Entre Santos y Diablos

Manchester United perdió 1-2 ante Hull City, pero el 2-0 en la ida le dio el pase a su primera final de Copa de Liga desde 2010. Enfrente estará un Southampton que superó a Liverpool por 1-0 en Anfield -y 2-0 en el global- e irá a Wembley con la ilusión de levantar su segunda copa tras la FA Cup de 1976. 

Los partidos de vuelta de las semifinales de la EFL Cup entregaron goles emociones, alguna sorpresa y dos finalistas a los que ganar la competición puede significarles un envión importante para encarar la parte final de la temporada. Por un lado, el Southampton de Claude Puel alcanzó una final de competición doméstica tras catorce años de espera, mientras que por otro el Manchester United de José Mourinho superó con dificultad a Hull City y llegará a Wembley esperanzado de alcanzar un título que maquille un poco una temporada llena de altos y bajos. Lo mejor de cada encuentro, a continuación.

El United perdió, pero igual le alcanzó

En el KC Stadium, los Tigers, que habían caído 0-2 en Old Trafford en el choque de ida, pretendían la heroica en su casa ante unos Red Devils que llegaron a Hull con la intención de liquidar la historia. La cosa comenzó complicada para los de Mourinho, debido a que el local fabricó algunas ocasiones que hicieron tambalear su estabilidad en el campo. Oumar Niasse capturó un rebote en el área y sacó un derechazo que David De Gea tuvo que despejar a puro reflejo, mientras que minutos después Shaun Maloney ejecutó un tiro libre que salió apenas arriba de la valla del español. Tras ese lapso de superioridad, el cuadro de Marco Silva encontró la ventaja mediante un penal que Marcos Rojo le cometió a Harry Maguire a diez minutos del descanso. Tom Huddlestone no tuvo dudas y lo transformó en gol colocando la pelota en el palo derecho de De Gea para decretar el 1-0. El United intentó una reacción mediante Zlatan Ibrahimović, que se las arregló para sacar un remate colocado que hubiera significado la igualdad de no se por la intervención de David Marshall.

Para la segunda parte la visita tomó un poco más las riendas del partido y terminó consiguiendo un tanto clave para sus aspiraciones. Paul Pogba puso su talento al servicio del equipo y a los veinte empató la contienda al solucionar con un toque al segundo palo de Marshall una jugada que se había vuelto confusa tras un desborde de Marcus Rashford. El gol trajo cierta tranquilidad en el partido para los Red Devils, que incluso pudieron ponerse arriba unos minutos más tarde cuando Rojo ganó en las alturas luego de un córner de Jesse Lingard y estrelló su cabezazo contra el travesaño. Sin embargo, el elenco local no se rindió y culminó el choque arrinconando al oponente contra su arco. Y a cinco del final llegó el premio, de la mano de un siempre inquieto Oumar Niasse que le dio esperanzas a los Tigers al enviar a la red un centro al medio de David Meyler. A pesar de eso, el resultado se quedó en un 2-1 que no le alcanzó al Hull y le dio a la visita el pasaje a la final de la tercera competición en importancia de las islas británicas, un título que puede revitalizar a un plantel que está constantemente en el ojo de la tormenta por sus actuaciones dispares.

Niasse se esforzó durante todo el encuentro y fue una de las figuras, pero su tanto no le alcanzó a su equipo para dar el batacazo. (Foto: Sky Sports)

 

Southampton repitió formula y está en la final

Liverpool pretendía que el peso histórico de Anfield le ayudase a reponerse del 0-1 en la ida frente al conjunto del sur inglés, cosa que le permitiría volver a Wembley -lo hizo el año pasado- a intentar cortar su sequía doméstica que lleva ya 24 años. En un partido de trámite parejo, la primera aproximación de los conducidos por Jürgen Klopp, a los que les costó llegar con peligro, fue un disparo de Roberto Firmino desde afuera del área bien contenido por Fraser Forster. La réplica visitante, cerca del descanso, se dio cuando Nathan Redmond hizo una gran jugada por izquierda y le cedió el gol a Dusan Tadić, pero el serbio no pudo vulnerar a Loris Karius, que con una buena intervención fundamentada en una rápida salida evitó la caída de su arco. Los Saints culminaron mejor la etapa y a cinco del entretiempo Redmond volvió a desbordar por el mismo sector y le entregó la pelota a Steven Davis, que tampoco pudo poner arriba a los Saints ya que su definición salió alta.

La segunda parte fue mayormente dominada por Liverpool, que pudo haber hecho la diferencia en el primer cuarto de hora del complemento pero la ineficacia y un poco de mala fortuna conspiraron contra ello. La primera ocasión fue un remate de Emre Çan que a Forster se le complicó en primera instancia, pero inmediatamente salvó in extremis en la línea. Cinco minutos después fue Daniel Sturridge el que tuvo la oportunidad, mas elevó su tijera por encima del travesaño tras un centro de James Milner en el que el balón le quedó servido. El atacante inglés desperdició minutos después una nueva chance cuando Henderson le sirvió un envío y éste volvió a mandarla por arriba. El elenco de Klopp, ya jugado en ataque pero sin la capacidad de inquietar demasiado, encontró su última chance a través de Philippe Coutinho, cuyo remate salió apenas desviado del ángulo de la valla de Forster. A pesar de todo el esfuerzo de los Reds por torcer la historia, fue el conjunto de Claude Puel el que encontró un contragolpe y se llevó nuevamente la victoria. Dos que vinieron desde el banco, Joshua Sims y Shane Long, construyeron la réplica en tiempo de descuento: el juvenil condujo y asistió al internacional irlandés, quien batió a Karius con un tiro bajo para decretar el 1-0 definitivo -y 2-0 global- a través del que Southampton alcanzó su primera final en casi 14 años, luego de la caída 0-1 en la final FA Cup ante Arsenal en mayo de 2003. Ahora, los Saints enfrentarán a Manchester United en Wembley en procura de la segunda copa doméstica en su historia luego de la FA Cup de 1976.

Fue cosa juzgada en Anfield. Liverpool no pudo dar vuelta la historia y los Saints festejan el pasaje a una final tras 14 años de espera. (Foto: @Squawka)

Juan Saber

Acerca Juan Saber

ver todas las publicaciones

Mi nombre es Juan Sáber, tengo 22 años y estoy por recibirme de Licenciado en Ciencias de la Comunicación en UADE. No conocía RDF antes, llegué porque me acercaron la propuesta y sentí que era un proyecto viable y en el que podía aportar. Me tocará cubrir Arsenal, club en el que ya estoy trabajando para otro medio y que aprendí a conocer bien (más allá de ser hincha). Es un club muy especial, por diversos motivos, y siento que la posición que logré en mi otro trabajo me da las condiciones como para poder acercar buena información sobre el mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*