Barracas Central le ganó a Belgrano y hubo escándalo en el final

La tercera fecha de la Zona A por el 2° ascenso prometía un partido muy interesante entre Guapos y Piratas. Sobre la finalización del encuentro, el local lo ganó de manera agónica provocando la reacción desmedida de Ricardo Caruso Lombardi que derivó en un desenlace vergonzoso.

La jornada, en Olavarría y Luna, prometía un partido interesante entre dos equipos que pelean la Zona y que tenían la misma cantidad de puntos. Podríamos decir que era un partido casi trascendental para las aspiraciones de ambos. Como condimento, en la previa, el DT del Pirata, Ricardo Caruso Lombardi, había realizado declaraciones en la semana en cuanto al rol que debía cumplir quien arbitrara el partido.

Con los equipos en cancha, se realizó un minuto de silencio en homenaje al fallecido ex DT de la Selección Argentina, Alejandro Sabella. Ya todo estaba listo y la pelota comenzó a rodar.

El homenaje a Alejandro Sabella y en el fondo una bandera que recuerda a D10S

La primera etapa fue pareja, con cierto atractivo por la dinámica que mostraron ambos conjuntos. La pelota no se detenía en el medio campo y los remates de media distancia gobernaron las chances de uno y otro. Dos cabezazos, uno de Pablo Vegetti y otro de Germán Estigarribia fueron las chances más claras para ambos, uno se fue desviado y el otro fue bien contenido por Rigamonti.

La segunda etapa comenzó un poco más lenta y volvieron a primar los remates de media distancia. El trámite se volvió parejo y el empate estaba bien, hasta que a los 24’ el encuentro iba a dar un giro para el lado de los locales. Joaquín Novillo le aplicó una falta brusca a Iván Tapia y Nelson Sosa amonestó al central que ya había visto la amarilla en la primera etapa, por ende, el defensor Pirata se tuvo que ir expulsado. Esta decisión provocó la reacción del banco visitante y sobre todo la de los jugadores, entre ellos, Franco Negri quien tuvo comentarios desmedidos y también vio la roja (en la primera etapa había recibido una tarjeta amarilla).

De allí en más, el partido se puso caliente. No tanto dentro del campo de juego, ya que Belgrano se paró bien atrás y Barracas no encontraba la manera de plasmar en su juego la superioridad numérica. Caruso Lombardi no se cansaba de protestar y Sosa se hartó de escuchar los reclamos del DT, entonces decidió expulsarlo cuando el reloj marcaba el tiempo de descuento.

Mientras el DT se retiraba ofuscado y ventilando improperios a todo el mundo, Luciano Romero habilitó a Lucas Colitto quien encaró hacia el área visitante, remató cruzado y Nicolás Trecco (recién ingresado) envió la pelota al fondo de la red. La reacción del Lombardi no se hizo esperar y se metió al campo de juego para increpar a Sosa mientras los jugadores de Barracas festejaban el tanto agónico. Luego de unos minutos en los que se intentó calmar las aguas, se reanudó el partido y se jugaron los minutos que restaban.

El festejo del gol barraquense

Cuando sonó el pitazo final, Lombardi volvió a ingresar a la cancha y ya no fue solo el DT quien reaccionó de manera enérgica e impulsiva, también sus jugadores y auxiliares locales quienes se enredaron en un tumulto con empujones, gritos e insultos. A la hora de analizar este final vergonzoso, uno puede entender que perder un partido cuando solo restaba un minuto de juego puede llegar a generar bronca. Lo que no se puede entender es que un DT reaccione de la manera en la que reaccionó Caruso Lombardi. Es él quien debería llevar tranquilidad a los suyos y no provocar los hechos de violencia que se desencadenaron después. También reprochable fue la reacción de los auxiliares locales que respondieron de igual manera y que, a esta altura, nos preguntamos ¿no había demasiados? En definitiva, fue un final vergonzoso que, claramente, no le hace bien a nadie. Como corolario de la jornada, el vestuario visitante acabó con diferentes destrozos.

Tumulto, empujones y bronca en el final del partido

La próxima fecha, Barracas Central visitará Mar del Plata para enfrentar a Alvarado, en tanto, Belgrano deberá viajar a Puerto Madryn para medirse frente a Guillermo Brown.

Síntesis del partido:

BARRACAS CENTRAL (1): Mariano Monllor; Matías Acuña, Bruno Cabrera, Fernando González y Enzo Ybañez; Luciano Romero, Carlos Arce, Iván Tapia y Lucas Colitto; Leonel Buter y Germán Estigarribia.

Suplentes: Cristian Arce, Facundo Onraita, Jonathan Rivero, Juan Manuel Capurro, Mauro Cachi, Juan Manuel Vázquez y Nicolás Trecco.

DT: Alejandro Milano

BELGRANO (0): Cesar Rigamonti; Juan Barinaga, Joaquín Novillo, Wilfredo Olivera y Franco Negri; Leonardo Sequeira, Martín Rivero, Gervasio Núñez y Nahuel Luján; Pablo Vegetti y Marcelo Estigarribia.

Suplentes: Nahuel Losada, Cristian techera, Franco Pardo, Gino Barbieri, Sebastián Luna, Bruno Zapelli e Ivo Constantino.

DT: Ricardo Caruso Lombardi

Goles: ST 49’ Nicolás Trecco (BC)

Cambios: Capurro x Tapia, Cachi x Arce y Trecco x Ybañez (BC); Zapelli x Sequeira, Pardo x Luján, Barbieri x Zapelli, Luna x Estigarribia y Constantino x Núñez (BEL)

Amonestados: Romero y Arce (BC); Novillo, Olivera y Negri (BEL)

Expulsados: Novillo y Negri (BEL)

Árbitro: Nelson Sosa

Estadio: Claudio Chiqui Tapia (Barracas Central)

Foto principal: Twitter @barracascentral


Avatar

Acerca Diego González

ver todas las publicaciones

Diego Gonzalez nació un 11 de agosto del año 1975 en el Hospital Evita de Lanús, exactamente el mismo lugar donde también nació un cara sucia de Fiorito que años más tarde regaría de alegría el suelo argento. Desde temprana edad Diego se mostró como un niño motivado hacia la inventiva general (¿?), es por eso que al llegar a la pre adolescencia decidió que quería ser Ingeniero Electro-mecánico. Las cosas no salieron tal cual las soñó y los años hicieron su trabajo para intentar moldearlo como docente, profesión que ejerce actualmente con mucho honor y alguna que otra lágrima a fin de mes. Estudió historia, de ahí su pasión por esa rama de las Ciencias Sociales, además de trabajar en una escuela pasa varias horas de la semana metido en el Archivo Histórico de Barracas donde aprendió a desempolvar documentos, libros y fotos. Llegó al Rincón del Futbol por medio de una de las tantas invitaciones sin sentido que el Sr. Facebook nos provee cada día, aunque nunca imaginó que en “el Rincón” encontraría un espacio que sí tenía sentido. Hace un tiempo estuvo recluido en un retiro espiritual rogándole (quien sabe a quién) que sus neuronas no lo abandonen y se alineen correctamente para poder hacer uso de su pluma en pos de informar y entretener, siempre desde sus tres pasiones: la historia, el fútbol de ascenso y, desde hace algunos años, el fútbol femenino. Así que, señor lector, siéntese cómodo y espere tranquilo, algo bueno está por venir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*