#GranDT: Caruso: trayectoria y el Matador

Inició su carrera como entrenador dirigiendo a Defensores de Belgrano para luego pasar a ser el DT de Sportivo Italiano. La buena dirección de estos dos equipos hizo que asuma en Estudiantes a quien salvó del descenso en 1996/7. Justo después dirigió a Temperley ese mismo año y a pesar de que fue una de las peores campañas del club, él supo apoyar y dar las herramientas necesarias para salvar al Gasolero del descenso.

Pasaron los años y en 2005, al dirigir Tigre fue bicampeón realizando una excelente campaña. Aquí solo perdió un partido de los 40 disputados, logrando el ascenso directo al Nacional B y consiguiendo victorias que anteriormente no podía concretar, como por ejemplo, el triunfo doble contra Platense que, además, se dieron el gusto de la vuelta olímpica.

Por una recomendación de Maradona, Caruso Lombardi por fin llegó a Primera División tomando el mando de Argentinos Juniors. El Bicho había estado en situación de Promoción seis meses atrás y necesitaba sí o sí sumar puntos para asegurar la continuidad en Primera. Luego de tres torneos dirigiendo y dejando al equipo de la Paternal en la mitad superior de la tabla de puntos, se alejó del club por motivos personales.

A mitad del consecuente campeonato, Caruso firmó con Newell’s Old Boys, quién se encontraba en zona de descenso directo y la dirigencia recurrió a Ricardo debido a su efectividad con el Bicho. El equipo logró salvarse del descenso y también evitó jugar la Promoción en 2008. En 2009 ayudó satisfactoriamente a Racing Club sumando 30 puntos en 16 partidos, donde terminó quinto y lo salvó de jugar la Promoción por segunda vez consecutiva. Ese mismo año volvió a Tigre en reemplazo de Cagna para el torneo Clausura 2010 dejando al Matador en el puesto 12 de la tabla.

En 2011 lo contrató la dirigencia de Quilmes, donde aquí no pudo hacer honor a su gran fama de salvador y el Cervecero descendió a la Primera B Nacional, ya que terminó último en la tabla de promedios. En San Lorenzo pudo evitar que el Cuervo descendiera en la última fecha del torneo y alcanzó la Promoción contra Instituto, donde ganó de local y empató de visitante para así asegurar la permanencia en la Primera División. A causa de que el club atravesaba una difícil situación, la dirigencia de Carlos Abdo y sus colegas fueron reemplazados por la comisión directiva de Matías Lammens y Marcelo Tinelli.

En 2014 volvió como líder de Quilmes reemplazando a Giunta, con la intención de salvarlo del descenso en la temporada del 2013-2014, objetivo que logró en el penúltimo partido del torneo. En 2015 suplantó a Martin Palermo en Arsenal de Sarandí para que, al año siguiente, en 2016, asuma como DT de Huracán con el objetivo de motivar a un club que venía con la moral muy baja a pesar de que hacía poco había disputado copas internacionales.

“Caruso, estaba por acá, te vi y vine corriendo para sacarme una foto” le dijo un fan mientras Ricardo tomaba un café, pero cuando el fan se estaba por retirar le dijo de nuevo: “Anda buscando lugar para la estatua” a lo que él le responde: “Sí, pero compra mucho bronce que estoy muy gordo”.

“En realidad no sé si esto es para una estatua. A mí me interesa mucho mas haber quedado en el corazón del hincha de Tigre. Triunfar en un club grande como este no es cosa de todos los días y menos salir bicampeón. Esto es lo máximo que le puede pasar a un Director Técnico. Es haber ganado la Copa del Mundo. Es indudable que entré en la piel del hincha y viceversa. Hicimos una campana que es reconocida por todo el ambiente. Es lo mejor del fútbol argentino en todos los tiempos”. Afirma sin poder contener la emoción.

Después de múltiples fotos y autógrafos, a los que nunca se niega. Recuerda que en Tigre encontró un lugar para sentirse como ídolo. Es que la gente lo admira mucho y además el Matador lleva su nombre en todo el club: “Me la jugué por Tigre porque sabía que era un elefante dormido. Afortunadamente, me tuvieron mucha confianza. Sergio Massa y Ezequiel fueron los puntales que hicieron que yo me quedara y a la vez yo hice que ellos continuaran, ya que tenían ganas de irse. Simplemente les pedí que me dejaran este campeonato porque Tigre iba a ascender. Sin vueltas, a Massa le dije que me diga cuánta plata había para armar el equipo y que se iba a sorprender con muchos jugadores que son desconocidos. Por ahí saque pibes de las pruebas y además quería tener el plantel al día, un lugar para entrenar, para concretar y para hacer una pretemporada como corresponde. Después que deje todo en mis manos y en las de mi Cuerpo Técnico”.

Ricardo siempre recuerda a la gente de Tigre y las canciones dedicadas a él: “Que de la mano, del gran Caruso, todos la vuelta vamos a dar”, “Saludamos a Caruso y a los jugadores por salir campeón”, ”Borombombom, Borombombom, para Caruso, la selección”

Hay algo muy claro para él, y es que tiene la ilusión intacta para dirigir a la albiceleste ya, es que sueño como también estar el mando del Manchester o Milán.

Debido a su facilidad para hablar, allá por el 2005, antes del partido contra Platense inició una arenga espléndida que fue transmitida por TyC Sports y emocionó a muchas personas. “Yo siempre hago arengas. Simplemente que esa vez me pidieron grabarla y no tuve problema en que lo haga. Hacer una arenga no es fácil. Y yo ya sé que le entro al jugador, sé que lo sacó con una predisposición diferente, salieron a la cancha llorando. Y no solo los jugadores, los dirigentes y los medios también: todos se volvieron locos. Ellos tenían todo preparado para una fiesta y al final Tigre salió campeón”.

“Todo me lo gané en base a sacrificio. Soy un enfermo de esto, me gusta ir a ver partidos de cualquier división y sacar jugadores de diferentes ligas o regionales y darle la oportunidad a los que nunca la tuvieron”.

Autor: Julián Silenzi

Imagen destacada: QuepasaWeb


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*