Los Reds le tiraron al City el peso de Anfield

Con un primer tiempo apabullante, el Liverpool de Jürgen Klopp puso heavy metal en su casa para aturdir al Manchester City de Guardiola y sacarle un 3-0 que puede ser determinante para la vuelta. Los goles de Salah, que después salió lesionado, un tremendo tanto de Chamberlain y otro de Mané  dejaron a los Citizens -hoy sólo con Otamendi de titular- al borde del abismo. 

El duelo de ingleses era uno de los más esperados por el público, por el choque de dos estilos que buscan el protagonismo y la promesa de buen partido que siempre proponen los equipos de sus técnicos, Jürgen Klopp y Pep Guardiola, que han brindado grandes duelos en el pasado. En el día de hoy, en Anfield y frente a los suyos, Liverpool impuso sus formas frente a Manchester City para llevarse la primera contienda. Tras un inicio entusiasta del visitante, intentando complicar por el costado de Leroy Sané, los Reds empezaron a dar una muestra de la contundencia que tuvieron durante toda esa parte inicial. A los doce minutos, James Milner puso a correr a Mohamed Salah y éste dejó a Roberto Firmino mano a mano con Ederson Moraes. El brasileño definió, el arquero dio rebote, Kyle Walker no rechazó bien el balón y le dejó el gol servido a Salah, quien siguió estirando su racha goleadora al poner el 1-0. Los Citizens buscaron una rápida reacción a la euforia que el dueño de casa emanó tras ponerse en ventaja y tuvieron en un contragolpe la respuesta, sin embargo Sané -que contaba con opciones de pase- eligió culminarlo por sí mismo con un remate cruzado y desviado.

Liverpool, vigorizado por el tanto, empezó a morder con fiereza desde el mediocampo hacia adelante e incomodó mucho a un City impreciso, que a los veinte minutos iba a pagar una de esas pérdidas forzadas con el 0-2. Milner y Sadio Mané fueron a presionar a Ilkay Gündogan, la posesión derivó en Alex Oxlade-Chamberlain y éste aprovechó el desorden momentáneo de la jugada para sacar un derechazo violentísimo que se coló por el poste derecho de Ederson. Los festejos enfervorizados eran la tendencia en un Anfield que atestiguó una función despiadada de los Reds, ordenados para defender los intentos de ataque rivales y enfocados en seguir ganando la batalla de la presión, factores que generaron la sensación de que cada ataque suyo era más peligroso. Y así lo confirmaron a los treinta, a través de una nueva trepada de Salah por derecha en la que un rebote fortuito le quedó para ubicar con un centro exacto la cabeza de Mané, quien le ganó la posición a Fernandinho y decretó el 3-0, sorpresivo por el rival, pero que fue todo un mensaje de lo que el tridente ofensivo de Merseyside es capaz de producir ante cualquier oposición. Liverpool se había despachado con tres goles en 18 minutos en una llave de cuartos de Champions League. Ese primer tiempo inolvidable terminó con la misma sensación de superioridad local. Un cabezazo de Virgil van Dijk más algún otro destello de Mané y Salah amenazaron con un cuarto gol, pero los defensores del City se esforzaron muchísimo individualmente para que la cosa no fuera peor.

Chamberlain y un gol que seguramente recuerde toda su vida, porque puede valer una clasificación histórica. Liverpool desnaturalizó al City y no tuvo piedad. (Foto: @LFC)

La segunda parte mostró un contexto de partido distinto, con los Citizens mucho más crecidos con la pelota en los pies pero incapaces de fluir al nivel habitual ante una defensa local aplicada como pocas veces, con Van Dijk a la cabeza. En esos primeros minutos Salah debió salir tempranamente por lesión, mientras que Guardiola, cuyo equipo extrañó lo determinante que Sergio Agüero puede ser arriba, apostó al vértigo de un Raheem Sterling que no pudo gravitar. Algún intento áereo de Nicolás Otamendi, jugadas truncas de Kevin De Bruyne y David Silva, más alguna escapada de Sané, que con un centro-arco tuvo la más clara, fue todo lo que pudo generar un City cuyo encuentro de hoy es pintado de cuerpo entero por un dato: es la primera vez que se van de un partido sin meter un tiro entre los tres palos desde octubre de 2016. Victoria rutilante de los de Klopp -la séptima del alemán sobre Guardiola-, de esas que puede sentar un precedente en su destino en la Champions. Obviamente, todavía falta la vuelta y Liverpool estará pendiente tanto de la recuperación de Salah como de ver cómo sale el City de su duelo clave del fin de semana ante Manchester United, en el que puede ser campeón de Premier. No obstante, ellos aquí corren con una gran ventaja que intentarán hacer valer el próximo martes en el Etihad.

Klopp aplaude a los suyos al lado del capitán Henderson. El alemán se volvió a mostrar como un entrenador fuerte en las eliminatorias a dos partidos y amplió a siete sus victorias sobre Pep Guardiola -el que más lo venció en el mano a mano-. (Foto: @LFC)

 

Foto destacada: UEFA Champions League – Twitter oficial (@ChampionsLeague)


Juan Saber

Acerca Juan Saber

ver todas las publicaciones

Mi nombre es Juan Sáber, tengo 22 años y estoy por recibirme de Licenciado en Ciencias de la Comunicación en UADE. No conocía RDF antes, llegué porque me acercaron la propuesta y sentí que era un proyecto viable y en el que podía aportar. Me tocará cubrir Arsenal, club en el que ya estoy trabajando para otro medio y que aprendí a conocer bien (más allá de ser hincha). Es un club muy especial, por diversos motivos, y siento que la posición que logré en mi otro trabajo me da las condiciones como para poder acercar buena información sobre el mismo.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*