Arsenal goleó y terminó primero; Napoli también ganó su grupo

Los de Wenger golearon con autoridad por 4-1 al Basel en Suiza y se llevaron el Grupo A porque Ludogorets sacó un impensado 2-2 en París ante PSG. Napoli, por su parte, se llevó su zona al ganar en casa de Benfica, que terminó en segundo lugar tras la goleada de Dinamo Kiev a Beşiktaş. 

La última jornada de los grupos A y B presentaba algunas cuestiones a definir, con resultados quizá impensados que ayudaron a determinar cuáles eran los equipos que pasaban de fase, en el caso del B, y quién se quedaba con el primer puesto de la zona, por el lado del A. Arsenal goleó al Basel en el St. Jakob Park y, con la inestimable colaboración de Ludogorets al empatarle a PSG -resultado que además lo clasificó a Europa League-, se quedó con la primera plaza. Por su parte, Napoli se reafirmó como lider del grupo al ganarle a un Benfica que terminó en segundo puesto debido a la estrepitosa goleada en contra que Beşiktaş recibió en Ucrania ante Dinamo Kiev. Mirá lo mejor de cada encuentro.

Una goleada que valió el primer puesto

En St. Jakob Park, el ya clasificado Arsenal buscaba un victoria para aspirar al primer lugar del grupo, esperando una ayuda de Ludogorets en París. Enfrente estuvo un Basilea que pretendía ocupar el tercer lugar de la zona que lo condujera a Europa League. Los de Arsène Wenger se hicieron de la posesión en el arranque, abriendo la cancha con sus laterales y buscando romper a los suizos con sus hombres de ataque. La jerarquía de los ingleses tardó nada más que ocho minutos en traducirse en la apertura del marcador. En una acción iniciada en mediocampo con una rápida asociación entre Mesut Özil y Alexis Sánchez, el chileno giró con criterio y halló a un Kieran Gibbs internado dentro del área para que el lateral asistiera a Lucas Pérez -hoy, en función de extremo más cerrado- que aprovechó el cierre fallido de Éder Álvarez Balanta, recibió y colocó el 1-0. A pesar de estar arriba, los cañoneros sufrieron un par de desacoples defensivos que el dueño de casa pudo haber aprovechado. Una acción de Matías Delgado, cuyo cabezazo entrando por el medio era tapado por David Ospina, fue correctamente anulada por offisde pero demostró que la visita debía estar alerta.

A pesar de ese sobresalto, los de Wenger elaboraron otra buena maniobra ofensiva que disipó un poco las dudas en el marcador. Özil y Alexis realizaron un toqueteo que desacomodó al mediocampo local y el alemán abrió la pelota para una nueva proyección de Gibbs, que esta vez sacó un zurdazo tapado por Tomas Vaclík que desafortunadamente para el checo fue a parar a los pies de un muy atento Lucas Pérez, quien duplicó la ventaja del cuadro londinense. Basel intentó una respuesta desde el ímpetu y alertó a unos Gunners que tenían algunas flaquezas cuando eran atacados: un zurdazo de Adama Traoré tras asistencia de Delgado pasó muy próximo al arco de Ospina. Sin embargo, el visitante comenzó a descansar con la posesión e intentó recuperar y salir rápido cuando no la tuvo, mientras que el conjunto de la capital suiza siguió tratando de arrimarse al arco de los ingleses, aunque su circulación era previsible y no halló los espacios del principio del partido, también con unos visitantes mejor parados. La única situación de peligro fue a cinco del final, cuando Renato Steffen recibió en la derecha, recortó y probó a Ospina, quien respondió con seguridad ante su zurdazo.

Lucas Pérez celebra con Özil uno de sus tres tantos. El español aprovechó su oportunidad en una performance muy sólida del Arsenal (Foto: @Arsenal)
Lucas Pérez celebra con Özil uno de sus tres tantos. El español aprovechó su oportunidad en una performance muy sólida del Arsenal (Foto: @Arsenal)

En el comienzo de la segunda parte el cuadro londinense hizo gala de su contundencia y selló el pleito con un tanto a los dos minutos. Todo empezó con un anticipo de un muy aplicado Gibbs, que buscó un pase para Alexis, sin embargo un intento de control fallido del chileno le propició la ocasión a Lucas Pérez, que llegando desde atrás decretó su hattrick mediante un derechazo que venció la resistencia de Vaclík. Basel, tras el duro golpe, mostró al menos el carácter de ir a por el descuento. Un intento de Steffen y un cabezazo de Marc Janko que salió cerca fueron dos pruebas de ello. Sin embargo, Arsenal estuvo en una tarde inspirada a la hora de crear jugadas de gol y también de concretarlas, e insertó un nuevo gol en el encuentro. Alexis profundizó con un pase largo para la diagonal al área de Özil, quien con tranquilidad le sirvió el cuarto a Alex Iwobi centrando hacia el medio. Con la cosa ya juzgada, la visita pudo haber puesto un quinto unos minutos después cuando un tiro libre de Alexis que se fue abriendo se estrelló en el travesaño de un perplejo Vaclík. El chileno, Ramsey y Özil fueron descansados por el entrenador de cara a los difíciles compromisos por liga que se vienen. Antes de salir, el alemán regaló una maniobra personal que culminó metiendo una pelota al medio para Olivier Giroud cuyo toque se fue apenas afuera.

Faltando pocos minutos para culminar el encuentro, el elenco suizo pudo capitalizar un error de los visitantes producto de cierta relajación para, al menos, anotar un tanto que aliviara la goleada. Ese 1-4 fue facilitado por una mala salida y pérdida de Rob Holding ante Seydou Doumbia, que el marfileño después transformó en un gran gol al sacarse a Laurent Koscielny de encima con una ruleta marsellesa, tirar una pared con Janko y definir con categoría ante la salida de Ospina. Basel se motivó con ese tanto, pero ese entusiasmo duró un suspiro y el encuentro finalizo con el conjunto inglés manejando la pelota hasta el final del cotejo. Una goleada convincente de unos Gunners que, a pesar de algún sobresalto, impusieron su jerarquía sacando lo mejor de sus hombres de arriba y le añadieron una contundencia no muy usual que les permitió definir rápido la cuestión. Ludogorets dio una gran mano en el Parque de los Príncipies y por eso el elenco de Wenger finalizó primero en el Grupo A, cosa que no ocurría desde 2011/2012, hecho que lo deja mejor posicionado para los cruces de octavos que se sortearán este viernes.

 

Napoli y una victoria clave

En el Estadio Da Luz se dio un interesante duelo por el liderazgo del Grupo B entre un Benfica -que, paradójicamente, si perdía podía quedar eliminado- y un elenco napolitano que llegó a Portugal con el objetivo de ganar la zona. En un duelo parejo en el que se veía un poco más incisivos a los italianos, la primera oportunidad cayó a los veinte minutos. Marek Hamšík realizó una buena combinación con Lorenzo Insigne, que le devolvió la pelota al volante eslovaco y éste exigió una respuesta de Ederson con su remate. Las Águilas contestaron poco después, ya que una salida complicada de los italianos le propició la primera de riesgo. Hamšík en primera instancia, y luego Faouzi Ghoulam no pudieron sacar el balón limpio ante la presión de los portugueses, lo que derivó en una oportunidad de Gonçalo Guedes que el juvenil no pudo mandar al fondo de la red. El local siguió insistiendo y se volvió a aproximar al arco de José Reina mediante una jugada en la que Eduardo Salvio le cedió la pelota a Raúl Jiménez, que remató y obligó al arquero español a enviarla a córner. A diez del final, Napoli volvió al partido e inquietó por duplicado: primero, una jugada en la que Ghoulam llegó al fondo y sirvió a José Callejón con un centro atrás que el español le entregó a Ederson al patear mordido de zurda y luego tras un pase entre líneas milimétrico de Hamšík que puso mano a mano a Manolo Gabbiadini con el arquero portugués, mas el delantero no pudo vencerlo.

En el complemento los napolitanos sostuvieron su buen final de primer tiempo y pudieron haberse puesto en ventaja cuando Insigne habilitó a Callejón desde la izquierda, aunque el español no encontró el arco con su disparo. El entrenador visitante, Maurizio Sarri, decidió enviar al campo a Dries Mertens como ‘falso nueve’ para que complicara con su movilidad y poco después iba a ver recompensada su confianza en el belga. A los catorce de la segunda etapa, un toque exacto de Mertens puso a correr a Callejón, que venció el achique local y se fue de cara a Ederson para definir por arriba del guardameta con mucha frialdad. Ese gol no relajó a la visita, que generó una nueva oportunidad poco después a través de una vaselina de Insigne que casi se le mete a Ederson. Un dueño de casa que no hacía pie vio a falta de diez minutos cómo su chance de ser líder del grupo se esfumaba cuando Ghoulam combinó con Callejón y abrió un espacio por la izquierda para ubicar con un pase atrás al área a Mertens; el belga controló, se sacó a un defensor de encima y batió al golero local con un derechazo bajo. Los portugueses fueron con lo que les quedó y a falta de tres minutos consiguieron el 1-2 por un gravísimo error de Raúl Albiol en la salida que le entregó la chance del descuento a Jiménez, cosa que el mexicano capitalizó definiendo con categoría. A pesar de esto, el choque se esfumó y culminó con una victoria para Napoli, primera de un equipo italiano en Portugal desde la edición 1992/1993 de Champions, que le entregó el grupo y dejó en segundo lugar a su rival de hoy.

Mertens ingresó en el segundo tiempo con las luces muy encendidas y marcó un gol clave para la victoria napolitana que les aseguró el primer puesto. (Foto: NTV Spor)
Mertens ingresó en el segundo tiempo con las luces muy encendidas y marcó un gol clave para la victoria napolitana que les aseguró el primer puesto. (Foto: NTV Spor)

 

PSG lo empató al final, pero no le alcanzó

El público que llegó hasta el Parque de los Príncipes lo hizo con la expectativa de ver a un Paris Saint-Germain ya clasificado a octavos asegurar su plaza como primero del grupo. Sin embargo, esa gente se terminó llevando una sorpresa importante. En el inicio, un elenco parisino que arrancó manejando la pelota llegó a su primera oportunidad mediante un remate lejano. Lucas Moura probó con un derechazo lejano y el arquero Vladislav Stoyanov dio rebote, pero el de la selección búlgara reaccionó rápido ante la definición de un Edinson Cavani que estaba al acecho, evitando así la caída de su valla. A pesar de este arranque del local, Ludogorets dio un golpe sobre la mesa a los quince minutos. Nathaniel Pimienta se proyectó y envió un centro precioso para la cabeza de Virgil Misidjan -Vura, para los amigos- que, entrando libre por el medio, puso el 1-0 ante una zaga local estática. Los búlgaros pudieron haber ampliado en media hora de juego a través de un córner en el que Cosmin Moți cabeceó en el primer palo y Marcelinho no pudo encontrar el arco apareciendo por el segundo. PSG contestó cinco minutos después por la misma vía cuando Lucas Moura encontró la testa de su compatriota Thiago Silva, pero el palo le negó el empate al elenco local. En la última antes del descanso, Di María volvió a rematar desde lejos, esta vez con zurda, pero Stoyanov estuvo atento para despejar al córner.

Vura puso el 1-0 para Ludogorets, que plantó cara en París y sacó un gran empate que los colocó directamente en Europa League. (Foto: Goal.com)
Vura puso el 1-0 para Ludogorets, que plantó cara en París y sacó un gran empate que los colocó directamente en Europa League. (Foto: Goal.com)

El PSG siguió intentando ante un rival que estaba bien plantado e intentó sorprender con algún contragolpe. Tras quince minutos donde el elenco francés no podía entrarle a la visita y el fastidio de la gente comenzó a sentirse, apareció el tanto del empate. Hatem Ben Arfa recuperó ante un mal pase de Abel Anicet y ubicó a Di María; el argentino tiró un centro que fue despejado de la peor manera posible por Cicinho y esto le dio la oportunidad al uruguayo Cavani de igualar la historia mediante una chilena. Un conjunto local entusiasmado siguió yendo en busca de la ventaja y encontró una jugada polémica que pudo haberlo beneficiado: a Di María le quedó una pelota en el área y remató, pero su intento fue bloqueado por Igor Plastun con su brazo en una acción que pudo haber sido sancionada como penal. Para colmo, Ludogorets, que había gozado de algunos espacios pero sin la capacidad de dañar al local, volvió a ponerse en ventaja. Jonathan Cafú robó, llegó al fondo por la izquierda y esperó la llegada de Wanderson, quien de arremetida venció a Alphonse Aréola y puso las cosas 2-1 para la sorpresa de todos los allí presentes.

A partir de allí, los últimos veinte minutos se jugaron en campo visitante y PSG tuvo un par de buenas ocasiones para el empate. Ben Arfa estuvo cerca tras recibir un centro atrás de Thomas Meunier, pero su remate fue desviado en el camino por una gran salvada de Moți. De ese mismo córner, Thiago Silva ganó de nuevo en el área y metió un cabezazo que dio en el travesaño. Parecía que los franceses se iban a ir derrotados, no obstante y cuando el duelo se moría, Marquinhos metió un pase por alto para la proyección del ingresado Layvin Kurzawa, que le cedió la pelota a Di María para que el argentino ponga el 2-2 en tiempo de descuento. En la última de los parisinos, Jesé Rodríguez buscó a Cavani con un centro venenoso desde la izquierda, pero Stoyanov estuvo atento para salir rápido y despejar, impidiéndole al uruguayo definir. Amargo empate para el dueño de casa, que se quedó sin primer lugar y ahora la tendrá más difícil en el sorteo de octavos. Los búlgaros, por su parte, se llevaron con el ingreso a Europa League un merecido premio al fútbol atrevido que intentaron jugar en casi todas sus presentaciones.

El lamento de PSG tras el 2-1 de Ludogorets. Al final los franceses igualaron, pero de cualquier forma dejaron en el camino dos puntos que le costaron el primer lugar. (Foto: L'Equipe)
El lamento de PSG tras el 2-1 de Ludogorets. Al final los franceses igualaron, pero de cualquier forma dejaron en el camino dos puntos que le costaron el primer lugar. (Foto: L’Equipe)

Dinamo cerró su participación eliminando a los turcos

El Estadio Olímpico de Kiev vio esta tarde la mejor producción del local en la fase de grupos, negándole la posibilidad a Beşiktaş de acceder a los octavos de final. La historia iba a abrirse bastante rápidamente, ya que a los nueve minutos el elenco ucraniano se puso 1-0 arriba. Tras un lateral rápido que encontró a la defensa visitante totalmente desconcentrada, Andriy Yarmolenko recibió en la derecha, desbordó y le entregó el tanto a Artem Biesiedin. El propio Yarmolenko probó más tarde con un disparo lejano, exigiendo la respuesta de Fabricio. En media hora de partido, una incidencia importante marcó el trámite posterior: el juez Craig Thomson vio penal y expulsó a Andreas Beck por una entrada sobre Derlis González en una acción en la que ambos cayeron tras disputar la pelota con el cuerpo y el paraguayo se enganchó con el defensor. Esta polémica decisión del árbitro fue aprovechada por Yarmolenko, quien desde los doce pasos puso el 2-0. Presión sobre Tosi de Sergiy Sidorchuk, cuya definición fue tapada por Fabricio, pero en el rebote Vitaliy Buyalskiy llegó desde atrás y le colocó el balón por arriba. Los ucranianos, ya parados decididamente de contragolpe, consiguieron el cuarto en una réplica justo antes del descanso. Luego de una recuperación en campo propio Sidorchuk puso a correr a Yarmolenko y éste abrió con González, que se acomodó para sacar un remate cuyo destino fue el fondo de la red, ayudado necesariamente por un rebote en Atiba Hutchinson. La dezazón total del arquero Fabricio -se lo vio llorando tras este tanto- lo decía todo sobre el partido de Beşiktaş.

En la segunda mitad los turcos iban a seguir sufriendo. El golero visitante tuvo que lucirse ante Serhiy Rybalka ni bien comenzó la etapa complementaria, manteniendo la cuenta en 0-4. Sin embargo, una nueva pálida azotó el ánimo de la visita cuando Vincent Aboubakar -amonestado por protestar la jugada del penal- vio la segunda amarilla tras patear una pelota en señal de frustración con el juez por una falta que le sancionaron. Para colmo, poco después llegó el quinto del local al aprovechar un grave error individual. Oguzhan Ozyakup perdió una pelota en su área con Buyalskiy que acto seguido tiró un centro desviado por Fabricio, con la mala fortuna de que igualmente le quedase a Sidorchuk para decretar el 5-0. El suplicio turco siguió cuando Buyalskiy recibió un pase profundo y, tras la salvada de Fabricio, Júnior Moraes capturó el rebote y autografió el definitivo 6-0. La cosa pudo haber sido más sufrida aún para los Kara Kartallar, debido a que Rybalka sacó un derechazo colocado desde afuera que dio en toda la superficie del palo, pero la historia se cerró con diferencia de seis goles para los ucranianos, que igualmente quedaron afuera de todo. Los turcos se van con el consuelo de la Europa League, pero su ilusión por pasar a octavos era grande y fue destrozada por el Dinamo a fuerza de goles.  

Dinamo Kiev se redimió de una pobre fase de grupos con una actuación final atravesada por la contundencia que sacó al Besiktas de octavos. (Foto: @Dynamokyiven)
Dinamo Kiev se redimió de una pobre fase de grupos con una actuación final atravesada por la contundencia que sacó al Besiktas de octavos. (Foto: @Dynamokyiven)

Posiciones finales

 Grupo A:

grupo-a

 Grupo B:

grupo-b

Foto destacada: Arsenal.com (@Arsenal)


Juan Saber

Acerca Juan Saber

ver todas las publicaciones

Mi nombre es Juan Sáber, tengo 22 años y estoy por recibirme de Licenciado en Ciencias de la Comunicación en UADE. No conocía RDF antes, llegué porque me acercaron la propuesta y sentí que era un proyecto viable y en el que podía aportar. Me tocará cubrir Arsenal, club en el que ya estoy trabajando para otro medio y que aprendí a conocer bien (más allá de ser hincha). Es un club muy especial, por diversos motivos, y siento que la posición que logré en mi otro trabajo me da las condiciones como para poder acercar buena información sobre el mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*