Dortmund y sus dos pasiones: la cerveza y el fútbol

Industria y desarrollo tecnológico. Resurgimiento y reinvención después de la destrucción total. Cerveza y fútbol, dos de los deleites más populares del mundo. Si se habla de todo eso a la vez, claramente hay un país que lo engloba y es Alemania. Ahora, ahondando aún más dentro de la nación europea, hay una ciudad que exhibe con mejor claridad todas esas características: Dortmund.

Al leer el nombre de la ciudad, probablemente a todo futbolero se le cruce por la mente el color amarillo. Y claro, no es para menos, pues allí se encuentra uno de los clubes más grandes y exitosos de toda Alemania, el Borussia Dortmund. Una institución cuya historia habla por sí sola, al igual que la de la metrópoli en la cual se encuentra radicada.

Uno de sus característicos mercados. Foto: El viajero feliz.

A pesar de su trascendencia futbolística, en los otros ámbitos Dortmund no es de las ciudades más destacadas del país. En cuanto a población se encuentra en la octava posición y en relación a su aporte a la economía alemana, tampoco sobresale, ya que no posee una industria fuerte -con excepción de la cervecera- ni atrae a una gran cantidad de turistas, que en su mayoría son internos.

Sin embargo, la relevancia de esta urbe para Alemania radica en otros aspectos. Ubicada en el noroeste del país -integra el estado de Renania del Norte-, Dortmund sobresale en rubros específicos de la tecnología como la biomedicina y la informática, que abarcan la mayor cantidad de empresas asentadas allí.

La orientación económica actual dista totalmente de la que siempre caracterizó a Dortmund, considerada una ciudad industrial. ¿Qué pasó? Como no podía ser de otra forma en el Viejo Continente, las guerras fueron las grandes responsables de los cambios. Si bien la Guerra de los Treinta Años la afectó -tuvo lugar en el siglo XVII, cuando pertenecía al Sacro Imperio Romano Germánico-, la Segunda Guerra Mundial fue la que le cambió la cara bruscamente. En 1945, el año que vio caer rendida a la Alemania nazi, ocurrió la sacudida final: más de mil aviones de los Aliados bombardearon el centro de la ciudad, que quedó destruido casi por completo.

El Museo Industrial. Foto: LWL.

El pasado industrial de Dortmund puede ser conocido en el Museo Industrial de LWL, que es uno de los focos turísticos del lugar. Pero no es el único, ya que a pesar de no ser de las ciudades más visitadas en Alemania -las vecinas Colonia y Düsseldorf se roban todos los flashes-, cuenta con varios atractivos a la hora de planear unos días en el oeste germano.

Si de paseos se trata, los típicos mercados europeos se hacen presentes en Dortmund con diferentes opciones como el Altem Markt y la calle Westenhellweg, donde se concentran los locales comerciales más frecuentados por los lugareños. Además, en Navidad también se puede encontrar un mercado especial que se monta sobre la antigua plaza del mercado.

La gastronomía alemana también se luce a la hora de conocer la ciudad y allí la estrella principal es la bebida espumosa típica de la nación europea: la cerveza. En los bares distribuidos por distintos puntos de la metrópoli pueden probarse los más variados tipos de cerveza artesanal, entre los que se encuentra la Dortmunder o Export, característica por su menor cantidad de lúpulo, lo que le da un sabor más amargo. En la ciudad más productora de Alemania, una cerveza típica claramente no podía faltar.

El Museo del Fútbol Alemán. Foto: Alemania Turismo.

Sin embargo, lo que más interés genera a nivel turístico es el fútbol. Sí, el fútbol es uno de los principales contribuyentes en la vida de Dortmund por dos motivos. Uno de ellos, y el más moderno, es la existencia del Museo Alemán del Fútbol (Fussbalmuseum, en el lenguaje de aquellos pagos), en el cual se puede conocer la rica historia de Alemania en referencia al deporte de la redonda. El otro motivo, y quizás el más importante, es que allí habita el Borussia Dortmund, el orgullo local y que debe su nombre a una cerveza que se fabricaba en la ciudad a principios de 1900. Todo relacionado, ¿no?

El conjunto amarillo es de lo más grandes y exitosos de Alemania, aunque tuvo grandes altibajos a lo largo de toda su historia. Su palmarés está nutrido por 8 ligas -contando la Bundesliga y su anterior formato-, 4 Copas de Alemania y 5 Supercopas de Alemania. En el plano internacional, alcanzó la gloria en 1997 tras conquistar la Liga de Campeones al vencer en la final a la Juventus de Zidane por 3-1 y, meses más tarde, se coronó campeón del mundo cuando derrotó en Japón al Cruzeiro brasileño por 2-0.

Al repasar todos sus logros, resulta lógico pensar que el club podría estar más alto en todas las tablas históricas si no hubiera sufrido diferentes crisis que lo llevaron a estar lejos de la gloria por años. Primero durante el régimen nazi, donde nunca logró despegar; más tarde a principios de la década de 1970, cuando sufrió el descenso; y por último en el nuevo milenio, donde atravesó un duro momento económico en 2005 y cuya recuperación coronó con el exitoso arribo de Jürgen Klopp.

Panorámica de un repleto Signal Iduna Park. Foto: Borussia Dortmund.

A pesar de eso, su afición es de las más reconocidas en el mundo por su fidelidad y calidez. En el vasto universo de internet pueden hallarse una inmensa cantidad de imágenes y videos de su estadio, el Signal Iduna Park, repleto de simpatizantes que lo convierten en una verdadera caldera. Algo que se acrecienta aún más, por supuesto, cuando de un clásico se trata.

Los dos máximos rivales del Borussia son el Schalke 04 y el Bayern Múnich. Con el primero lo une una rivalidad histórica, pues el Azul es de la vecina ciudad de Gelsenkirchen y ya desde sus primeros años de vida se vivieron con intensidad las confrontaciones. A pesar de que en los primeros enfrentamientos el Schalke casi siempre salió victorioso, con el correr del tiempo la historia se emparejó y hoy en día el Borussia está abajo en el historial por 8 partidos (60-52).

En cuanto a los cruces con “El gigante de Baviera”, la historia es otra. Aunque actualmente es la rivalidad más grande de Alemania y el partido es conocido como “El clásico”, no siempre fue así y es más bien un duelo moderno que cobró relevancia a partir del resurgimiento del Dortmund a fines del siglo pasado. Al repasar las estadísticas, el Bayern las lidera con 58 victorias y 33 caídas.

Los simpatizantes y un verdadero espectáculo en el estadio. Video: Ultras World (YouTube).

Así como los ríos Emscher y Ruhr fluyen a través de ella, en Dortmund fluye el fútbol. La ciencia y los vestigios que las guerras dejaron en un país con una rica historia como Alemania también ocupan un lugar destacado, por lo que los apasionados de la pelota tienen motivos de sobra para ver con buenos ojos a una ciudad tan diversa como futbolera.

Imagen destacada: Wallpaper Safari.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*