Puñal alemán a un Arsenal en crisis

Bayern Múnich fue implacable en el Emirates y le endosaron a los Gunners el mismo 5-1 que en la ida ante una hinchada furiosa, que clama más que nunca la ida de Wenger. Lewandowski -tras un penal inventado por el juez-, Robben, Douglas Costa y un doblete de Vidal firmaron la goleada del coloso bávaro, mientras que Walcott había puesto en ventaja al local.

Arsenal y Bayern Múnich se volvieron a encontrar en una llave que, con el holgado 5-1 de los bávaros en la ida, parecía una misión imposible para unos Gunners que al menos querían finalizar su participación en Champions dejando una buena imagen, algo que estuvo lejos de pasar. No obstante, los de Arsène Wenger iniciaron el encuentro de forma positiva, aspirando a un gol tempranero que les permitiera soñar con la hazaña. A los siete cayó la primera del local, con un centro de Alexis Sánchez y un cabezazo de Olivier Giroud, que saltó incómodo, se fue afuera. Arsenal continuó intentado abrir la cancha, utilizando con frecuencia el costado derecho para atacar. Por allí iba a llegar la apertura del marcador para los londinenses, que prendieron con ese 1-0 una chispa de ilusión. Theo Walcott recibió de Héctor Bellerín e inició una maniobra algo entorpecida en el medio, pero que culminó de gran forma al ingresar al área y fulminar a Manuel Neuer con un derechazo. El conjunto inglés siguió empeñado en buscar más goles, sostuvo su dominio unos minutos más y pudo haber encontrado un tanto más en una acción en la que Xabi Alonso le cometió penal a Walcott, algo ignorado por Anastasios Sidiropoulos. Arsenal continuó su búsqueda y a diez del final cayó otra chance: Shkordan Mustafi ubicó con un gran pase filtrado a Walcott, que eligió el remate por sobre el centro al medio y falló al intentar encontrar el arco. Cerca del descanso se empezó a ver la respuesta de un abrumado Bayern, que demostró su capacidad de dañar en la única que tuvo. Arjen Robben arrancó desde la derecha, recortó hacia dentro y asistió magistralmente a Robert Lewandowski, mas el polaco desvió su tiro estando cara a cara con David Ospina.

En el inicio de la segunda mitad el local recuperó la iniciativa durante unos minutos, generando una nueva ocasión de gol. Mustafi profundizó con Aaron Ramsey, que se giró y tiró un centro hacia un Giroud que esta vez desde una posición más cómoda falló una clara oportunidad. Sin embargo, a los diez de esa etapa final llegó el principio del fin para los de Wenger. Lewandowski se le escapó a la defensa y fue cerrado por Koscielny justo antes de rematar, algo que fue sancionado erróneamente como penal por un árbitro griego que, como si hiciera falta, inclinó la balanza en favor de los alemanes no solamente con el tiro desde los doce pasos, sino con la expulsión del defensa francés. El polaco tomó la responsabilidad de patear el penal y no falló, decretando un 1-1 que sentenció la historia -el global ya estaba 6-2 a favor del Bayern-. La ausencia de su capitán, al igual que en la ida, condicionó la mentalidad de unos Gunners que se desmoronaron frente a un equipo que al ver herido a su oponente no tuvo ni una pizca de misericordia. Thiago Alcántara empezó a hacerse más del balón y generó una buena chance al sacarse dos hombres de encima, terminada por un Javi Martínez en posición de ataque cuyo cabezazo fue defectuoso. Los de Carlo Ancelotti continuaron encontrando grietas en la defensa local y las chances de gol empezaron a rebalsar. Esta vez fue Lewandowski quien retrocedió unos metros para recibir y luego tirar una pared con Arturo Vidal que el propio el delantero remató y Ospina despejó por encima del travesaño. Sin embargo, el portero colombiano opacó su actuación a los veintitrés minutos, con una mala salida que llevó a una recuperación alta del Bayern que aprovechó el posterior desconcierto defensivo de su rival y, a través de Robben, se puso 2-1.

Como en la ida, Arjen Robben volvió a marcar un gol importante. Esta vez, el 2-1 que luego desató la lluvia de goles de un impiadoso Bayern ante el derrumbado Arsenal. (Foto: @FCBayern)

Como si fuese poco, Douglas Costa ingresó un par de minutos después y comenzó a hacer de las suyas. Primero sirvió un centro a Lewandowski que el polaco estampó contra un poste, pero luego no perdonó en una réplica en la que corrió hasta la puerta del área y, tras recortar hacia dentro, acomodó la pelota contra el palo derecho de Ospina. Los goles continuaron cayendo para el impiadoso conjunto muniqués, que volvió a aprovechar fallos de un Arsenal totalmente desmoralizado. Esta vez, una mala salida de Mustafi fue interceptada por Lewandowski, que le sirvió a Vidal el cuarto, quien en un acto de “crueldad” pinchó la pelota por sobre el arquero. En el final quedó tiempo para un quinto: pase filtrado del ingresado Renato Sanches para la carrera de un Douglas Costa que generosamente le sirvió el gol abajo del arco a Vidal. Masacre, humillación total, pero por sobre todas las cosas una muestra total de jerarquía del cuadro alemán por sobre un Arsenal que en apariencia tiene todo para competir contra los grandes, pero demuestra no estar a la altura en cada una de estas pruebas que tanto la liga doméstica como las competiciones europeras le ponen enfrente. Una buena cantidad de seguidores de los Gunners, descontentos con el equipo, pidieron con carteles y algún cántico la salida de Wenger -quien culmina contrato a fin de temporada-. Habrá que ver qué decide el legendario entrenador sobre su futuro. Mientras, del otro lado Ancelotti sonríe porque su Bayern mantiene intacto el hambre y se vuelve a candidatear para adjudicarse una nueva Champions.

Resumen del partido:

Foto destacada: Fcbayern.com (@FCBayern)


Juan Saber

Acerca Juan Saber

ver todas las publicaciones

Mi nombre es Juan Sáber, tengo 22 años y estoy por recibirme de Licenciado en Ciencias de la Comunicación en UADE. No conocía RDF antes, llegué porque me acercaron la propuesta y sentí que era un proyecto viable y en el que podía aportar. Me tocará cubrir Arsenal, club en el que ya estoy trabajando para otro medio y que aprendí a conocer bien (más allá de ser hincha). Es un club muy especial, por diversos motivos, y siento que la posición que logré en mi otro trabajo me da las condiciones como para poder acercar buena información sobre el mismo.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*