#Ídolos: Bochini, el principal emblema en la historia de Independiente

Durante 19 años consiguió campeonatos nacionales, internacionales y ser parte del Seleccionado argentino.

Ricardo Enrique Bochini nació el 25 de enero de 1954 en Zárate, Buenos Aires. Su comienzo fue a los 10 años, en las inferiores del Club Belgrano, del lugar donde creció.

Su llegada al Club Independiente fue durante la presidencia de José Cortés, en 1972, donde empezó a hacer sus primeros movimientos con el entrenador Pedro Dellacha y club donde finalizó su carrera profesional.

afa.com.ar

“El Bocha” se destacaba como enganche usando la camiseta N° 10 y fue parte de la era dorada del Club de Avellaneda, obteniendo varios títulos durante las décadas de los ’70 y ’80, también fue parte de la Selección Argentina durante los años 1973 y 1986.

En 1972 llegó su primer título con la Copa Libertadores, donde se iba afianzando con el equipo y con su entrenador. Un año después, logró nuevamente la Libertadores y también la final de la Copa Intercontinental frente a la Juventus, con la jugada que hizo con Bertoni, quedando frente al arquero y convirtiendo el único gol. Ese mismo año, y luego en 1974 y 1976, consiguió la Copa Interamericana.

En los años 1974 y 1975 lograba por cuarta vez consecutiva la Copa Libertadores, siendo un jugador indiscutible en el 11 titular por su juego, goles, las asociaciones con sus compañeros y las asistencias que hacía.

El Rojo, siendo reconocido y fuerte por su gran equipo, no sólo lograba títulos internacionales, sino también nacionales tal como son los casos del Campeonato Nacional en 1977, contra Talleres de Córdoba, quien el “Chaplin del fútbol” lograba convertir el empate 2 a 2, a los 38 minutos y consagrarse campeón por gol de visitante. Al año siguiente lo repetía, pero frente a River, el partido en el Monumental culminó en cero y en la Doble Visera, se encargó de convertir dos goles y alzar nuevamente la copa.

“Richard” obtenía su primer Campeonato de Primera División 1983, con 48 puntos, mientras que su clásico rival, Racing Club, descendía. Volvía a conseguir este torneo 1988-1989, con 84 puntos, donde tuvo buenas actuaciones y goles importantes contra sus rivales, entre ellos Boca y San Lorenzo.

tycsports.com

En 1984 “el Duende Rojo” fue muy importante en la obtención de su quinta Libertadores contra Gremio, fue quien armó la jugada e hizo el pase-gol a Burruchaga. El club lograba la clasificación a la Intercontinental en donde también se consagró campeón frente a Liverpool en Japón.

A esta larga carrera hay que agregar lo más importante, ser parte de la Selección Argentina, quien defendió la celeste y blanca en 28 partidos, tuvo su participación en la semifinal del Mundial de México ’86 frente a Bélgica, reemplazando a Burruchaga sobre el final.

En 1990 volvió a conducir la campaña de la Libertadores de América, pero su camino terminaría en los cuartos de final con River. Ese mismo año fue premiado por su trayectoria deportiva.

El 5 de mayo de 1991, en un partido local entre Independiente y Estudiantes, el “Maestro” recibía una patada del defensor del “León”, quedando lesionado, esta misma hizo que colgara los botines anunciando su retiro de las canchas.

De esta forma, llegaba a su fin una carrera con 714 partidos, 108 goles, 4 torneos nacionales, 10 internacionales, reconocimientos como Futbolista Argentino del Año 1983, 3° puesto al Futbolista Sudamericano, el apoyo de tantos hinchas y el aprecio de jugadores del fútbol argentino y actualmente se sigue recordando su estilo de juego.

Por Noé Romero

Foto principal elcomercio.com


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*