Carnaval tucumano

En un Monumental repleto, Atlético de Tucumán venció 3 a 1 al Junior de Barranquilla, pudiendo remontar el 0-1 de la ida y así se metió en el Grupo 5 de la Copa Libertadores que compartirá con Palmeiras, Peñarol y Jorge Wilstermann.

No se presentaba un partido fácil para el conjunto de Pablo Lavallén, quien debía remontar la mínima desventaja sufrida la semana pasada en Barranquilla. Durante los primeros 15′, el conjunto visitante salió decididamente a jugar en campo contrario, buscando meter ese gol que obligara a los norteños a meter 3 goles, pero fue cuestión que se acomodara el local para que, a partir de ahí, todo fuera del Decano. Es por eso que no sorprendió cuando a los 19′ PT, tras un centro de Fernando Evangelista (una de las figuras) que despejó mal la defensa de Junior y tras una serie de rebotes, encontrará la bola Federico Rodrigo para decretar la apertura del marcador y desatar la algarabía de las 35 mil almas que coparon el “José Fierro”.

El equipo colombiano sintió el golpe y fue por eso que sólo 4′ más tarde llegaría la ampliación del marcador: centro preciso del ex All Boys, Leonel Di Plácido, y aparición de Cristian Menéndez (la figura) con un cabezazo fulminante que pega en el caño izquierdo del arquero. La fortuna estuvo de su lado, porque se agarró del rebote y la mando al fondo de la red. 2 a 0 y justicia en el “Monumental de Tucumán” . 

El conjunto tucumano no se conformó y fue por más. Junior sólo atinaba meter alguna contra que se disolvía en 3/4 de cancha o por intermedio de pelotazos largos para sus delanteros Aponza y Ovelar.

Corría el minuto 28 y en uno de los tantos ataques del equipo local por las bandas, fue otra vez Fernando Evangelista quien, con la pierna invertida, sacó un centro que recorrió toda el área ante la atónita mirada de la defensa visitante: Menéndez no pudo conectar pero el que sí pudo con su pierna derecha fue Fernando Zampedri, quien la mando a guardar. 3 a 0 y la cosa parecía juzgada, pero esto es fútbol… Y pueden pasar muchas cosas en 90’…

El complemento pareció estar de más, Atlético Tucumán parecía conformarse con esa ventaja obtenida en la primera etapa y y Junior seguía en su misma sintonía: sin creatividad ni juego, no podía lograr lastimar al local hasta que a los 77′ ST el DT de la visita, Alberto Gamero, movió el banco e ingresó Sebastián Hernández, quien con su frescura le dio aire puro y renovador a Junior y fue así como a los 84′ ST, tras un centro de Toloza y un mal despeje de Ignacio Canuto, apareció el 7 colombiano para achicar la brecha. El descuento fue justo, ya que desde hacía varios minutos el Decano estaba totalmente replegado, de allí en adelante fue todo sufrimiento para el local.

Quedaba un capítulo más para esta película: a los 88′, un centro llovido al área de Luchetti, que otra vez despeja mal Canuto y se la deja servida a Aponza, que de media vuelta remata encontrando a Lucchetti con unos reflejos bárbaros para quedarse con esa pelota y la clasificación al Grupo 5 de la Copa Libertadores.

Foto: Diario Los Andes


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*