Cada cual atiende su juego

MUNDIAL FEMENINO “FRANCIA 2019”

Falta cada vez menos para que el octavo mundial oficial femenino de FIFA haga su presentación en las tierras de la Torre Eiffel y de la famosa Avenida “Des Champs-Élysées”, aunque esta última referencia puede tener otras connotaciones, claro. Lo importante es que el 7 de junio empezará a rodar la pelota en Parque de Los Príncipes y en El Rincón te contamos cómo es el historial de cada una de las selecciones del Grupo D.

“Dueñas de América”. Argentina venció a Brasil en la final del certamen continental en 2006. (La Capitana)

ARGENTINA. “Las Gigantes” tendrán su tercera participación con la de este año y anteriormente integraron las citas mundialistas de Estados Unidos 2003 y China 2007. En ambas ocasiones la clasificación llegó de la mano de la producción de nuestro seleccionado en las ediciones de Copa América Femenina previas a cada mundial.

A Estados Unidos 2003 se arribó en condición de subcampeonas de América; ese segundo puesto del torneo continental brindó el cupo a la cita y la albiceleste no se iba a quedar sin viajar.
Integrante del Grupo C junto a Alemania, Canadá y Japón, nuestras representantes se vieron eliminadas en primera ronda tras perder los tres cotejos, marcar un gol y sufrir 15 en contra: fue 0-6 ante las niponas, 0-3 frente a Canadá y un 1-6 contra el combinado bávaro; el primer gol de Argentina en un mundial femenino lo marcó Yanina Gaitán al minuto 26 del complemento de aquel partido. El campeón terminaría siendo el elenco germano.

En China 2007 la suerte no fue mejor. Argentina clasifica a este evento tras coronarse como campeón de Copa América, logrando cortar la hegemonía que tenía (y todavía tiene) el equipo brasileño en esa competencia. Nuevamente junto a Alemania y Japón, dentro del Grupo A también tocó la selección de Inglaterra. Lejos de lo que se soñaba y de poder progresar con respecto al mundial anterior, Argentina volvió a perder los tres encuentros y con una goleada histórica: 11-0 con las germanas en la fecha 1, 0-1 ante Japón en la segunda jornada y 6-1 frente a las chicas inglesas en el cierre de la fase de grupos. El gol argentino fue de Eva Nadia González, una de las jugadoras más importantes de nuestro seleccionado que formó parte del combinado nacional que pudo coronarse como Campeón de Copa América. Alemania volvería a coronarse y se transformaría en bicampeón del mundo.

La clasificación a Francia 2019 se ganó luego de imponerse a Panamá en el Repechaje y la posibilidad de jugar dicha instancia llegó gracias al tercer puesto conseguido en la Copa América “Chile 2018”.

“Inglaterra” tiene un potencial enorme y puede dar la sorpresa en Francia. (AS USA)

INGLATERRA. Aunque no han conseguido todavía culminar como las mejores del torneo, el equipo inglés tiene una buena trayectoria en mundiales: Suecia 1995, China 2007, Alemania 2011 y Canadá 2015; es decir que “the lionesses” dijeron presente en cuatro de las siete oportunidades en que se desarrolló el certamen. Su mejor producción fue la realizada en tierras canadienses cuatro años atrás: quedaron terceras y sentaron un piso con respecto a su rendimiento; Inglaterra quiere entrar en el selecto grupo de campeones mundiales y para eso se viene preparando.
En Suecia ’95 compartió el Grupo B con Noruega, Nigeria y Canadá. En el primer cotejo vencieron a las canadienses 3 a 2, cayeron en el siguiente por 0-2 ante Noruega y se impusieron a las nigerianas por 3 a 2 en el último de la fase inicial. Siendo segundas del grupo pasaron a cuartos de final donde quedaron eliminadas tras caer por 0-3 contra Alemania. El campeón de ese mundial sería Noruega.
En China ’07, donde Alemania se coronaría como el mejor de todos, las inglesas compartieron el Grupo A con las bávaras, Japón y Argentina, quedando como escoltas de la zona tras empatar en 2 tantos con las niponas, 0 a 0 con las alemanas y derrotar 6 a 1 a las argentinas. La eliminación esta vez sería frente a Estados Unidos, repitiendo resultado e instancias del certamen anterior: 0-3 en contra durante el duelo de cuartos de final.
Otro cantar parecía que tendrían las inglesas en Alemania 2011: tras igualar 1 a 1 con México, derrotar a Nueva Zelanda 2 a 1 y a Japón 2 a 0 en las tres jornadas de fase de grupos, las líderes del “B” pasaron de ronda y daban la impresión de ser serias candidatas a cortar la hegemonía alemana bicampeona. Sin embargo, la suerte continuaba siendo esquiva y, aunque en otras circunstancias, el escollo de cuartos de final no se iba a superar: tras empatar en un tanto, Francia las dejaría fuera de competencia imponiéndose 4 a 3 desde el punto del penal.

Llegó, entonces, el mes de junio de 2015 y con él también se venía el mundial canadiense. Allí Inglaterra integró el Grupo F junto a Francia, Colombia y México. Luego de perder el primer encuentro con las galas por la mínima diferencia, “the lionesses” vencieron 2 a 1 a las mexicanas y a las cafeteras. Clasificando a octavos de final como escoltas de las francesas, Inglaterra logró eliminar a Noruega por 2 a 1. En 4tos de final vencieron ni más ni menos que a las anfitrionas por el mismo resultado y en semifinales se cortó la racha: Japón ganó también por 2 a 1 y avanzó a la final, mientras que en el cotejo por el tercer puesto esperaba la poderosa Alemania bicampeona, que había sido derrotada por Estados Unidos. El partido por el bronce se celebró el 4 de julio en el Estadio de la Mancomunidad “Edmotion” y contra todo pronóstico, Inglaterra venció a las bávaras con un tanto de Fara Williams cuando corría el minuto 3 del segundo tiempo suplementario.

Para Francia 2019, las chicas inglesas se clasificaron ganando ampliamente su zona de eliminatorias de UEFA y, como lo vienen demostrando en los amistosos y torneos de preparación, definitivamente tienen puesta la chapa de candidatas.

“Lee Alexander”, la guardameta y referente del combinado escocés reconoce que en su país el fútbol femenino está creciendo. (FIFA)

ESCOCIA. Sin historial en mundiales, las escocesas no tienen precedentes tampoco en Eurocopas; la única competencia internacional de la que participan es la Copa de Chipre, fundada en el año 2008. Si bien nunca ha logrado coronarse, sus mejores actuaciones fueron en 2011 y 2014, cuando quedaron cuartas detrás de las campeonas Canadá y Francia, respectivamente. Además, en 2014 también contaron con la goleadora del torneo: Lisa Evans. Esta delantera del Arsenal inglés, es una histórica dentro del plantel y durante las eliminatorias jugó 8 partidos y convirtió dos goles, asistiendo para otro. Nació un 21 de mayo de 1992, por lo que aún no cumple los 27.
Volviendo a la Copa de Chipre, el mismo logro se repitió al año siguiente cuando Kim Little alcanzó a convertirse en la máxima artillera de aquella edición. Little también forma parte del seleccionado que clasificó y jugará el mundial francés: nacida el 29 de junio de 1990, juega en el mismo equipo que Evans y durante la etapa de clasificación disputó 6 encuentros, anotando 3 goles.

Es imposible soslayar que los antecedentes de Escocia no están a la altura de, por ejemplo, Alemania, Noruega o la misma Inglaterra; el fútbol femenino es una disciplina que, como sucede con Argentina, entre otros países, está apenas en pañales.

JAPÓN. No sólo es un equipo campeón del mundo, sino que tuvo participación en todas las ediciones mundialistas que se realizaron a lo largo de la historia. Es importante destacar que, a pesar de haber caído en la final de Canadá 2015 frente a Estados Unidos, el combinado nipón es uno de los grandes candidatos a quedarse con el máximo trofeo y seguramente sea el “cuco” de este grupo: el equipo que todas quieren vencer, pero que saben las supera, al menos, desde la historia.

Durante el mundial China 1991, Japón la pasó muy mal: formaba parte del Grupo B, perdió los tres partidos; uno por goleada y otro por “paliza”: en la fecha 1 cayó por la mínima con Brasil, en la dos Suecia las vapuleó 8 a 0 y en la última jornada fue derrota ante Estados Unidos por 3 a 0. Precisamente sería el elenco norteamericano quien se quedaría con el certamen imponiéndose en la final a Noruega por 2 a 1.

Para el campeonato que se disputó en Suecia en 1995, Japón refirió una notoria mejoría con respecto a la cita anterior, pero le tocó un grupo muy complicado, lo que dejó en evidencia que todavía había que modificar mucho si querían saltar a los primeros planos del fútbol internacional femenino. Junto a Alemania, Brasil y las anfitrionas, el elenco japonés integraba la zona A. En el duelo inicial de la ronda de apertura, fue derrota por el marcador mínimo ante las germanas, pero en el siguiente enccuentro llegaría la primer victoria: con dos goles de Akemi Noda, Japón daría vuelta el resultado frente a Brasil que se había puesto en ventaja gracias a Pretinha. En el desafío final de la fase de grupos, Suecia ganaría por 2 a 0, eliminando a las asiáticas del torneo. El título de aquel mundial iba a quedar en manos escandinavas: Noruega le ganó 2 a 0 a Alemania en el mano a mano y se coronó como el mejor.

En Estados Unidos ’99, se notó un retroceso a esa mejora que venían teniendo las oriundas de Asia y, dentro de un Grupo C, que podía denominarse como accesible, volvieron a tener una producción errática, quedando afuera otra vez en primera ronda. Empate en un tanto con Canadá (la conquista nipona fue de Nami Otake), derrota estrepitosa por 0-5 ante Rusia y goleada en contra conttra el campeón defensor; Noruega le estampó 4 a las niponas que nuevamente veían su sueño frustrado. Las entonces dirigidas técnicamente por Miyauchi Satoshi, hacían las valijas en el mundial que, a la postre, quedaría en las vitrinas de la selección organizadora.

Cuatro años después, en la misma sede, el camino arrancó muy bien para Japón y quien sufrió ese buen arranque no fue otra que Argentina; las de Asia ganaron en el primer partido del Grupo C por 6 a 0. Los goles fueron obra de Homare Sawa, en dos ocasiones, Emi Yamamoto y Mio Otani, que conquistó un triplete. Sin embargo, a pesar de los buenos augurios, el resto del trayecto retomó los malos resultados de antes: caída 3 a 0 contra Alemania y 3 a 1 frente a Canadá. La única conquista de ese cotejo la anotó Homare Sawa. La copa de esa edición la ganó Alemania.

En China 2007 las bávaras repetirían la hazaña, alcanzando el bicampeonato, pero a las japonesas la suerte le seguía siendo esquiva. Debut en el Grupo A con empate 2 a 2 ante Inglaterra, triunfo 1 a 0 con Argentina y derrota 0-2 con Alemania. Los dos tantos contra las inglesas de esa edición fueron de Aya Miyama y quien le marcara a Argentina sería Yuki Ogimi.

“Campeonas”. La gloria les llegó en lares bávaros; Japón se consagró ante EE.UU. (FIFA)

En 2011 llegó la sexta copa del mundo y se jugaría ni más ni menos que en tierras de la poderosa selección bávara y aquí, tras cuatro años de muchísimo trabajo y cinco citas previas llenas de frustración, el combinado japonés tendría la chance de cosechar el producto de sus siembras: integraban el Grupo B junto a Inglaterra, México y Nueva Zelanda y serían las campeonas arrebatándole el título a Estados Unidos, la mejor selección de fútbol femenino de la historia.
El camino a esta consagración empezó el 27 de junio en el “Estadio Bochum”; allí Japón se iba a imponer a su par neozelandés por 2 a 1 con tantos de Yuki Ogimi y Aya Miyama. El empate parcial de las oceánicas lo había anotado Amber Hearn. Cuatro días más tarde se medían con el conjunto azteza y las niponas iban a golear gracias a un hat-trick de Homare Sawa y un gol Shinobu Ohno. El 5 de julio, luego del 4 a 0 frente a México, los fantasmas amagaron con volver y hubo derrota con las inglesas por dos a cero, pero Japón pasó de ronda y si necesitaban una inyección de energía para cambiar su historia de una vez y por todas, llegó con el encuentro de cuartos de final: en frente estaba Alemania, campeón defensor y anfitrión. El match se disputó el día 9 de julio de 2011 y la victoria de las asiáticas fue por la mínima con una conquista de Kaina Maruyama a los tres minutos del segundo tiempo extra; es decir a los 108 de juego. Por primera vez en instancias semifinales, Japón se midió con Suecia y aquí el triunfo fue contundente, aunque arrancó de manera negativa: las de Europa abrían el marcador a través de Josefine Oqvist a los 10 minutos de la etapa inicial, mas las niponas reaccionaron rápido e igualaron a los 19. En el segmento complementario Homare Sawa a los 15 y Nahomi Kawasumi a los 19 pusieron cifras definitivas y encaminaron a su selección al partido culmine donde esperaba el gran monstruo: Estados Unidos. Con arbitraje de la alemana Bibiana Steinhaus, aquel domingo 17 de julio de 2011, norteamericanas y asiáticas salieron al verde césped del Estadio Frankfurt y pusieron toda la carne al asador. Alex Morgan desinveló para su equipo cuando se jugaban 24 minutos del segundo tiempo y Aya Miyama pondría parda a los 36. Con el empate se terminaban los 90 regulares y se tenía que recurrir al tiempo extra. Nuevamente serían las estadounidenses quienes marcarían la distancia: a los 14 Abby Wambach le daba el título a su federación, pero Homare Sawa tenía otros planes y cuando faltaban 180 segundos para finalizar el duelo, estampó la segunda igualdad de la jornada. Las campeonas se definirían desde el punto penal y fue entonces donde apareció la heroína nipona: Ayumi Kaihori, la arquera de Japón se vistió de gloria en los disparos desde los doce pasos atajando los intentos de Shannon Boxx y Tobin Heath. Carli Lloyd, además, había errado el suyo, mientras que Abby Wambach fue la única que consiguió anotar. La actuación memorable de la guardameta, sumada a las concreciones de Aya Miyama, Mizuho Sakaguchi y Saki Kumagai, le dieron al combinado japonés el título tan ansiado y le permitieron introducirse en el status de elite del fútbol femenino internacional.

Pero la vida y el fútbol siempre dan revancha y Estados Unidos la tuvo en la siguiente cita: la final de Canadá 2015 volvería encontrar a estas escuadras y aunque el cuento quedó en favor de las americanas, el trabajo nipón es incuestionable.
Todo había iniciado dentro del Grupo C que compartían Japón, Camerún, Suiza y Ecuador. Las por entonces campeonas defensoras vencieron a las suizas 1 a 0, 2 a 1 a las camerunesas y 1 a 0 a las ecuatorianas, clasificando como líderes de la zona. En este mundial se implementó por primera vez en el femenino la instancia de octavos de final y allí la victoria fue ante Holanda por 2 a 1. En cuartos apareció Australia a quien se derrotó por la mínima y en semis, por fin, se pudo triunfar ante Inglaterra, el gran fantasma que tenían las asiáticas. Con arbitraje de la ucraniana Kateryna Monzul, en el cotejo final, disputado en el Estadio “BS Place” de Vancouver, esta vez no hubo equivalencias y Estados Unidos fue contundente: triplete de Carli Lloyd, uno de Lauren Holiday y otro de Tobin Heath para el gran triunfo de las dirigidas por Jill Ellis. El 5 a 2 definitivo tuvo el aporte de Yuki Nagasato y Julie Erts, en contra, pero nada pudo hacer Japón en aquel cotejo y perdió la corona.

A poco más de un mes del arranque de “Francia 2019”, Japón aparece entre las candidatas, sin lugar a dudas, habrá que esperar para saber si las niponas están o no a la altura de las expectativas.

“Homare Sawa (#10)”, la capitana y gran comandante de Japón. (RPP Noticias de Perú)

FOTO DESTACADA: “Mariana Larroquete (#19), Soledad Jaimes (#9) y Estefanía Banini”
La Gaceta
FOTOS:
La Capitana
AS USA
FIFA
RPP Noticias de Perú


Maru Burak

Acerca Maru Burak

ver todas las publicaciones

Nací un lluvioso lunes 12 de julio de 1982 y según mi DNI me llamo María Clarisa Burak, pero soy simplemente Maru. En 2005 dejé mi natal Provincia de Buenos Aires y me vine a Córdoba, donde resido desde entonces. Por hobbie hago música, canto e intento bailar, pero mi vocación es, fue y siempre será el periodismo. Me sumé a "El Rincón del Fútbol" en febrero de 2017 y espero mantenerme acá mucho, pero mucho tiempo: no es usual encontrarse a una manga de loquitos igual de fanáticos que yo. Aunque todos los deportes me atraen, el fútbol tiene ese no se qué, ese encanto que me aprisiona. En El Rincón cubro mayormente a la Selección Argentina Femenina y al fútbol femenino de España, con la idea de ir sumando ligas y equipos a la cobertura. También doy una mano con otros torneos donde juegan ELLOS, porque los hombres también juegan al fútbol... ¿NO? Deseo que el futuro me encuentre dedicada a mi vocación y que pueda desarrollarla con criterio y profesionalismo. Soy MESSIsta, BANINIsta, fan de Aldana Cometti, soñadora e ideologista, del deporte y de la vida. Sólo resta decir... ¡Pero qué viva el fútbol!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*