Sevilla y una remontada llena de emociones

El cuadro andaluz de Eduardo Berizzo perdía 0-3 al entretiempo con Liverpool en el Sánchez Pizjuán, pero logró venir de atrás y empatarlo en el descuento con un gol agónico de Guido Pizarro. La remontada contó con un condimento especial, ya que en la charla del descanso Berizzo les confesó a sus futbolistas que padecía de cáncer de próstata, noticia que conmovió al mundo futbolero.

En el estadio Ramón Sánchez Pizjuán se vivió una de esas noches épicas de Champions League, y sobre todo una que el golpeado Sevilla de Eduardo Berizzo -en el que Ever Banega, Gabriel Mercado y Guido Pizarro fueron titulares- venía necesitando. Ambos buscaban una victoria que los depositara directamente en octavos de final, teniendo en cuenta que en el turno previo Spartak de Moscú -que estaba al acecho de ambos- no había logrado ganar ante Maribor. El choque se abrió muy rápidamente, ya que los Reds abrieron el juego al minuto mediante una acción de estrategia. Georginio Wijnaldum anticipó un córner de Philippe Coutinho en el primer palo y Roberto Firmino apareció por el segundo para enviar el balón a la red ante la pasividad defensiva local. Los andaluces tuvieron una oportunidad clarísima poco después mediante Nolito, pero Loris Karius se interpuso entre su disparo y el gol con una magnífica estirada. Tras el sacudón recibido, Liverpool empezó a controlar el partido, lastimando con la velocidad de sus hombres de arriba. A los veintidós, el cuadro de Merseyside se puso 2-0 a través de la misma vía que consiguió abrir el marcador: tiro de esquina, peinada de Firmino y gol de Sadio Mané, ingresando por el palo lejano. Los locales estaba totalmente desconcertados, y en su desesperada búsqueda de un descuento permitieron varias réplicas a su rival en las que el arquero Sergio Rico debió intervenir. Pero en una de ellas, llegó el tercer tanto de los Reds. Mané se escapó de Johannes Geis y quedó mano a mano con Rico, quien le tapó su tiro pero no pudo hacer nada en el rebote ante Firmino.

El doblete de Firmino, que aquí establecía el 1-0, le estaba dando un gran triunfo al Liverpool. Sin embargo, los de Merseyside pagaron muy cara su merma en el complemento. (Foto: Reuters)

El marcador hacía imaginar un partido con menor ritmo en la segunda parte, sin embargo Sevilla se adelantó más desde el inicio, y la ayuda de un descuento tempranero lo hizo meterse en partido. Banega ejecutó un tiro libre desde la derecha y Wissam Ben Yedder, cambiándole la trayectoria al balón con su cabeza, estampó el 1-3. El vendaval sevillano continuó, Liverpool se mostró confundido y en un abrir y cerrar de ojos la cosa iba a quedar a sólo un gol de distancia. Un dudoso penal de Alberto Moreno a Ben Yedder, que el propio francés transformó en el 2-3 a los quince minutos del complemento, revivió completamente el encuentro. Inmediatamente Sergio Escudero tuvo el empate al aparecerse en el área y sacar un zurdazo, pero entre Karius y el travesaño impidieron que se transformara en gol. Tras esa oportunidad, el Sevilla empezó a apagarse y los cambios que Jürgen Klopp hizo para que el sofocón de sus dirigidos pasara -James Milner y Emre Can ingresaron por Moreno y Coutinho- devolvieron al equipo inglés el control. Los de Merseyside lo tuvieron a la contra en dos ocasiones: Mané fue anticipado por Banega, que completó su gran labor en el complemento con ese corte fundamental, luego del centro atrás de Can, mientras que faltando dos minutos un envío desde la izquierda de Milner tampoco pudo ser conectado por ningún futbolista de los Reds.

Los españoles, aún vivos, fueron con lo último que les quedó y ese arrebato de valentía iba a tener una -quizás excesiva- recompensa. Un tiro de esquina desde la izquierda mal despejado le cayó a Pizarro, quien remató como pudo con la izquierda para batir a Karius y desatar un festejo lleno de desahogo que compartió con Berizzo, quien -se supo luego- le había compartido a sus futbolistas en la charla del descanso que padece cáncer de próstata. Su equipo respondió desde la actitud en la segunda parte y le regaló un empate épico para restablecer un poco el ánimo de un entrenador que venía muy cuestionado, quitándole la chance a Liverpool de asegurar su clasificación y acercando un poco más la propia. Con este 3-3 el cuadro andaluz completará un año invicto como local, con 26 partidos jugados en los que cosechó 18 victorias y ocho igualdades desde su caída ante Juventus el 22 de noviembre de 2016. Los de Berizzo se medirán ahora ante Maribor en Eslovenia para tratar de asegurar su clasificación.

Pizarro, con el último aliento. El argentino le dio el agónico 3-3 a Sevilla y fue a festejarlo con Berizzo, quien impactó al mundo del fútbol con la noticia de su cáncer de próstata. (Foto: EFE)

Spartak lamenta los puntos dejados

En el otro duelo del grupo, el Spartak Moscú, que pudo haber sacado provecho de la igualdad entre españoles e ingleses, se quedó en un empate como local ante el débil Maribor. Luego de un primer tiempo en el que ambos insinuaron pero no lograron llevar demasiado peligro al área rival, fueron los eslovenos quienes estuvieron a punto de marcar en el inicio del complemento. Marko Šuler conectó un tiro libre y el balón dio de lleno en el poste, lo que encendió las alarmas en el dueño de casa, por lo que los de Massimo Carrera reaccionaron tras ese impacto. No obstante, su falta de volumen de juego derivó en puros intentos desde afuera del área siendo Fernando y Quincy Promes quienes estuvieron más cerca de la meta con sus disparos. A pesar de las dificultades del cuadro capitalino, la apertura del marcador cayó a ocho del final. Ze Luis, que había fallado un cabezazo minutos antes, la mandó a la red tras una serie de rebotes en el área y decretó el 1-0. Parecía cosa juzgada en favor del cuadro ruso, sin embargo una jugada colectiva muy iluminada del cuadro Violeta les dio el empate en el descuento. Marcos Tavares y Dare Vršič jugaron una pared dentro del área y el brasileño le sirvió el gol debajo del arco a Jasmin Mešanović, que con su gol le permitió al Maribor rescatar su segundo punto en esta fase de grupos -ambos ante Spartak- y complicar seriamente las ilusiones del local de pasar a octavos.

 

Foto destacada: Reuters


Juan Saber

Acerca Juan Saber

ver todas las publicaciones

Mi nombre es Juan Sáber, tengo 22 años y estoy por recibirme de Licenciado en Ciencias de la Comunicación en UADE. No conocía RDF antes, llegué porque me acercaron la propuesta y sentí que era un proyecto viable y en el que podía aportar. Me tocará cubrir Arsenal, club en el que ya estoy trabajando para otro medio y que aprendí a conocer bien (más allá de ser hincha). Es un club muy especial, por diversos motivos, y siento que la posición que logré en mi otro trabajo me da las condiciones como para poder acercar buena información sobre el mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*