Copa del Rey: A los pies de Messi

En el Camp Nou se enfrentaron el Barcelona y el Espanyol por el partido de vuelta de los cuartos de final de la Copa del Rey. Con Messi demostrando su gran calidad de siempre y acompañado especialmente de Suárez, el Barça pasó a semifinales. Fue 2-0 y espera el sorteo para conocer al próximo rival.

Ya la semana pasada se habían visto las caras en el partido de ida, en el cual el Espanyol había sido mucho más contundente y le había ganado a los culés por 1-0. Ahora tocaba jugar en el imponente Camp Nou, con un Barcelona que se jugaba la clasificación y un Espanyol que buscaba mantener el resultado para llegar a las semis. 

Antes de comenzado el encuentro, no podía no suceder una despedida a Javier Mascherano, quien tras siete años y medio de gran nivel y éxitos se despidió del club azulgrana. Salió al campo de juego acompañado por sus tres hijos y recibió una placa que fue entregada por Iniesta. Por supuesto que fue ovacionado por los hinchas culés y predominó la leyenda “Gracies Masche”. El argentino emigra a China en busca de continuidad futbolística.

Masche, junto a sus tres hijos, se despide del Barcelona tras siete años y medio de éxitos. (Foto: @FCBarcelona)

Para este partido, Valverde puso toda la carne al asador; se jugaba la clasificación a semifinales y el marcador no favorecía a su equipo.

Ya a los 3′, tras un pase de Messi se la perdía Jordi Alba, el balón se fue al córner. Cinco minutos después llegaría el primer gol del local; tras una jugada de Messi -quien ya mostraba que estaba enchufadísimo- y un pase a Vidal, la pelota le llegaría a Luis Suárez, que anotó muy cómodamente un tanto de cabeza, dejando a Pau López -el arquero del Espanyol- lejos de poder hacer algo. 1-0 y la complicidad Messi-Suárez recién empezaba (en este partido, claro).

A los diez minutos del primer tiempo, el equipo blanquiazul tuvo su primera -de pocas- oportunidad en los pies de Gerard Moreno, quien remató de zurda pero el envío terminó en las manos de Cillessen.

Iban diez minutos realmente intensos, donde el total dominio del balón lo tenía el Barça; quedó totalmente en el olvido la imagen de la semana pasada, en donde al equipo se lo había visto con una desorientación tal que no había podido liquidar la eliminatoria.

A los 23′ tuvo otra el visitante en los pies de Sánchez, que tiró un centro y remató sin suerte. Cuando parecía que los periquitos empezaban a presionar un poco, un minuto después de una contra, volvió a aparecer Messi pero esta vez anotando él mismo su gol tras una brillante jugada; le había llegado el balón cerca del área grande, la perdió pero rápidamente la pudo recuperar, dejando a varios jugadores en el camino remató fuerte y de zurda. Gol y 2-0. El Camp Nou estaba a los pies del argentino y, para ser sinceros, a Pau López -el portero blanquiazul– no le quedaba mucho que hacer teniendo a la Pulga en el equipo contrario.

Cuatro minutos después, se la perdió Suárez, quien la tuvo en sus pies varias veces más pero no podía volver a anotar. La complicidad con Messi es digna de destacar, entre ellos sólo había entendimiento. Todo era del equipo culé, que no comprendía cómo a esta altura del encuentro no estaba goleando a su rival tras varios remates al arco de la dupla rioplatense.

Antes de finalizar la primera mitad, Messi volvió a tener la oportunidad de agrandar el score luego de un pase de Busquets; le pegó con la derecha y de primera pero sin demasiada dirección, además de que estaba fuera de juego.

Fin del primer tiempo. 2-0 (global de 2-1). El Espanyol necesitaba sólo un gol pero todos sus intentos eran inútiles, y así lo fueron durante el desarrollo de todo el partido.

Empezó el complemento y el azulgrana bombardeaba el arco rival. Además, a los 62′ salió Vidal y entró Paulinho; y cinco minutos después, salió Iniesta -ovacionado- e ingresó Coutinho, quien hizo su debut en el equipo catalán y logró mostrarse al público local.

Transcurría la mitad de los segundos cuarenta y cinco minutos y Messi y su Barcelona seguían siendo arrasadores. Con frialdad y convicción, el argentino dejó en el camino a tres jugadores rivales, se la pasó a Coutinho y éste a Suárez, quien remató al arco pero Pau López se la contuvo dando un rebote. Rakitic, quien reaccionó rápido, se hizo del balón y también remató velozmente al arco, pero el portero la atajó otra vez y la pelota se fue al córner. Si no fuera por López, claramente el resultado hubiera sido más abultado. 

El resto del encuentro se mantuvo así, con un Barcelona imparable a quien quizás le faltó mayor contundencia pero logró su cometido y es el último semifinalista de la Copa del Rey. Terminó el partido, entonces, y fue 2-0 en tierras catalanas, donde dos sudamericanos le dieron el triunfo al Barça.

Este viernes, ya con los 4 clasificados (Valencia, Leganés, Sevilla y Barcelona), se realizará el sorteo que decidirá cómo y cuándo serán los cruces de las semifinales.

 

Imagen destacada: FCBarcelona.es


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*