Asia: Siria y Australia quedaron a mano

El primer “chico” terminó con un postrero empate árabe desde los 12 pasos. Sin embargo, el gol fuera de casa le cayó mejor a los “Socceroos”, que ya vislumbran el duelo intercontinental. 

Siria y Australia empataron 1-1 en el encuentro de ida correspondiente al play-off de las eliminatorias asiáticas, que otorga el derecho a disputar el repechaje ante el cuarto clasificado de la Concacaf (hoy sería Estados Unidos).

No pudo sostener la ventaja inicial el equipo oceánico pero el gol de visitante al menos le da un poco de aire de cara a la revancha a disputarse en Sydney dentro de 5 días.

Los “Socceroos” jamás imaginaron que estarían en una situación de estas características: desde que pidieron el pase de Confederación, las eliminatorias asiáticas no habían resultado complicadas. Pero en este ciclo, los empates como locales fueron determinantes y Australia perdió su boleto directo, que finalmente quedó en manos de Japón y Arabia Saudita.

Por su parte, las “Águilas de Damasco” ensayaron el mejor vuelo eliminatorio de su historia. Un país sin tradición futbolera en torneos mayores (apenas un torneo continental de la Sub-20, que le valió para participar en la Copa Mundial Juvenil de Qatar 1995), vive su hora más gloriosa con la oportunidad de un impacto sin precedentes.

Con mejores intenciones y el dominio territorial + la posesión del balón, se plantó el seleccionado entrenado por Ange Postecoglu. El Hang Jebat Stadium de la ciudad de Melaka conservaba un invicto de 7 juegos oficiales y los árabes querían sacar provecho de su localía.

Pero fueron los oceánicos quienes golpearon primero, con la apertura del marcador en el minuto 40. Un balón en profundidad por parte de Milos Degenek buscó la velocidad de Matthew Leckie. El extremo del Hertha Berlín llegó hasta el fondo y enganchó ante la marca de un defensor. Metió un zurdazo sin demasiada potencia pero bien colocada y en el camino fue desviado por Robbie Kruse, quien batió a un sorprendido Ibrahim Alma.

En el complemento, Australia tuvo una inmejorable chance para estirar la ventaja y casi que sentenciar la eliminatoria. Tomi Juric escapó al control de la defensa y quedó cara a cara con el guardavallas sirio. Disparó de zurda y la pelota dio en el travesaño. Le quedó el rebote para una segunda oportunidad, pero nuevamente el metal salvó a los sirios, ya que la redonda pegó en el vertical derecho. Increíble pero real.

Los locales quedaron con vida y a 5 minutos del epílogo nivelaron el resultado con un polémico penal. Un centro llovido al corazón del área australiana y fueron a disputar el balón Leckie y Omar Al Somah. El árbitro iraní Faghani entendió que hubo falta sobre el delantero sirio (realmente no se vio) y señaló la pena máxima.

El propio Al Somah ajustició al arquero Matt Ryan con un derechazo alto y estableció la paridad, para salvar el invicto en casa y mantener las esperanzas.

Todo por decidir el próximo 10 de octubre, donde los “Socceroos” apenas perdieron 1 partido de 25 por eliminatorias asiáticas para la Copa del Mundo (fue 0-1 ante China en 2008, con gol de Sun Xiang).

(Foto: FIFA.com)


Emiliano Schiavi

Acerca Emiliano Schiavi

ver todas las publicaciones

Soy Emiliano Schiavi y siempre me interese por el fútbol internacional. Sin cable ni internet me las arreglaba leyendo el "Guerin Sportivo" o cualquier revista extranjera que solo se conseguía en algun kiosco del Centro. También me acompañaba algun VHS sobre la historia de los mundiales y nunca me cansaba de verlos. Por eso le preste atención al fútbol de Europa, Africa, Asia y - si estaba aburrido - Oceanía. Descubrí un medio maravilloso como la radio y conocí buena gente (grandes amigos) que me acercaron al Rincón del Fútbol en FB. La radio es una pasión, pero escribir es un deleite. Y todos los dias lo hago en este espacio de FB, donde investigo y me gusta informar y entretener. Mi mayor expectativa para este nuevo proyecto es seguir aprendiendo. Porque a los 40 años también se aprende, créanme. Tengo total libertad para expresarme, leer y ser leído. Porque nadie desafina cuando uno escribe lo que se le canta. Digamos todo ...

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*