Miriam Mayorga: “Con trabajo, todo se puede”

ENTREVISTAS
Miriam Mayorga

De Mutisias a Francia, pasando por Luna Park y UAI Urquiza, campeón actual de la Primera de AFA, la historia de Miriam “la doc” Mayorga, está sembrada de sueños y el esfuerzo y sacrificio que conlleva poder hacerlos realidad. Desde París, y a pocos días de debutar en el Mundial, la rionegrina nos contó un poco cómo fue creciendo y desarrollándose su amor por el fútbol. “El Rincón” te invita a leer y conocer a esta “guerrera total”.

“Capitana y referente”. Miriam es un símbolo de la UAI. (Guillermo Larroquette)

Nacida el 20 de noviembre de 1989, Miriam jugaba a la pelota con primos y amigos, sin imaginar que, a los 29 años, tendría la chance de representar a la selección de nuestro país, ni más ni menos que un mundial. De soñarlo, sí lo soñó, mas alcanzar los sueños para convertirlos en realidades concretas, no es empresa fácil: siempre es sacrificado, cansado y muchas veces tiene más obstáculos de los que pareciera que pueden soportarse. Sin embargo, “la doc” no solamente llegó a su meta en el fútbol, si no que también en su otra carrera: se recibió de médica luego de muchísimo sacrificio para lograr nivelar sus horas entre la redonda y la bata.

Desde París, durante sus descansos de los entrenamientos y preparación para el inicio del mundial, Miriam Anahí Mayorga se tomó un recreo para respondernos y aquí tenemos los resultados: pasá, leé y conocé un poco más a la vigente campeona del fútbol femenino de Primera División de AFA y mediocampista de la albiceleste.

RdF – ¿Cómo fue tu relación con el fútbol cuando eras chica? ¿Cómo reaccionó tu familia cuando entendió que era a lo que te querías dedicar?
MM – Desde que puedo recordar, siempre jugué a la pelota, me gustó jugar. Era mi pasatiempo, mi diversión, jugar con mis primos y mis amigos del barrio. Y mi familia sabía que era lo que quería y nunca me dijo que no, al contrario, siempre me apoyó.

RdF – ¿Sufriste de prejuicios por tu condición de “nena que quería jugar al fútbol” o tu caso no fue tan duro como otros?
MM – Cuando era chica y me peleaba con algún vecino, por ejemplo, me trataban de “marimacho”, como si fuera un insulto. La verdad que nunca me molestó ni me sentí mal: está en la personalidad de cada uno la manera en que afronta las cosas.

RdF – Contame de tus inicios en Bariloche y de cómo fue llegar a UAI Urquiza.
MM – Cuando tenía diez u once años, conocí a una compañera del barrio que me contó que había un equipo de nenas; esto fue muy novedoso para mí porque pensaba que era la única que jugaba. Empecé en un club de Bariloche llamado Mutisias y después pasé a Luna Park, donde me quedé hasta los 23. En un torneo regional que jugamos en la localidad de Jacobacci, a 400 kilómetros de Bariloche, me vio Diego Guacci, que era entrenador de UAI Urquiza y él me ofreció ir a Buenos Aires e incorporarme al equipo.

“Especialista en la Redonda”, Miriam es doctora y una mediocampista acérrima. (AFA)

RdF – Durante tus estudios para recibirte de médica, ¿te pasó de tener que relegar el fútbol o viceversa? ¿Cómo fue esa etapa?
MM – Fue muy duro; una etapa de mucha resistencia, mucho trabajo y sacrificio, dormir poco, descansar poco. Trataba de valorar el tiempo, lo que me ayudó un montón. He tenido que resignar días libres y en vez de pasarla con mis compañeras o ir a alguna celebración, me quedaba estudiando. Todo valió la pena al final porque pude terminar y a tiempo, dentro de los seis años que dura la carrera. Hoy lo pienso y no sé cómo hice, no es algo que planifiqué: “hoy tengo que hacer esto y estudiar lo otro”, lo iba manejando día a día.

RdF – Enfoncándonos en la selección, ¿cuáles fueron tus primeras sensaciones cuando te viste en la lista final para el mundial?
MM –
Había mucha ansiedad, en el grupo más que nada y también había un clima tenso porque la realidad es que se trata nada menos que de un mundial y todas nos desvivimos por jugarlo. Fue un alivio al ver la lista oficial, pero quedaron compañeras afuera y aunque es parte del fútbol, de la lista que se arma para encarar cualquier competencia, fueron sensaciones encontradas.

RdF – ¿Cómo ves a las rivales del Grupo D? ¿Qué se dicen entre ustedes, qué se plantean pensando en las virtudes de Inglaterra, Escocia y Japón?
MM –
Es un grupo dificilísimo; son potencias mundiales y nosotras recién estamos en un inicio. Siempre miramos videos, tenemos charlas con el cuerpo técnico y tratamos de analizar cómo juegan. Miramos los amistosos que disputan, resúmenes. Sabemos que son buenísimas jugando, que nos llevan mucha distancia en el tiempo de trabajo que tienen, pero nosotras tratamos de apoyarnos en nuestras virtudes y entrenamos para minimizar nuestros errores.

RdF – Mirando hacia atrás, la repercusión que está teniendo el fútbol femenino en Argentina, tiene por base la lucha que se generó desde la Copa América de Chile 2018: aquella foto con la mano en el oído y un reclamo que empezó a girar y se convirtió en una bola de nieve gigante. ¿Son conscientes, como grupo, que esta revolución la empezaron a visualizar ustedes?
MM –
Creo que la foto que mencionás, sumó a una lucha que se viene llevando desde hace años; cuando había una selección, pero no se la conocía porque no existían las redes sociales y los medios de comunicación no transmitían lo que era la selección: se participó en dos mundiales y fue campeona de Copa América (en 2006 Argentina venció a Brasil en la final de Mar del Plata). La lucha está desde hace tiempo, sólo que quizás ahora se la ve más por trabajo de la selección, un poco de los clubes y de cada una desde su lugar, aportando su granito de arena. También, por supuesto, ayudan las redes, el rol que tiene ahora la mujer en la sociedad; creo que ha sido una sumatoria de todo.

RdF – ¿Qué pensás que se necesita de parte de los clubes y de AFA, de acá en más, para que las chicas que vienen no tengan que lucharla tanto y puedan dedicarse a jugar?
MM –
Es un gran inicio que AFA haya dado el puntapié para ayudar a los equipos con la profesionalización; sin duda que se necesita del apoyo de las instituciones. Quedará a consideración de cada club lo que quiera apostarles a las jugadoras. Pienso que la base está y esperemos que se mantenga y desde ahí sume. Creo que tiene que ser de ambas partes: tanto de la institución para brindar contención, como de la futbolista que deberá comprometerse a ser realmente una profesional.

“¿Qué le habrá dicho?”. Miriam y “La Pulga” Messi, tras el almuerzo en Ezeiza. (AFA)

RdF – ¿Qué les dirías a esas nenas que sueñan con jugar y ahora las ven como referentes, como las caras visibles de un sueño cumplido?
MM –
Que todo se puede y que nada es fácil. Siempre va a haber más piedras en el camino que, tal vez, logros; pero si se tienen las ganas, las convicciones, si hay apoyo de la familia, si se tiene seguridad en una misma y cree que los sueños se pueden hacer realidad, con trabajo se alcanza el objetivo. Muchas tuvimos este sueño y lo estamos cumpliendo, con una responsabilidad distinta. Con trabajo, todo se puede.

RdF – Antes de viajar a Francia, tuvieron la posibildad de compartir tiempo con el seleccionado masculino que jugará Copa América. ¿Cómo fue convivir con ellos? ¿Qué charlas surgieron?
MM –
Fue un almuerzo que nos había prometido Claudio “Chiqui” Tapia (Presidente de AFA) y al principio fue raro: estábamos en dos mesas y nos parecía increíble: estaba (Lionel) Messi comiendo ahí, sirviéndose lo mismo que nos servíamos nosotras (risas). Después nos dedicó algunas palabras y también nos habló Sergio “El Kun” Agüero. Nos dijeron cómo era, qué significa para ellos un mundial: todas palabras de aliento hacia nosotras. Al final pudimos compartir algunos minutos libres y aprovechamos para sacarnos fotos: fue un momento que nos va a quedar para siempre grabado en la memoria.

FOTO DESTACADA: “Miriam Mayorga”
El Cordillerano
FOTOS:
AFA
Guillermo Larroquette


Maru Burak

Acerca Maru Burak

ver todas las publicaciones

Nací un lluvioso lunes 12 de julio de 1982 y según mi DNI me llamo María Clarisa Burak, pero soy simplemente Maru. En 2005 dejé mi natal Provincia de Buenos Aires y me vine a Córdoba, donde resido desde entonces. Por hobbie hago música, canto e intento bailar, pero mi vocación es, fue y siempre será el periodismo. Me sumé a "El Rincón del Fútbol" en febrero de 2017 y espero mantenerme acá mucho, pero mucho tiempo: no es usual encontrarse a una manga de loquitos igual de fanáticos que yo. Aunque todos los deportes me atraen, el fútbol tiene ese no se qué, ese encanto que me aprisiona. En El Rincón cubro mayormente a la Selección Argentina Femenina y al fútbol femenino de España, con la idea de ir sumando ligas y equipos a la cobertura. También doy una mano con otros torneos donde juegan ELLOS, porque los hombres también juegan al fútbol... ¿NO? Deseo que el futuro me encuentre dedicada a mi vocación y que pueda desarrollarla con criterio y profesionalismo. Soy MESSIsta, BANINIsta, fan de Aldana Cometti, soñadora e ideologista, del deporte y de la vida. Sólo resta decir... ¡Pero qué viva el fútbol!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*