De la mano de los pibes

El Sabalero derrotó a Estudiantes en un partido cargado de emociones, lo arranco ganando, se lo dieron vuelta y, gracias al empuje de los pibes, pudo revertir el resultado. Fue 3 a 2. Foto: ColonOficial

Luego de un par de semanas sin fútbol y tras la dura derrota en la final de Sudamericana, a Colón le tocaba recibir a un difícil rival como Estudiantes.

Hay que decir difícil porque hacía 14 años que no podía derrotarlo en Santa Fe y ademas, en la actualidad, los de Milito venían de 4 victorias consecutivas y con grandes chances de subirse al podio de la tabla.

Lavallén no tocó mucho con respecto al equipo de la final, solamente el ingreso de Brian Farioli, la gran apuesta, por un Gonzalo Escobar de flojo rendimiento en los últimos partidos.

En un partido que arrancó con todo, tanto Colón como Estudiantes apostaban a atacarse desde el arranque para buscar la apertura del marcador.

A los 10 minutos de iniciado el partido y con un tiro libre en la puerta del área, el “10 Sabalero” Luis Miguel Rodriguez se hizo cargo y lo ejecutó de gran manera, pegado al palo de un Mariano Andujar que se estiró pero no pudo llegar. Gran gol del “Pulga” para el desahogo del público.

Resultado de imagen para pulga rodriguez estudiantes
El pedido de disculpas del “Pulga”. El penal errado en la final todavía duele. Foto: Radio EME

Parecía encaminarse un buen partido de Colón, pero de a poco todo lo bueno empezó a derrumbarse. Reinaban las imprecisiones, aparecían los pelotazos y crecía el rendimiento colectivo de Estudiantes que, en base al toque y la movilidad, desnudaba de a poco las falencias defensivas del Sabalero.

A los 23 minutos y tras un corner mal aprovechado de Colón, se armó un gran contragolpe de Estudiantes que finalizó en Edwar López, una de las figuras del encuentro, que definió cruzado al palo izquierdo de Burian empatando el partido.

Lo peor que le podía pasar a Colón en ese momento era el empate, ya que no justificaba desde el juego la ventaja, pero tampoco sufría con chances concretas de Estudiantes.

El dolor de cabeza se acrecentó cuando a los 35 minutos Gastón Fernandez quedó solo adentro del área y definió ante un Burian, de floja respuesta, dando vuelta el resultado y golpeando fuertemente a un Colón que terminaba un flojo primer tiempo en desventaja.

Para el complemento Colón necesitaba otra cosa, un cambio, alguien que refresque el ataque, alguien que ilusione a la gente con alguna maniobra y preocupe a Estudiantes que no sufría ningún sobresalto.

El segundo tiempo parecía no cambiar mucho, pero en el fútbol como en la vida siempre hay sorpresas. Trepada de Alex Vigo por derecha, centro atras para Morelo que le pega mal y sin querer habilita en el segundo palo a un Pulga Rodriguez que, con olfato goleador, estaba donde tenia que estar para empatar el partido a los 14 minutos del complemento. La gente festejaba, pero a Colón seguía faltandole algo mas en el juego.

15 minutos tardó en ingresar el “refresco” que necesitaba Colón. Braian Galván saltó al terreno de juego, luego de 8 meses de inactividad por una rotura de ligamentos, en lugar de un flojo Christian Bernardi. El fútbol a veces parece injusto, pero también te da la revancha que tanto queres en algún momento, y eso fue lo que le sucedió al “Tucu”.

A los 21 minutos una corajeada de Alex Vigo, que había tenido un flojo primer tiempo y en el segundo levantó considerablemente, superó en potencia a Edwar López y cedió para el Pulga, que con un pase increíble habilitó a Braian Galván, ¡si, el recién ingresado!, que definió de derecha, cruzado, venciendo a Andujar, que se estiró pero no pudo.

Resultado de imagen para braian galvan
¡GRITO DE DESAHOGO! Galván daba vuelta el partido. Foto: ColonOficial

Emocionante partido en Santa Fe. Colón dio vuelta un partido que parecía muy complicado de revertir y se levantó de la final perdida. Respiran absolutamente todos, y el equipo también toma aire en la zona roja de los promedios. Fue 3 a 2 ante un Estudiantes que venía con una racha importante que, claro, debía dejar en el Cementerio.

Por Bruno Ruscitti


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*