeros, poniendo la cara como grandes referentes del club, transmitiendo el sentido de pertenencia con Tigre. 20 minutos antes de que arranque el partido comienza el show, se da inicio a un gran cierre de ceremonia conformada por lanzamientos de fuegos artificiales de una manera sincronizada.

Llegaron las 18.40 y aparecen los árbitros acompañados de los dos equipos finalistas. Boca se saca primero la foto de la formación, luego va Tigre y decide que todos los suplentes también formen parte de la foto, mostrando a todos los espectadores la unión que existe y que hay dentro del club.

A los 15′ llegó el primer susto en Tigre, Dario Benedetto es asistido por Mauro Zárate y mete un fuerte remate contra el arco de Gonzalo Marinelli que pegó en el palo izquierdo del arquero Matador. 10′ más tarde llega el primer desahogo, el grito agónico de gol, el 1-0 que establece Federico González cuando busca enganchar, con poco ángulo donde meter la pelota, le pega y se le mete por debajo del brazo izquierdo a Esteban Andrada.

A los 29′ del primer tiempo, Federico González asiste a Lucas Janson, quien recibe un penal por ser agarrado y tirado al piso por parte de Izquierdoz.
Los nervios nunca faltan cuando se va a disputar un penal, miedo de que sea atajado o errado y alegría porque agrandaría la diferencia del marcador.

Lucas Janson fue el encargado de adueñarse de la pelota para patear el final, sin tener dudas, lleno de fe y de confianza. Suena el silbato de Néstor Pitana y Janson empieza la carrera para patear la pelota y Andrada adivina el lugar para donde él pateó, pero otra vez se le mete por debajo de los brazos. Tigre cerró un primer tiempo con un resultado 2-0 a favor, que le daría un poco de suspiro para aguantar o agrandar la diferencia.

Néstor “Pipo” Gorosito en el segundo tiempo mete a Jorge “Marciano” Ortíz, Juan Ignacio Cavallaro e Ignacio Canuto con la indicación de que intenten robar la pelota y distribuir el juego, dejando de lado que se generen menos ocasiones de gol.

Llegó el minuto 90, el cuarto árbitro levanta el cartel luminoso y adiciona 5′ más, el sueño se veía cerca.

El sueño de muchos estaba a tan sólo 5′ de hacerse realidad. Los 5′ se hicieron eternos, pero el pitazo final llegó. Todos los hinchas de Tigre se llenaron de lágrimas en los ojos, provocadas por la gran felicidad.

Tigre, finalmente, consiguió su primer campeonato en la historia y también, se convirtió en el primer campeón de la Copa Superliga.

Cuantos hinchas quedaron en el camino sin poder vivir este momento, este lindo momento, como lo es conseguir la primera estrella de la institución. Estén donde estén, todos estarán orgulloso de este gran plantel.

Tigre demostró ser un equipo grande y que está para cosas grandes.

Foto: @catigreoficial


Axel Ugarte

Acerca Axel Ugarte

ver todas las publicaciones

Mi nombre es Axel Ugarte, tengo 19 años. Nací en la C.A.B.A. Mi interés por el periodismo surgió a partir del amor por los deportes y también porque me gusta comunicarme con los demás. El Rincón del Fútbol es el primer medio que me abrió las puertas para poder poner en práctica el periodismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*